Opinión

La meritocracia es un mito

  • La igualdad de oportunidades aún aparece como un objetivo muy lejano
La plena igualdad de oportunidades se antoja un objetivo lejano.

Llegar arriba social y económicamente a través de los méritos propios es hoy, en general, un mito. En primer lugar porque la igualdad de oportunidades sigue siendo y estando muy lejana, imposible. La brecha entre ganadores y perdedores no ha hecho sino ensancharse durante las últimas décadas en las sociedades occidentales, de suerte que se han generado sociedades más polarizadas y desiguales tanto en ingresos como en riqueza. El propio concepto de éxito también ha variado: "Aquellos que han llegado a la cima creen que su éxito es obra suya, evidencia de su mérito superior, y que los que quedan atrás merecen igualmente su destino", explica el filósofo de la Universidad de Harvard Michael Sandel, premio Princesa de Asturias de Ciencias Sociales 2018 y autor del libro La tiranía del mérito (Debate).

En efecto, sin salir de nuestro país, nacer en familias de bajos ingresos condiciona las oportunidades de educación y desarrollo profesional y ello en mayor medida que en otros países europeos.

Según el economista Robert H. Frank, "el talento y el esfuerzo producen poco en ausencia de un entorno social bien desarrollado". Frank señala también uno de los efectos perniciosos de la meritocracia: "Las personas que pasan por alto la contribución a su éxito de un entorno propicio están menos dispuestas a apoyar las inversiones públicas necesarias para mantener dicho entorno".

Desigualdad social

Por su parte, la socióloga de la Universidad de Londres Jo Littler, autora de Against Meritocracy: Culture, Power and Myths of Mobility (Contra la meritocracia: cultura, poder y mitos de la movilidad), señala: "La idea de meritocracia se utiliza para que un sistema social profundamente desigual parezca justo cuando no lo es".

Sergio C. Fanjul ha escrito a este propósito las siguientes muy atinadas palabras: " […] bajo la idea meritocrática de que el que más se lo curre será el que más consiga: el camino hacia el éxito suele ser una lucha solitaria y en contra de los demás, que no tiene demasiado que ver con el progreso colectivo. Los medios de comunicación y los anaqueles de las librerías están llenos de ejemplos moralizantes de superación personal y manuales para la ascensión a la cima, muchas veces partiendo a pulso desde las condiciones más adversas".

La meritocracia tiene un origen tan voluntarioso como progresista, pues echaba al suelo el sistema aristocrático que ha dominado la mayor parte de la historia de la humanidad, ese en el que los privilegios se heredan de generación en generación. "Se permitió que las personas avanzaran no basándose en su crianza, sino en sus propios logros", dice el jurista de la Universidad de Yale Daniel Markovits, autor del libro The Meritocracy Trap (La trampa de la meritocracia).

En suma, a largo plazo la meritocracia no ha servido sino para acrecentar las desigualdades, que en los últimos años no han hecho sino crecer, y para paliar esas desigualdades es preciso insistir en aplicar una educación eficiente y rebajar a toda costa el desempleo. Algo que el presidente Biden pretende y que Robert H. Frank ha escrito así: "La mejor respuesta política a la desigualdad producida por la suerte es conseguir una mayor inversión pública, gravando más a los ricos".

comentarios13WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 13

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

vio
A Favor
En Contra

La idea del mérito es totalmente acertada y no cabe duda de que trabajando duro se llega más lejos que no trabajando. De hecho, el articulista defiende como buen socialista la subida de impuestos para paliar las desigualdades sociales, a sabiendas que hay una frase muy cierta que no cita puesto que toda su vida a jugado de funcionario: abuelos empresarios, padres millonarios y nietos pordioseros. Incluso en una misma familia transmitir esos valores de trabajo duro no es fácil. Lo que ocurre es que la mediocracia se ha instalado en todas las esferas del funcionariado nacional, incluso en el educativo. Hace tiempo la película el Lenguaje de las mariposas proponía como ejemplo la dedicación de un profesor socialista por sus alumnos, llevándolos de excursión incluso en días festivos, que iba a ser muy mal pagada debido a los excesos de la dictadura. Que le propongan eso a un funcionario educativo de hoy que utiliza los findes para dedicarlos a su familia o a sus aficiones, y a los alumnos que les den, que para eso están los padres. Gracias a un enorme esfuerzo colectivo se ha instaurado la enseñanza obligatoria y el acceso a la universidad es libre y muy generalizado. Ahora bien, alumnos que tomen conciencia de sus obligaciones cada día hay menos. Para conseguir una educación eficiente hemos de tener profesores eficientes y no meros funcionarios docentes, y para rebajar el desempleo hay que cuidar a las Pymes y no actuar desde todos los ministerios conjuntamente en su contra para asfixiarlas. Ahora bien, para destacar hay que trabajar duro. Incluso en los países comunistas cuando quieren seleccionar a un buen atleta o un buen jugador de ajedrez organizan un torneo local y de cada 1000 o 10.000 que se presentan eligen a 1, y ese elegido vale mucho y va a competir contra otros elegidos de la misma manera para entre ellos seleccionar el mejor. El todo vale socialista de la España de pandereta, que permite que se apruebe el bachillerato cargado de suspensos y que se pase curso como si nada, lo único que hace es desvalorizar la sociedad y generar personas de carácter débil e incapaces de superar la menor dificultad. Sí formamos ciudadanos con ese carácter, no es de extrañar que la ministra del Paro pretenda que se hagan fijos a todos los funcionarios contratados por el hecho de serlo, sin pasar ninguna oposición o control, y todos tan contentos. Estoy de acuerdo con usted en muchas de sus propuestas, pero en esta radicalmente no, y me sorprende que defienda estas ideas tan retrógradas. Baste con decir que grandes tenistas han empezado como recogepelotas, destacados banqueros como botones, y eminentes cineastas como el chico que servía el café. Además, tiene otro ejemplo político, el incapaz de Pedro Sánchez que le tiene tanta manía personal ha llegado nada menos que a presidente del país y cuando deje el cargo va a gozar de una excelente paga vitalicia sin necesidad de trabajar, al igual que todos los expresidentes que tenemos, que con ello quieren dar ejemplo a la sociedad de lo malo que es trabajar y lo bien que se vive de los servicios prestados al estado. Es obvio que esa situación la añoramos todos los españoles, sobre todo a los que no nos queda otra opción que ganarnos la vida cada día.

Puntuación 35
#1
Facior
A Favor
En Contra

Estimado don Joaquin,

La igualdad de oportunidades es un de tantos problemas que se basan en falsificaciones de la realidad.

Para tener igualdad de oportunidades todos deberían nacer y vivir en el mismo lugar y tener los mismos padres. Pero ni siquiera eso supondría igualdad de oportunidades.

Por igualdad de oportunidades se entiende que todos tengan las mismas facilidades. Pero las facilidades producen mediocres. Para sobre salir hay que vencer dificultades.

Le pongo ejemplos.

Beethoven estaba sordo y es quizás el músico más admirado.-

Goya empezó como torero que hoy llamaríamos maletilla.

Gengiskan empezó como esclavo y conquistó el imperio más grande de la historia.

Van Gogh estuvo encerrado en un manicomio y no vendió un solo cuadro en su vida.

El matemático que mas ha contribuido a la teoría de números, Ramanujan, no tenía estudios superiores, trabajaba cargando cajas en el puerto de Calcuta y murio tuberculosos a los 29 años.

Colón no tgenía barcos.

Einstein fue no logró superar la selectividad en Alemania, estudió en Suiza y trabajó en una oficina de patentes de chupa-tintas porque no le admitió ninguna universidad.

Marie Curie sobrevivió limpiando escaparates en Paris y sus investigaciones las realizaron sin medios.

PÑodríamos segui con Fleming, Faraday, Fermat, Bach, etc.

Quien carece de dificultades que vencer, está condenado a ser un mediocre o un inútil.

Puntuación 19
#2
yomismo
A Favor
En Contra

De por si, ya es bastante lamentable que un sistema social tenga como ideal la meritocracia, que no es más que el traslado al ámbito social de la ley natural de la supervivencia del más fuerte, o del más adaptado. Darwinismo social tanto más lamentable, cuanto que además está trucado, como bien expone el autor del artículo. Hay individuos que empiezan a correr el maratón con una hora de ventaja porque sus padres han corrido parte del recorrido por ellos, y otros sujetos empiezan la maratón con un saco de patatas de cincuenta kilos a sus espaldas, porque sus padres no han podido hacer más por ellos.

Puntuación -18
#3
al 2
A Favor
En Contra

Dice uno arriba que cuanto más dificultades para un ser humano mejor, pues manda a tus hijos para África y que vengan a Europa en patera, seguro que así salen como Einstein o Colon.

Puntuación -17
#4
Empecemos por la EDUCACION
A Favor
En Contra

Con Educacion socialista (como la "ley" Celaa) solo pretenden adoctrinar y dejar el listón bajiiiisimo, de forma les voten en el futuro como borregos (encima en nombre de la "justicia social")

Hipócritas!!!

No les interesa NIVEL, porque forman ciudadanos (no borregos) que les critican.

Por eso, los socialistas llevan a sus hijos a los privados o concertados.

Y si se ponen malos (como la Calvo), pues al RUBER (super privado).

Hipócritas!!!

Y el coletas: Vallecas? NO, Casoplón.

Puntuación 27
#5
Facior
A Favor
En Contra

A "yomismo"

Como de costumbre, para tener razón se cambia el significado a las palabras.

Si meritocracia supones que significa dar privilegios a los hijos de los ricos, tienes toda la razón. Pero si meritocracia significa dar cargos directivos a quien haya demostrado capacidad para ello, .....tus palabra hacen agua.

Justicia es dar a cada cual lo que se merezca, no dar a todos lo mismo aunque no todos lo merezcan-

Precisamente, el evangelio contiene una parábola que parece ser en la que te inspiras. Un potentado contrata para trabajar a varios a diferentes horas; pero al final del día cobra lo mismo quien ha trabajado todo el día que quien ha trabajado media hora. Afirma que así es el reino de los cielos. Supongo que es ese tu ideal.

Pero la ley de selección darwiniana es inevitable. Lo que pasa es que la expones mal. No sobre vive el más fuerte, sino el que tiene mejores condiciones para sobrevivir., ya sea por fuerte, por inteligente, por guapo o por simpático. En política suele sobrevivir el mentiroso demasiadas veces.

Puntuación 16
#6
JJ
A Favor
En Contra

Totalmente de acuerdo, don Joaquín. Es mucho mejor una sociedad en la que todo nos venga dado y se nos garantice el substento sin hacer absolutamente nada. Con semejantes condiciones no me cabe la menor duda que todo el mundo, por puro altruismo, daría lo mejor de si y se esforzaria al maximo por el bien colectivo. Daria absolutamente lo mismo que llegando a ser neurocirujano simplemente te dieran un vale para una docena de huevos mas al trimestre que al reponedor de almacen, el bien de la mayoria obraria como elemento motivador.

Puntuación 19
#7
Al "JJ"
A Favor
En Contra

jajajjajaajja

clavao!

A ver si nos enteramos de una p... vez!

Puntuación 7
#8
yomismo
A Favor
En Contra

En realidad nuestras sociedades no practican la meritocracia, como las sociedades Medievales tampoco eran santas. Sirve el ideal religioso de santidad o el ideal laico de meritocracia, como estímulos para dirigir al individuo hacia determinados comportamientos, que se suponen benefician a la mayoría, pero que en realidad benefician a unos pocos

Puntuación -9
#9
A Favor
En Contra

En la era post-Franco ha habido una creciente reacción de la aristocracia en España para copar los puestos lucrativos; con Franco era más fácil prosperar para un niño inteligente y trabajador si en tu colegio se ocupaban de que te presentaras al examen para las generosas becas del Patronato de Igualdad de Oportunidades, que además no miraban si tu familia había dotado de notables personalidades al Ejército Republicano, como era mi caso, algunos muertos heroicamente en combate y otros sufrieron largos años de cárcel en la postguerra; a los 9 años conseguí una beca del PIO que me pagaba todo y hasta quedaba para que mi madre me comprara los zapatos Gorila de ese año; mi destino era ser conserje de una finca urbana del barrio de Salamanca, por el contrario, gracias a la beca hice tres carreras, aprendí tres idiomas perfectamente y me he jubilado habiendo tenido a mis órdenes a los hijos de esa aristocracia impenetrable y con una pequeña fortuna en ahorros personales después de haber devuelto a España cien mil veces la beca que me dió Franco. Estos comunistas de hoy no me la darían, entre unos y otros hoy el ascensor social funciona poco en España.

Puntuación 21
#10
Facior
A Favor
En Contra

La mejor crítica contra la meritocracia la realizó el gran Calígula. Nombró cónsul a su caballo demostrando que nombrando a alguien sin méritos lo mismo podía ser cónsul filósofo como Cicerón, un caballo o un burro.

Puntuación 4
#11
Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

Muy desacertado el artículo, y también opino que sorprendente por parte del articulista.

Por otro lado suscribo completamente el primer comentario y otros.

Tal como también se ha comentado, también mi abuelo empezó de cero, tocando el violín en las Ramblas de Barcelona a los 14 años, trabajando luego duro en una empresa, hasta llegar a fundar una pyme propia junto a 3 socios dando trabajo a mucha gente con los años, y no precisamente sin haber hecho méritos o esfuerzo. Por desgracia esos buenos tiempos de la meritocracia en la época franquista han pasado a la historia hace décadas y la empresa tuvo que cerrar hace muchos años por el expolio y robo a base de impuestos y otros atracos varios propinados por parte de los gobiernos socialistas desde la transición a la mal llamada democracia actual.

Decir que la meritocracia es algo malo es una sandez tremenda. Que paguen más impuestos los ricos me parece correcto, pero eso ya hace muchísimo tiempo que es así y ya se está en ello a día de hoy hasta el punto de ser un robo desorbitado que ha arruinando empresas de gente que ha logrado dinero con esfuerzo y sin ayudas y también de paso también a los trabajadores.

Y respecto al tema educativo suscribo también lo comentado por otros. Hoy en día se educa para formar borregos sin esfuerzo para tener futuros votantes mientras que los políticos autodenominados "progres" llevan a sus hijos a colegios privados muy caros y de alto nivel. Léase de paso el nuevo casoplón que se ha comprado el coletas en el barrio de la Moraleja de Madrid con su nueva hembra. Por meritos?? Siempre dijo que él era de barrio y que de allí no se movería ya que era de condición humilde y obrera. Y así será también con sanchez y los suyos, como el zapatero, vamos, lo de siempre.

Y en el tema educativo pues lo mismo: esta gente autodenominada "progre" lleva a sus hijos a colegios privados caros y de alto nivel pagados por nosotros mientras Celaas y compañía educan en la ignorancia y para tener futuros votantes.

Repito, un muy desacertado artículo y sorprendente por parte del articulista, así como todos los comentarios a su favor, que no hacen otra cosa que poner en evidencia una gran ignorancia.

Puntuación 13
#12
La verdad
A Favor
En Contra

Nunca ha habido menos meritocracia en las empresas que ahora, con sistemas de producción impersonales. El último reducto de la meritocracia que permitía escalar socialmente eran las oposiciones libres y de promoción interna en la administración pública, que se

degradaron con las autonomías y sus chanchullos y ahora van a ser sustituidas definitivamente por concursos y procesos de estabilización donde no hay más mérito que haber metido cabeza de interino porque alguien te llamo por teléfono.

Puntuación 1
#13