Opinión

El gas natural: elemento decisivo de la transición energética

El sector gasista tienen gran importancia en la evolución hacia una economía verde.

La transición hacia un modelo energético sostenible para afrontar los retos del cambio climático es ya una de las grandes cuestiones de nuestro presente. Las compañías energéticas tenemos la responsabilidad de liderar una transformación que deberá ser justa y ordenada, puesto que afectará al conjunto de la economía. Y el sector gasista juega un papel muy importante en facilitar esa transición. Desde Redexis, confiamos en el gran potencial de nuestras infraestructuras energéticas para contribuir a esta transición llamada a generar un entorno más limpio y una economía baja en emisiones que redunde en una mejora de la calidad de vida para todos.

Diversos organismos internacionales coinciden al señalar que el gas natural registrará un importante aumento de la demanda a 2040. Su aplicación en movilidad de largo recorrido, entre otras, está siendo un gran avance gracias a sus ventajas económicas y sus importantes reducciones de emisiones de CO2 respecto a los combustibles tradicionales. En los últimos tres años, desde Redexis hemos inaugurado 15 gasineras para ofrecer esta energía a empresas y particulares. En Redexis llevamos más de diez años creciendo y concretamente en el sector industrial a triple dígito anual. Esto pone de manifiesto que el gas natural es un elemento decisivo de la transformación energética en sectores importantísimos de nuestra sociedad hoy, en 2021.

Por tanto, es la clave necesaria y que irá tomando un protagonismo mayor aún si cabe para ayudar en ese proceso de transición, que es fiel reflejo del enorme atractivo que el gas natural sigue teniendo para muchos clientes y sectores indispensables para la economía española. Además, desde Redexis estamos realizando una fuerte inversión en proyectos relacionados con el gas renovable y el hidrógeno, contando ya con ejemplos como nuestra participación en el proyecto Power to Green Hydrogen en el que próximamente comenzaremos la construcción del primer hidroducto de España.

El hidrógeno y el biometano son vectores energéticos con una gran proyección de futuro. Su uso en España es todavía incipiente, pero su potencial es considerable: una energía inyectable en las actuales redes de gas natural con un impacto ambiental prácticamente nulo.

Al ser el biometano un exponente perfecto para el desarrollo de una economía circular, consideramos muy importante contar con una hoja de ruta que se traduzca en instrumentos legislativos y regulatorios que permitan establecer unos objetivos de inyección de biometano para que podamos desarrollar mercado a nivel nacional y europeo.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin