Opinión

Se habla de los tuits de Podemos, de los Juegos en RTVE y del sector agrario

  • Al partido morado le gustaría olvidar ciertos comentarios sobre la tarifa de la luz
  • Sube la audiencia de la cadena pública pero sigue alejada de sus rivales privados
  • Volverán en otoño las protestas de agricultores
Pablo Echenique es el portavoz en el Congreso de Podemos.

El precio de la electricidad en el mercado mayorista español continúa este mes batiendo marcas, como hizo en julio, sin visos de moderarse. Esta situación es especialmente incómoda para Podemos ya que, como es sabido, el partido hizo del recibo de la luz su caballo de batalla electoral durante muchos años. En esa época, los morados no escatimaban en ambición a la hora de hacer promesas sobre el precio de la energía. Lo demuestran los tuits, fechados en 2019, de la ministra Irene Montero que los usuarios de redes sociales han recuperado y en los que la ahora titular de Igualdad decía: "A nosotros no nos compran. Bajaremos el recibo el luz" en cuanto Podemos llegue al Gobierno. Sin embargo, la pieza más codiciada por los internautas, y la más embarazosa para el partido, lleva la firma de Pablo Echenique. Se trata de un tuit llamativamente reciente, de principios de este año, lo que deja aún en mayor medida en evidencia a su autor. De acuerdo con ese mensaje, Echenique se oponía sin fisuras a cualquier rebaja en el IVA que grava el recibo de la luz, alegando que el Estado no debía aceptar mermas en los ingresos que obtiene por esa vía. Como era previsible de ese tuit apenas queda ya rastro. Se comenta que el equipo del portavoz parlamentario de Podemos se afanó especialmente en borrarlo sin dejar trazas, junto con otros exabruptos, ahora igualmente molestos para el partido, de los que Echenique hizo su seña de identidad hasta hace poco tiempo.

RTVE: unos Juegos Olímpicos agridulces

Comentan fuentes cercanas a RTVE que la cúpula de la cadena pública empezó a echar cuentas del rendimiento obtenido de las más de 240 horas, dedicadas a la retransmisión de los Juegos Olímpicos, nada más terminar la ceremonia de clausura en Tokio el pasado domingo. Según se rumorea, "el balance es agridulce". Las cifras muestran una mejora de la audiencia, hasta lograr una cuota de pantalla cercana al 11%, pero aún alejada de la propia de las televisiones privadas. "Teniendo en cuenta todo lo invertido, casi 60 millones de euros, cabía esperar más", se ha oído comentar a un directivo de la cadena.

El sector agrario, frente abierto para el Gobierno

La epidemia acabó con las masivas movilizaciones de agricultores que caracterizaron los inicios de 2020, pero ese descontento está lejos de desaparecer. "No se ha resuelto nada", según denuncian en el sector, hasta el punto de que amenazan con retomar las protestas "este mismo otoño".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin