Opinión

Se habla de las interminables pruebas de Radar Covid, de demandas de la hostelería y de Colau

Carolina Darias, ministra de Sanidad

La inacabable fase de pruebas de Radar Covid

Ni siquiera el Ministerio de Sanidad defiende ya la aplicación Radar Covid. De hecho, fuentes del entorno de la ministra Carolina Darias aseguran que "la herramienta es un completo fracaso", tanto por su escasa penetración entre la población como por los pocos casos que es capaz de rastrear. En concreto, hablan de que menos del 20% de la población se ha descargado una herramienta que solo detecta el 2% de los contagios. No obstante lo peor es que las cifras no tienen visos de mejora alguna debido a que Radar Covid sigue en fase de pruebas en varias comunidades autónomas pasados más de diez meses desde su lanzamiento. "Hay siete regiones que no han firmado el convenio para comenzar a utilizar la aplicación en su territorio", aseguran en el Ministerio de Sanidad. País Vasco, Navarra, Canarias, Andalucía, Extremadura, Cataluña y Cantabria son las autonomías en las que aún no está operativa la aplicación. Por lo que se dice la falta de entendimiento que ha habido con los gobiernos autonómicos es lo que ha impedido a Radar Covid superar una fase de pruebas que algunos ya califican de "inacabable". "Como se acumule más retraso, la herramienta empezará a ser útil cuando ya haya pasado la pandemia del coronavirus", bromean en círculos políticos.

El Constitucional ya moviliza a la hostelería

El miércoles se supo que el Tribunal Constitucional calificó de ilegal el confinamiento decretado por el Gobierno durante el primer estado de alarma, entre marzo y junio del 2020. Es cierto que la sentencia impide que se pida responsabilidad patrimonial al Estado por los daños causados. Pero eso no ha evitado que algunos sectores estén consultado con sus abogados para ver si existe alguna opción de reclamación. Por lo que se comenta en los bufetes, los negocios relacionados con la hostelería, la restauración y el ocio nocturno son los más que más interés muestran en informarse sobre las repercusiones de la sentencia. Dicen que habrá un aluvión de demandas de locales para que les devuelvan el importe de las multas impuestas.

El 'incoherente' fin del teletrabajo de Colau

La alcaldesa Ada Colau ordena el paulatino regreso a la presencialidad de los trabajadores del Ayuntamiento de Barcelona. Se comenta que esta medida preocupa a buena parte de los funcionarios. "Es incomprensible que exijan el fin del teletrabajo y la vuelta al consistorio justo en pleno auge de la quinta ola del Covid en Cataluña", dicen los agentes sociales.

comentarios1WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Diego desde Tabarnia
A Favor
En Contra

"...esta medida preocupa a buena parte de los funcionarios. "Es incomprensible que exijan el fin del teletrabajo y la vuelta al consistorio justo en pleno auge de la quinta ola del Covid en Cataluña", dice.

Cosa rara por parte de la "Fada". Por otro lado era de esperar la reacción de los "funcios": se les acaba el chollo de estar en casita sin pegar sello o en los bares con la cañita y las bravas. Pero eso sí, argumentan su cabreo por el riesgo sanitario cuando en sus mesas de trabajo están más parapetados que en un búnker. Lo que hay que aguantar de esta peña, oiga.

Puntuación 0
#1