Opinión

Se habla de las vacantes de Laya, de más tensión entre Colau y el PSC y de la obsesión de Más Madrid

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau

Las vacantes de las que González Laya se olvida

Los diplomáticos llevan tiempo criticando la lentitud con la que la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, decide los nombramientos de nuevos embajadores. A pesar de ello, la situación está lejos de mejorar. Más bien está empeorando. Así lo indica el hecho de que en la actualidad existan varias embajadas españolas en el exterior con un titular al frente que ha superado con creces la edad de jubilación. Además, nuestro país posee en estos momentos tres embajadas sin un máximo representante al frente. Son los casos de India, Reino Unido y Bosnia. Con todo, lo peor es que este problema no se ciñe solo a los embajadores. Muy al contrario, se comenta que existen decenas de cargos diplomáticos de segundo nivel que están pendientes de renovación y para los que no existe aún una hoja de ruta por parte del Ministerio. Fuentes diplomáticas comentan que "la inacción de la ministra Laya ha creado un patente malestar, que va en aumento porque nadie ha recibido explicación alguna de los motivos que originan esta parálisis en los nombramientos".

Crecen las tensiones entre Colau y el PSC

Cuentan que las discusiones entre Barcelona en Comú y el PSC en los casi dos años que llevan al frente del Ayuntamiento de Barcelona son habituales. Pero, por lo que se dice, ahora hay un conflicto que podría incluso romper el acuerdo del Gobierno entre Ada Colau y los socialistas catalanes. Se trata del proyecto de abrir una filial del Museo Hermitage en el Puerto de Barcelona, que ha dividido a ambas formaciones. Así, mientras los comunes se niegan, el PSC está a favor por el impacto económico que produciría el museo en la Ciudad Condal. Cuentan que el primer teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, lleva tiempo tratando de convencer a Colau de que levante su "injustificable veto" al Hermitage. No obstante, las fuentes dicen que "aún no ha conseguido nada de la alcaldesa". De ahí que, según dicen, nadie descarta ahora en el Ayuntamiento "una ruptura" entre ambas formaciones.

La "obsesión" de Más Madrid por el callejero

La Justicia ha anulado los cambios en los nombres de las calles de la capital aprobados por Más Madrid en tiempos de Manuela Carmena. A pesar del varapalo, en la formación "no se resignan" y aseguran "que insistirán hasta lograr sus objetivos". Se comenta en el PP que esta "obsesión" de Más Madrid por cambiar el callejero "no tiene cabida" en un periodo en el que lo "único que debe importar es salir de la crisis".

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin