Opinión

Se habla de blindaje de la ley de alquiler catalana, de retrasos en la moción de Vox y de Gabilondo

El presidente de la Generalitat Quim Torra

La ley catalana de alquiler, ¿blindada tres meses?

Ayer arrancó el plazo de tres meses que el Gobierno tiene para interponer un recurso ante el Tribunal Constitucional y parar la nueva ley del alquileres residenciales de Cataluña. Esta normativa impulsada por el consejero de Territorio de la Generalitat, Damià Calvet, y aprobada por el Parlament a primeros de mes, habilitaba al Govern para intervenir los precios de los arrendamientos. Es decir, es claramente inconstitucional porque vulnera competencias del Estado y arremete de forma evidente contra la propiedad privada. Por si fuera poco, su aprobación fue vista desde Madrid como un nuevo pulso que Quim Torra echaba a Pedro Sánchez. A pesar de ello, y de que el Gobierno central es el único que tiene potestad para acudir al Constitucional, todo indica que la normativa estará blindada durante los tres meses que dura el plazo para impugnarla. Al menos eso es lo que se deja entrever en Moncloa, donde se resisten a dar una fecha clara sobre cuándo interpondrán el recurso. "La idea es apurar al máximo los plazos establecidos", reconocen desde el entorno del Gobierno. ¿Motivo? "No debemos interferir en la negociación de los Presupuestos con los independentistas", añaden.

Sánchez maniobra para retrasar la moción de Vox

El objetivo de Santiago Abascal es que la moción de censura de Vox contra Pedro Sánchez se debata en la semana del 12 de octubre, ya que es justo a continuación de la Fiesta Nacional. Pero todo apunta a que no lo logrará porque, según dicen, el Gobierno ya está maniobrando para retrasar la moción. En concreto, fuentes del Congreso comentan que Moncloa y Hacienda ya han pactado con la presidenta de la Cámara, Meritxell Batet, que es quien debe poner fecha a las iniciativas, acelerar la convocatoria del Pleno sobre el techo de gasto. Con ello el Ejecutivo conseguirá que la moción de Vox se retrase varias semanas más. Además, colocará a Abascal en un difícil posición tratando de relegar a un Gobierno que acaba de recibir el respaldo del Congreso al techo de gasto, que es el primer paso para aprobar los Presupuestos.

Regresan las críticas a la oposición de Gabilondo

La forma de hacer oposición del socialista Ángel Gabilondo al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ya ha sido criticada por "ser demasiado suave". Cuentan que estas quejas han regresado ahora con fuerza y que para "endurecer el discurso" el PSOE madrileño ha pedido que el delegado del Gobierno en Madrid, José Manuel Franco, gane protagonismo.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.