Opinión

Un trato injusto al gran comercio

Mango es una de las marcas del gran comercio que ya ha sacado del Erte a parte de su plantilla

Las cadenas comerciales de mayor tamaño liberan a 50.000 trabajadores de los Ertes a los que tuvieron que recurrir tras decretarse el confinamiento. Por sí solo, es un paso muy ambicioso, ya que beneficia a la mitad de su plantilla total.

Pero el sector lleva mucho tiempo haciendo esfuerzos. Basta recordar la decisión de Inditex de descartar los ajustes de plantilla. No puede decirse que tan constructiva actitud haya sido correspondida por el Gobierno en la desescalada. Sanidad hizo en el comercio una discriminación, por mera cuestión de tamaño, que no aplicó a otros sectores, pese a la gran inversión en seguridad acometida en las tiendas de mayor superficie. Por ello, el gran comercio aún espera a la Fase 2 sin que estén bien definidas las condiciones de su reapertura.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.