Opinión

Se habla de la presión de Iglesias a Sánchez, de las quejas de los call centers y de los hoteles

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias

¿Cómo presionó Iglesias a Pedro Sánchez?

Es sabido el duro enfrentamiento que hubo en el Consejo de Ministros del pasado sábado entre Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. De hecho, esos problemas retrasaron durante horas la comparecencia del presidente del Gobierno en la que anunció el estado de alarma. También se ha dicho que unos de los mayores obstáculos que hubo en el Consejo se debió a la insistencia de Iglesias por dar libertad de acción, tanto a Cataluña como al País Vasco. Pero lo que se desconoce es el recurso que, dicen, utilizó el vicepresidente del Gobierno para que Sánchez diera su brazo a tocer y lograr así que las autonomías históricas quedaran fuera del plan general contra el coronavirus. Dicen que intentó "meterle el miedo en el cuerpo", insistiendo machaconamente en que ERC y el PNV "sostienen el Gobierno" y que el Ejecutivo caería en muy breve espacio de tiempo si perdían ese respaldo. A la vista está que los argumentos no amilanaron a Sánchez que, aunque con siete horas de retraso, declaró el estado de alarma en todo el país, originando las críticas casi al instante de Junts per Cat y de sectores del PNV. En cuanto a Iglesias, aseguran que su obcecación con este tema ha sido clave para que Podemos esté fuera del Gabinete de crisis.

Quejas en los servicios de atención al cliente

Existen actividades económicas en las que está resultando complicado que los trabajadores puedan cumplir la orden de quedarse en casa para evitar los contagios por coronavirus. Uno de esos sectores es el de los servicios de atención al cliente. Desde los sindicatos se dice que estas firmas no están ofreciendo facilidades a sus empleados para que puedan teletrabajar. Esta situación ya ha generado que muchos trabajadores se quejen a través de redes sociales y que los sindicatos ya hayan denunciado a algún call center ante Inspección de Trabajo. Máxime tras detectarse que los positivos por coronavirus empiezan a extenderse entre estos asalariados. "La situación puede agravarse, porque en estos centros de trabajo las personas están muy juntas, sin respetar la distancia a la que Sanidad obliga para evitar los contagios", añaden desde un sindicato.

Los hoteles reconocen el derrumbe de la actividad

El sector hotelero ya echa cuentas sobre el impacto que en el empleo tendrán las cancelaciones de reservas por el coronavirus. Cuentan que alrededor del 35% de las plantillas, unos 1,5 millones de empleos, puede ser despedida por la falta de actividad.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0