Opinión

Reino Unido no necesita más gasto público

El consumo baja si los impuestos suben

La campaña electoral apenas comenzó en Reino Unido, y ya todos los partidos principales prometen una avalancha de gastos adicionales. Se está tirando dinero como si ya no importara de dónde viene o si las cuentas tienen sentido.

Pero esperen. Esta campaña electoral tiene que ser algo más que un montón de dinero. Claro, después de una década de moderación -la austeridad es una palabra demasiado fuerte- el Gobierno tiene margen para gastar un poco más. Y hay muchas causas dignas. Y sin embargo, según cualquier estándar histórico, Reino Unido ya tiene un gasto gubernamental muy alto. Y la cantidad de impuestos que el Estado aplica a la economía también empieza a alcanzar niveles récord. En realidad, la campaña también debería versar sobre cómo hacer que el Reino Unido sea más productivo y más competitivo; de lo contrario, no habrá más dinero para gastar en otra cosa.

El Partido Laborista aún no había dado a conocer su programa completo, pero ya empezó a dar a conocer algunos de sus planes. En primer lugar, se propuso una "revolución industrial verde" para hacer que cada hogar sea eficiente en el uso de la energía. ¿El coste?: Sólo 60.000 millones de libras. Y eso fue probablemente sólo para empezar. El proyecto de ley final, al igual que la mayoría de los planes del Gobierno, puede resultar mucho más cuantioso. Respecto a sus planes para nacionalizar las industrias del agua, la electricidad y el gas. ¿La factura?: podría alcanzar los 200.000 millones de libras.

Los conservadores no pueden decir que son austeros en comparación. El partido ya se ha comprometido a poner fin a la congelación de las prestaciones, que costará otros 5.000 millones al año. Bajo su plan de infraestructura sanitaria se construirán otros 40 hospitales, y los primeros seis costarán cerca de 3.000 millones. Un plan quinquenal de carreteras podría costar hasta 25.000 millones, mientras que el mayor gasto en Policía añadirán 1.000 millones al año al gasto en orden público.

Si los impuestos suben, el ciudadano cambiará su comportamiento y dejará de consumir

No hay nada necesariamente malo en que el gobierno se relaje en el gasto. La obsesión por los recortes que mostraba la izquierda nunca estuvo justificada - muy pocos departamentos vieron reducciones reales en sus gastos - pero el presupuesto ha sido relativamente restringido durante la última década. Las finanzas públicas han recuperado una estabilidad notable, al menos en comparación con las economías avanzadas más homologables. Y hay ámbitos del sector público que sin duda necesitan que se gaste más en ellos. Añádase que el posible impacto económico de la salida de la UE justifica una política fiscal más expansiva.

El 'Brexit' no debe utilizarse como excusa para una política fiscal expansiva

Y sin embargo, todavía hay límites a lo que es sensato. En medio de la avalancha de gastos, es fácil olvidar que, según cualquier criterio histórico, Reino Unido ya es un país con un alto nivel de gastos y de impuestos. Según un informe de la Fundación Resolution publicado, bajo los dos partidos dominantes el gasto estatal vuelve al rango del 40 por ciento del PIB que era normal en la década de 1970. Con los conservadores, el gasto aumentaría al 41 por ciento en 2023. Con el Partido Laborista, se elevaría al 43. Eso sería significativamente más alto que el promedio de 37 por ciento que alcanzó en las dos décadas previas a la crisis financiera de 2008. Y estaría en el mismo rango que el promedio registrado entre 1966 y 1984 antes de que Thatcher comenzara a limitar el Estado. No estaríamos a la altura de países como Francia o Bélgica, donde el Estado consume ahora mucho más de la mitad de la producción. Pero nos estaríamos acercando.

Y lo que es más importante, sería mucho más de lo que realmente podemos esperar recaudar en impuestos. Según un estudio de la Alianza de Contribuyentes, el monto total retirado de la economía este año alcanzará los 34,6 puntos porcentuales del PIB, el nivel más alto en 49 años. Los ingresos totales del gobierno, que obtienen algo de dinero del comercio y de otras actividades, alcanzarán los 37 puntos porcentuales del PIB, lo que representa el nivel más alto de los últimos 32 años. La carga fiscal es ahora la más alta desde 1969-70, cuando Roy Jenkins era ministro de Trabajo. En 1993, la recaudación fiscal alcanzó un mínimo de 31 céntimos de euro, como consecuencia de una grave recesión, pero desde entonces no ha dejado de aumentar, y lo ha hecho en los últimos años. En comparación con nuestros rivales, y en comparación con nuestra propia historia, el Reino Unido ya es una economía altamente gravada y de gran tamaño.

A medio plazo no se puede gastar dinero que no se tiene, y el Reino Unido está cerca de sus límites en la recaudación de impuestos. ¿Es posible exprimir más del 37 por ciento de la economía en impuestos? Posiblemente durante uno o dos años, pero si los impuestos suben, la gente simplemente cambia su comportamiento. En realidad, la campaña tiene que versar sobre cómo generamos riqueza.

Hasta ahora no hemos oído nada de eso. La clase política sólo gasta y gasta. En algún momento eso tiene que cambiar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.