Opinión

Puigdemont tensa la relación entre España y Bélgica

La sentencia del proceso independentista de Cataluña, difundida hace más de dos semanas, ha tenido efectos de muy distinto tipo, los más ostensibles en las calles de las principales ciudades de Cataluña en forma de disturbios provocados por el ala más radical de la corriente anti española de esa región.

Las consecuencias serán evidentes igualmente en las urnas, dada la lamentable coincidencia de la decisión del Tribunal Supremo con una cita electoral para despejar el bloqueo político en el que se encuentra atrapado el país desde la moción de censura contra el anterior gobierno. Y habrá también efectos judiciales en cascada que tienen que ver con la situación legal de las personas que huyeron al extranjero para escapar a la acción de la justicia como consecuencia de sus actos.

El más conocido de ellos, el ex presidente catalán Carles Puigdemont, cuya orden de entrega a España se reactiva una vez sentenciada la sedición y malversación de los que cometieron el golpe institucional de 2017, y descartado el delito de rebelión por el cual Bélgica, el paraíso legal al que huyó en el maletero de un coche, tenía dudas sobre su detención y entrega a las autoridades españolas. Una vez despejadas esas dudas por los tribunales del país que debe juzgarle, pese a los jirones de piel que eso ha dejado en muchos sectores sociales, nada parece frenar el cumplimiento de la euroorden que ha redactado el juez instructor.

Como los abogados de Puigdemont se las saben todas, han podido retrasar hasta diciembre la vista que debe analizar la petición del juzgado español y las causas por las que el reclamado se niega a volver a su país. Durante dos años, estos trámites una y mil veces repetidos, han permitido al ex presidente vivir cómodamente en una casa señorial del país centroeuropeo, pagada no se sabe con qué fondos, y dirigir desde allí media Generalitat de Cataluña, la que no ocupa Esquerra Republicana, y lo que queda de su partido político, que aunque haya que frotarse los ojos para creerlo era hasta hace pocos años Convergencia y Unió, formación hegemónica en el panorama político catalán y de enorme influencia en varias mayorías que han sostenido al gobierno central.

Pero ahora ya no hay motivo para seguir retrasando el trámite y prolongar la huida del fugado, sobre el que pesa una orden de detención inmediata en España. Ni Bélgica ni Alemania pueden ya alegar duda alguna sobre la existencia de violencia en la declaración de independencia que Puigdemont leyó en el Parlament, porque ha sido el Supremo español el que ha ratificado que no existió, y por tanto no será condenado en modo alguno por rebelión. Sí parece probable que lo sea por sedición, malversación y por la burla a los tribunales que ha supuesto su estancia de veinticuatro meses en el país que más le convenía para sus intereses de fugado.

Todo este embrollo ha derivado esta semana en una consecuencia inesperada, las prisas nerviosas e indignadas que le han entrado al gobierno español, que sigue en funciones, inexistente para tantas cosas y tan activo y visible para otras, para que Puigdemont sea entregado a la mayor brevedad. La vicepresidenta, de la que en un año y medio no se ha escuchado reclamación alguna a las autoridades belgas para que reactivaran la entrega de Puigdemont, advierte que el gobierno español no entendería que se denegara desde Bruselas la detención y traslado a Madrid del huido. ¿Qué es ahora distinto respecto al tiempo que el ejecutivo ha estado en silencio en torno a este caso?. Por supuesto, la sentencia.

Pero resulta obvio pensar que también la cercanía de las elecciones, en las que el mismo PSOE que llegó al poder con el voto de los independentistas, y pactó con ellos una mesa de partidos y un relator, ahora trata de mostrar una presunta mano dura con ellos para ganarse el favor de los más confundidos. Se desconoce cuales serán las decisiones que Carmen Calvo anuncia que tomará España contra Bélgica, tal vez retirar al embajador y abrir una crisis diplomática, tal vez menores en gravedad y alcance. Serán importantes, visto el tono de enfado con que las anunció en la radio el pasado martes.

La única ventaja es que el país señalado está todavía peor que el nuestro, con bloqueos peores y más duraderos y con una escasa capacidad de respuesta al claro oportunismo de quien le pide ahora cuentas por algo que ha ignorado demasiado tiempo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum10

CATetos
A Favor
En Contra

Puchi, vuelve a España Puchi, por Navidad, que hoy es nochebuena y en la trena dormirás...vuelve a España Puchi, no seas caguetas.

Puntuación 20
#1
JonS
A Favor
En Contra

¿Retirar el embajador en Bélgica?. ¿Y por qué?. ¿La justicia (la belga también) no es independiente (se supone) del poder ejecutivo?. Si, llegado el caso, España hiciera eso demostraría que no cree un pito en la independencia de poderes y espera que Bélgica haga con sus jueces lo que España hace con los suyos, es decir, presionarlos, como ha hecho con el T. Supremo en le caso del juicio del ”Procès”. Espero y deseo que Bélgica se niegue, de nuevo, a dar la extradición de Puigdemont.

Puntuación -25
#2
yomismo
A Favor
En Contra

No hace falta enfadarse, solo aplicar el principio básico de las relaciones internacionales, el de reciprocidad. Cualquier delincuente belga tendrá refugio y amparo en España, hasta que Puigdemont sea devuelto a su detestada patria. Por que si a Bélgica le parece que la justicia española no es digna de respeto, por que extraña razón España debería considerar digna de respeto a la justicia belga.

Puntuación 17
#3
Vacilón
A Favor
En Contra

#3.- ¿Que principio básico cree que está aplicando Bélgica ? El mismo; recordando las peticiones denegadas por España cuando acogía oficiales nazis; y no pasó hace demasiados años, en plena ¿democracia? española, donde se podía vivir y morir en paz, con la muerte de judíos en sus ¿conciencias?.

Puntuación -6
#4
AntiCAT
A Favor
En Contra

Al 4

¿Y tú hablas de NAZIS?, Jajaja, háztelo mirar o mejor, míralo en los documentales del canal Historia y verás los grandes parecidos entre los NAZIS alemanes y los NAZIS catalanes.

Puntuación 12
#5
De cajón
A Favor
En Contra

Pero el fregona que va a tensar !!!... lo que pasa es que a los flamencos les duelen las derrotas a manos de nuestros tercios en el XVI y XVII, y enredan cuanto pueden a santo de eso y no de lo de catalinia.

Puntuación 7
#6
De cajón
A Favor
En Contra

4.-, Como dice el 5, lee un poco y aprende a quien se rindieron tanto los chapelos nazis como los catalinos idem cuando perdían el culillo saliendo de España cuando vieron que perdían la guerra.

A Mussolini por casualidad, con quien debían comulgar supongo, ya que no huyeron a ninguna democracia ?¿?¿?

Puntuación 3
#7
Vacilón
A Favor
En Contra

Jan Buyse, Urraca, Degrelle, Simons.

Puntuación -1
#8
AntiCAT
A Favor
En Contra

Todos ellos ubicados en Cataluña, ¿ por que será?

Puntuación 2
#9
Ignorarle
A Favor
En Contra

Lo único que hay que hacer con este delincuente es Ignorarle y Juzgarle.

Puntuación 0
#10