Opinión

Los contaminantes y su doble subvención

El efecto invernadero es el nombre por el que se conoce un fenómeno originado por varios gases presentes en la atmósfera (GEI: Gases de Efecto Invernadero), que condicionan la temperatura de la Tierra, y sin los cuales esta sería, aproximadamente, 21ºC menor, lo cual la haría inhabitable. En efecto, en ausencia de GEI, la temperatura media de la Tierra sería de -6 ºC, mientras que con los gases que hoy están presentes en la atmósfera es de 15 ºC. En todo caso, conviene saber que el principal GEI es el CO2, que en los últimos tres siglos ha contribuido, aproximadamente, a un 80 por ciento de dicho efecto.

Resulta obvio que este equilibrio térmico se ve seriamente afectado si, por cualquier causa, los GEI aumentan su concentración en la atmósfera. Esto se está produciendo. La mayor absorción de las radiaciones reflejadas en la superficie terrestre y la reducción de la salida de calor al espacio producen un mayor calentamiento del planeta. Hay datos y observaciones científicas que permiten asegurar sin discusión posible que esto es lo que viene ocurriendo desde la revolución industrial.

Según el informe internacional "Estado del Clima 2017" los niveles de GEI son los más altos registrados en los últimos 800.000 años. Los registros corresponden a mediciones directas de los últimos 59 años, comparados con los valores obtenidos a partir de muestras en las burbujas de aire atrapadas desde la Prehistoria en distintas capas, a diversos niveles de profundidad.

Las variaciones de datos del cambio climático dependen del descenso de los precios energéticos 

Como resultado de los avances de las últimas décadas, la ciencia del Cambio Climático permite diferenciar qué parte del calentamiento global se debe a la actividad humana y qué parte se debe al proceso de evolución natural, ya que existen factores naturales que afectan a la evolución de la temperatura, tales como la posición relativa de la órbita terrestre en relación con el Sol, cambios en la actividad volcánica y también en la actividad solar. Pero lo cierto es que los resultados científicos nos dicen que en los últimos cincuenta años estos efectos naturales de forma conjunta han contribuido, aunque sea muy débilmente, al enfriamiento de la Tierra y no a su calentamiento.

A este respecto, el profesor Jaime Terceiro criticaba en un reciente trabajo ("Transición energética y sistema financiero") que en la producción de combustibles fósiles, que son los más contaminantes, es necesario tener en cuenta las externalidades que generan, especialmente las emisiones de GEI. Lo más grave es que esta energía está doblemente subvencionada. Por una parte, no reflejan en su producción y venta los costes medioambientales y, por otra, porque en 2017 los combustibles fósiles recibieron de forma directa más de 300.000 millones de dólares en subvenciones. De esta última cifra, el 30 por ciento corresponde a los países del G-20, es decir, los países más desarrollados, que demográficamente están muy lejos de ser mayoritarios.

Las variaciones que se pueden observar en estas cifras de un año a otro están, básicamente, asociadas al descenso de los precios internacionales de la energía y no a un cambio de la política de subvenciones. Todo ello, pese a los reiterados llamamientos para "racionalizar y eliminar a medio plazo los subsidios ineficientes a los combustibles fósiles que fomentan un consumo desproporcionado".

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

Vicente
A Favor
En Contra

El científico sueco Celsius, (1701-1744) observó, en el siglo XVIII que había fósiles marinos debajo del humbral de su villa. Supuso que miles de años antes alli llegarían las aguas de Báltico. La explicación que encontró es que la peninsula escandinava estuviera perdiendo hielo y emergiera como una embarcación a la que se le quita lastre.

Para demostrar su teoría, grabó una marca que indicara el nivel del mar y encargó que cada cien años se hiciera una nueva marca. Han pasado tres siglos y con ello se ha observado que la peninsula se eleva varios decímetros cada siglo. Según el cálculo, por la altura sobre el nivel del mar actual, el deshielo por aumento de temperatura de la Tierra empezó hace 100.000 años. Ahora solo se ha acelerado un poco por el incremento de CO2. Como el motor diesel produce menos CO2 que el de gasolina, al demonizarlo estamos acelerando el proceso. Del eléctrico nos podemos olvidar que el 90 por cien de la electricidad se obtiene con combustibles fósiles peores.

La química orgánica se llama química del carbono porque es el elemento necesario en todas sus moléculas. La única forma que existe de asimilar el carbono es por fotosíntesis a partir del CO2. De ahi que estamos maldiciendo el alimento más importante que existe para los seres vivos.

Solo se habla del aumento de su producción por combustión, pero jamás por eliminación de bosques y plantas. Eso indica que las amenazas de cambio climático solo se usan, políticamente, para justificar impuestos o para desviar beneficios de unas industrias a otras.

Desde que los profetas bíblicos anunciaron diluvios y fin del mundo, no se ha inventado método más eficaz para someter a la gente, que el anunciarle grandes catástrofes y hacerles creer que se tiene la solución.

Hoy el cambio climático se usa para amenazar al electorado y justificar impuestos que se gastan en enriquecer a la casta política. Pero todo lo que se hacen son paripés-

Por ejemplo: Ayer en el super, la cajera me pregunta si quería la bolsa de plástico o de cartón. Le dije que de plástico. Me miró como si de un monstruo se tratara que disfrutaba de contaminar la Tierra. Al darme cuenta le dije: Señorita, los huevos me los sirven en plástico; la carne me la han servido en bolsa de plástico, incluso los yogures. Todo lo que estoy metiendo dentro de la bolsa va envasado en plástico. De todos estos plásticos, el único que voy a reutilizar es la bolsa que usted me ha sugerido coger de cartón. Cartón que se obtiene de la madera de los bosques, desertizando la Tierra. Si quiere salvar el planeta, haga que usen bolsas de plástico.

¿Y lo que ahorraremos en calefacción?

Puntuación 3
#1