Opinión

Un verano caliente

Con la llegada del verano se da el pistoletazo de salida para que los principales medios de comunicación dediquen largos reportajes al turismo, olvidado el resto del año. Desde hace varios años, invariablemente, el motivo principal es la necesidad del cambio de modelo debido a la excesiva dependencia del turismo de sol y playa. Habitualmente, el primero suele ser el diario de referencia "El País", y así ha sido otra vez. Los autores aseguran que " ya no sirve el modelo de sol y playa masivo gestionado por los turoperadores". Pronto seguirán el resto de los medios adornando sus artículos con infinidad de cifras que al lector le costará trabajo interpretar.

Demasiado esfuerzo para dar lanzadas a moro muerto. El modelo mencionado es hoy día un resto residuo de un pasado glorioso. Resulta que mientras unos discuten cómo cambiar el modelo, este ya ha cambiado.

Efectivamente, en el modelo tradicional los turistas extranjeros, procedentes de los países ricos de Europa, compraban con gran antelación sus vacaciones familiares y anuales a España en una agencia de viajes y realizaban el viaje, vuelo chárter, y la estancia de dos semanas, todo incluido, de la mano de un turoperador; mientras que hoy día, gran parte de las familias se han ido a Turquía con ese sistema y los que vienen aquí son preferentemente parejas que reservan en Internet el viaje con una compañía de bajo coste, el hotel con Booking o Expedia , o el apartamento con una plataforma tipo Airbnb, y repite sus viaje varias veces al año con una estancia más corta en cada uno de ellos.

Como consecuencia, suben las cifras de turistas –en realidad se trata de viajes-, bajan las de estancia media, sube el gasto diario, baja el gasto por viaje y mejora la estacionalidad al depender menos de las vacaciones escolares.

Los destinos que más van a notar la caída del turismo son las Islas Baleares y Canarias 

Obviamente todo esto lo saben perfectamente los hoteleros que han realizado en los últimos años fuertes inversiones en la mejora de sus establecimientos y los inversores que confían en el nuevo modelo del sector.

Bajando al mundo cotidiano, efectivamente el verano de 2019 será caluroso, ya lo fue el pasado, lo que animará a algunos a quedarse en casa, por ejemplo los alemanes, cuyo primer destino de vacaciones es su propio país.

Los destinos que notarán esta caída son los familiares: Baleares y Canarias, que en una primera fase bajarán precios para tapar agujeros.

Pero cada año tiene su afán. Si en los anteriores el asunto dominante era, en Europa, el llamado " Overtourism" o exceso de turismo, y en España una de sus consecuencias, la llamada Turismofobia , este año hemos dado un paso adelante y el tema es del Turismo sostenible, mientras que la palabra del año es " flygskam", para los que no sepan sueco, la vergüenza de volar, originada en el país escandinavo-siempre en vanguardia – y una de las múltiples consecuencias de los movimientos en favor de la protección del medio ambiente que tanto darán que hablar. La conocida y adolescente activista Greta Thunberg no vuela – ni sus padres tampoco- y los partidos verdes tan fuertes en Alemania, en la propia Suecia y muy votados en las europeas en Francia, solicitan la imposición de impuestos medioambientales al transporte aéreo, que en Holanda empezarán pronto en todo caso. Ya se aplican en los vuelos dentro de la UE para el comercio con las emisiones de CO2 , pero el combustible aéreo, igual que el marítimo, sigue libre de impuestos para su uso internacional.

Atentos pues porque las nuevas generaciones están mucho más pendientes de estas cuestiones que las que van envejeciendo.

Los destinos mixtos y el activismo por la contaminación aérea determinarán las cifras turísticas 

Otro fenómeno reciente es la consolidación de destinos mixtos, que en general son calificados de culturales o de ciudad pero que también lo son de sol y playa, especialmente Barcelona-importante ya desde hace tiempo-, Málaga y Valencia; al tiempo que irrumpe Madrid, donde se ha realizado y se está realizando una gran inversión hotelera y en pisos turísticos, muy beneficiada por el reciente aumento del turismo americano con buena economía y cambio favorable.

Atentos a los nubarrones. La guerra comercial USA-China reducirá el número de chinos que vienen, y afectará negativamente a la exportación de automóviles alemanes a este último país. El boicot a Irán y la tensión en la zona harán que el petróleo siga subiendo, por lo que se encarecerán todos los viajes, y el Brexit seguirá sin afectar a las llegada de británicos, excepto que como consecuencia la libra caiga fuertemente en relación al euro.

¿ Bueno y de la cifras que? Tendremos más viajes que el año pasado, solo unos pocos más, y algo más de ingresos. Pero en ambos casos el crecimiento será mas lento que en años anteriores. Hay que tener en cuenta que venimos de tan alto que mantenerse arriba es ya un éxito.

Pero si quieren cifras de las de verdad vayan a cualquier medio, puesto que de aquí hasta septiembre no pararán de darlas, pero eso sí, interpretarlas correctamente es harina de otro costal.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0