Todos

La economía británica crece al ralentí por la incertidumbre sobre el "brexit"

Londres, 29 jun (EFE).- La economía del Reino Unido mantuvo un ritmo ralentizado de crecimiento en el primer trimestre del año por la incertidumbre en torno a las negociaciones del "brexit" o salida británica de la Unión Europea (UE), que debe materializarse el próximo marzo.

La Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) dijo hoy que el producto interior bruto (PIB) nacional se expandió un 0,2 % en los tres primeros meses de 2018, por encima de sus cálculos previos, de un 0,1 %, pero por debajo del crecimiento del 0,4 % registrado en el último trimestre de 2017.

Poco después del anuncio, la libra se apreciaba un 0,55 % frente al dólar, hasta 1,315 dólares, pero perdía un 0,19 % ante el euro, hasta 1,128 euros.

La ONS explicó que su revisión al alza del PIB en su tercer y último cálculo se debe a que se han recibido "mejores datos del sector de la construcción", mientras los servicios, motor económico del país, avanzaron un 0,3 %.

El economista jefe Rob Kent-Smith advirtió no obstante de que entre los meses de enero y marzo "se redujo la inversión tanto pública como privada, en especial en propiedad inmobiliaria, maquinaria y software".

Así, otros datos difundidos hoy por la ONS confirman que la inversión empresarial cayó un 0,4 %, hasta unos 47.700 millones de libras (53.900 millones de euros), en el primer trimestre, comparado con los últimos tres meses de 2017.

El estancamiento de la inversión y la baja productividad, junto con un consumo cauteloso, están entre los problemas más acuciantes de la economía británica, que, según el Banco de Inglaterra, ha dejado de crecer en torno a un 2 % por el "brexit".

En los últimos días, varias empresas, entre ellas Airbus, han pedido más claridad sobre sus objetivos en las negociaciones con Bruselas a la primera ministra, Theresa May, que se esfuerza por consensuar una postura dentro de su Gobierno, dividido entre los partidarios de una ruptura completa con el bloque y quienes prefieren una salida suave.

El pasado martes, la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes del Motor anunció que, debido a la inseguridad sobre la futura relación con la UE, la inversión en el sector ha caído a casi la mitad en el primer semestre de 2018 frente a 2017, hasta 347,3 millones de libras (392 millones de euros).

El frágil crecimiento económico en lo que va de año llevó al Banco de Inglaterra a mantener este mes los tipos de interés en el 0,5 %, el valor al que los subió el pasado noviembre, en su primer incremento en diez años.

El banco concluyó que, aunque algunos indicadores económicos han mejorado, "es pronto" para juzgar si la ralentización de la economía registrada en el primer trimestre respondió a una coyuntura temporal o puede ser una tendencia más permanente.

Por otra parte, la entidad alertó el martes de que la incertidumbre normativa presenta "riesgos materiales" concretos para el sector de los servicios financieros, donde estarían en peligro contratos de futuros por un valor de 29 billones de libras (32 billones de euros).

Pese a un crecimiento limitado en los primeros meses del año, otros indicadores se mantienen estables en el Reino Unido, como la tasa de desempleo, en un 4,2 %, y la inflación, que está en el 2,4 %, por encima de la meta oficial del 2 %, pero con una aparente tendencia a la baja.

El Gobierno británico y la UE continúan negociando a contrarreloj para tener un acuerdo sobre su futura relación antes de que el Reino Unido salga oficialmente de la UE el 29 de marzo de 2019, tras lo cual se iniciará un periodo de transición que concluirá el 31 de diciembre de 2020.

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin