Todos

Audi Fit Driver o cómo eliminar el estrés y mejorar el estado de ánimo al volante

Audi lleva dos años trabajando en un proyecto denominado 'Audi Fit Driver', cuya pretensión es que el vehículo reconozca las condiciones en las que se encuentra el conductor, así como su estado de ánimo, para reaccionar de la manera más adecuada en cada situación".

Es decir, que el coche analiza a la persona que va sentada al volante y le da una serie de instrucciones para que se sienta mejor. Pero no sólo eso, ya que según dicen los de los cuatro aros, "el objetivo final es que los conductores lleguen a su destino en un estado más relajado y saludable que cuando empezaron la marcha".

El coche en cuestión no lleva a cabo esta tarea solo. Utiliza sus sensores, sí, pero también se sirve de los datos proporcionados por dispositivos inteligentes, tipo pulseras de actividad o smartwatches, que sirven para monitorizar parámetros vitales como el pulso, la temperatura o el ritmo de respiración. En realidad, la idea no es del todo nueva, ya que hace un par de años la compañía de seguros Mutua Madrileña desarrolló una app para el Samsung Gear S, que ya se enfocaba a la tarea de aumentar la seguridad al volante. Pero la cosa ahora va un paso más allá.

La idea es que si, por ejemplo, se detecta un aumento de estrés o fatiga, dependiendo de los movimientos que se hagan en el volante y del comportamiento del conductor, el sistema Audi Fit Driver es capaz de ofrecer una terapia personalizada. Es casi como tener a un psicólogo en el asiento del copiloto, ya que el conductor recibe una serie de directrices (visuales en la pantalla de la instrumentación digital y acústicas mediante el equipo de audio), en las que se le invita a relajarse y controlar la respiración.

Otras funciones adicionales para mejorar el entorno que rodea al conductor tienen que ver con el control de la climatización, la iluminación interior y la función de masaje en el asiento. El objetivo es siempre disminuir de forma activa el estrés y aumentar la concentración mientras se viaja.

Lo interesante de todo esto es que el sistema es capaz de aprender y retroalimentarse para ofrecer un funcionamiento cada vez más certero. Además, en fases posteriores podría incorporar opciones de ayuda y seguridad, así como funciones relacionadas con la conducción automatizada. Sus desarrolladores están convencidos de que reduciendo el estrés y favoreciendo el relax de forma sistemática, el conductor acaba haciéndose más resistente a estas situaciones que interfieren de forma negativa en la seguridad de la conducción.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0