Todos

"El misterioso rey de los zapatos": así es la persona más rica de Taiwán y una de las grandes fortunas del mundo

  • Ocupa el puesto 163 de las personas más ricas del mundo, con 10.900 millones
Foto: Archivo

Su nombre es Zhang Congyuan. Es taiwanés y con 74 años es la persona más rica de su país. De perfil bajo, es muy raro verle dando entrevistas o participando en eventos públicos. Tal es así que los medios taiwaneses le llaman "el misterioso rey de los zapatos", por, entre otras cosas, producir más de 180 millones de pares de zapatos al año de los que se nutren empresas como Nike, Puma o Vans.

Actualmente, Zhang Congyuan cuenta con un patrimonio neto de 11.600 millones de dólares, situándose en el puesto 163 de las grandes fortunas, según la lista que elabora la revista Forbes. En su última actualización aparecen seis taiwaneses entre los 500 multimillonarios más importantes del mundo. Casi toda la fortuna de Congyuan está relacionada con su fábrica de zapatos llamada Huali Industrial Group.

Antes de llegar al éxito, Congyuan tuvo que superar unos inicios complicados. De origen humilde, trabajó en una fábrica de zapatos para mujeres después de graduarse. Con el dinero que fue ahorrando, Congyuan arrancó en la década de los 80 su propio negocio de zapatos, aunque con limitaciones. "No tenía suficiente dinero, así que tuve que vivir dentro de mis posibilidades. La gente compra buenos terrenos para construir nuevos edificios, pero yo conseguí una granja de cerdos y una casa de campo", reconoció el empresario.

Congyuan tuvo un origen humilde y comenzó su primer negocio de calzado en una granja de cerdos en Taiwán. Con el paso del tiempo fue adquiriendo buenos materiales con el objetivo de que su equipo nunca fuera inferior al de otras personas. A finales de los 80, Congyuan estableció su negocio de calzado en la provincia de Guangdong, conocida por ser la "fábrica del mundo" donde bolsos, zapatos, hasta adornos de cualquier tipo son fabricados para su posterior exportación.

El elemento diferenciador fue el calzado vulcanizado, que le colocó por delante de su competencia

Era el momento de renovarse o morir. Congyuan tuvo que dar un giro radical a su negocio y decidió diferenciarse de la competencia gracias al calzado vulcanizado, que consiste en un proceso de elaboración de suelas, cuyo material principal es la goma o el caucho. Este material encontró su público objetivo en los patinadores gracias a sus suelas de goma flexibles. "Otras personas en la industria se dieron por vencidas, pero yo solo quería concentrarme en lograr zapatos de buena calidad", indicó en la revista Business Weekly

En la década de 1990 fue cuando la fortuna llamó a su puerta. Estos zapatos empezaron a ponerse de moda y Congyuan fue tomándole la delantera a sus rivales y gracias a ello pudo producirlos para compañías como Vans y Converse. Su trabajo empezó a generar críticas muy positivas y Nike terminó contando con él cuando adquirió Converse en 2003. Un año más tarde estableció oficialmente Huali Industrial en 2004 y hoy tiene fábricas en China, Vietnam y Dominica, con Nike, Vans, UGG, Puma, Under Armour entre sus principales socios.

"¿Mi secreto? No hay ningún misterio. Para llegar hasta el final, solo debes tener más determinación que los demás. Soy una persona aburrida. Seguiré haciendo las cosas en las que soy bueno", señaló.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.