Todos

Furgonetas para trotamundos: guía para construir tu propia Camper

  • Al ser más pequeña, tiene menos restricciones que la autocarvana
  • Las camperizaciones han aumentado un 30% el año pasado
  • Pueden llevar también su baño
Camper a la medida de cada presupuesto.

Viajar es muchas veces la mejor cura para el estrés y la ansiedad que genera en el día a día, especialmente si se hace sin planificación ni ataduras, lejos de las grandes masificaciones y en contacto con la naturaleza. ¿Cómo se puede lograr todo eso sin gastarse un dineral? Gracias a la nueva moda: el turismo en Camper.

Las furgonetas camperizadas son aquellas que cuentan con todo lo necesario en su interior para que uno se pueda transportar y vivir en ellas sin necesidad de hacer más gasto que el de la comida y la gasolina, ¡of course! Es una forma de viajar con el alojamiento a cuestas, pero sin tener que conducir un vehículo de grandísimas dimensiones ni con tantas restricciones para aparcarlo como sucede con la autocaravana.

Se habla de tendencia porque en el último año las camperizaciones de los vehículos se han incrementado en un 30%, un auge que también se ha ido consolidando a lo largo del 2019. Es un proceso que se puede encargar a talleres especializados, pero que también es posible llevar a cabo uno mismo, con algo de habilidad y bastante tiempo y paciencia.

Para aprender cómo, el comparador de seguros de furgonetas y campers Acierto.com ha elaborado una guía básica con los pasos a seguir y las decisiones a tener en cuenta de cara a que el proyecto sea todo un éxito.

Guía, paso a paso

A la hora de lanzarse a la camperización habrá que tener en cuenta una serie de consideraciones para asegurarse de que, por un lado, la furgoneta-hogar se adapta perfectamente a lo que uno quiere y, por otro, cumple con todas las normativas. Según recomienda el comparador, estos son los primeros pasos para emprender la tarea:

Elección y compra del vehículo. Lo primero que habrá que decidir es qué clase de vehículo es el que mejor se adapta a cada uno, ya que, al tener todos sus ventajas e inconvenientes, no hay ninguno que sea más recomendable que otro. Uno de los puntos a tener en cuenta es el tamaño, que dependerá del número de personas que vayan a viajar y a dormir en la furgoneta.

Con una más pequeña se estará sacrificando espacio por aumentar la manejabilidad del vehículo, con una más grande, se pierde maniobrabilidad. Si se va a comprar de segunda mano, también habrá que tener en cuenta el kilometraje, los años de antigüedad, el combustible, el estado en el que se encuentre y que esté al día tanto en la ITV como en las revisiones.

Otra opción es hacerse con una ambulancia de segunda mano, que seguramente saldrá más barata y, además, ya tendrá hecha la instalación eléctrica. Como todo, depende de hasta dónde se pueda estirar el presupuesto.

Planificación y diseño del interior. Una vez se tenga el vehículo, es imprescindible planificar cómo se va a distribuir el espacio, ya que si no, luego pueden llegar las lamentaciones. Es igual de importante prever dónde se pondrán las luces, los baños y los muebles, ya que de ello dependerá gran parte de las decisiones que se tomen más adelante.

Para elaborar un plano 3D del interior, existen varias herramientas online que facilitarán la tarea, ya que dan un resultado muy real y serán de gran ayuda para desarrollar las ideas.

Aislamiento y panelización. Para evitar pasar mucho frío en invierno y un calor sofocante en verano, será necesario aislar el interior del vehículo. Para hacerlo, existen diferentes materiales, pero uno de los más recomendados por su relación calidad precio es la lana de roca, la cual podrá envolverse en plástico para aislar también de la humedad.

Antes de proceder, es recomendable dejar los tubos y macarrones para cables colocados, ya que ello simplificará mucho la instalación eléctrica y de fontanería posterior. Una vez estén aislados tanto el suelo como las paredes, habrá que panelar el interior.

Para ello, es importante utilizar un material que soporte la humedad y el peso del mobiliario, pero que a su vez no sea demasiado pesado, ya que si no podría acabar aumentando el consumo de combustible.

Elementos exteriores. Es importante, en el caso de ser un vehículo de segunda mano, comprobar el estado de ventanas y claraboyas, así como decidir si se quieren añadir más. También es conveniente incluir rejillas de ventilación en el caso de que se vaya a instalar una nevera en el interior (lo cual se habrá decidido en la planificación).

Instalación eléctrica y de fontanería. Gracias a que se hayan dejado previamente los macarrones para los cables, esta tarea será menos pesada. En cuanto a la electricidad, es recomendable instalar una segunda batería debajo de los asientos para poder utilizarla a la hora de iluminar el interior, enchufar algún electrodoméstico o cargar dispositivos electrónicos sin tener que dejar el vehículo encendido.

Para la fontanería, habrá que decidir si se quiere incluir un pequeño baño con una ducha y su correspondiente calentador y un mini WC químico portátil parecido al que tienen las autocaravanas. En función del uso que se le vaya a dar a la Camper, esta instalación igual carece de importancia o, por el contrario, resulta imprescindible.

Muebles y extras. A la hora de diseñar y construir los muebles (también se pueden comprar directamente), habrá que tener en cuenta qué madera se quiere emplear y las herramientas necesarias para hacerlo. Lo más recomendable es crear estructuras que aprovechen todos los pequeños huecos y preferiblemente abatibles para poder recogerlas o extenderlas en función de cómo se quiera organizar el espacio para cada ocasión.

Para finalizar, también habrá que decidir si se quieren instalar placas solares, comprar algún tipo de calefacción (de gas, estacionaria, de leña, etc.), qué clase de colchón es el que más conviene.

Homologación. Una vez terminadas todas las modificaciones de la furgoneta, será necesario homologarla. Los vehículos camperizados deben pasar la ITV extraordinaria (cada seis meses), a no ser que no se hayan utilizado sistemas de anclaje en la instalación, en cuyo caso se podrá pasar la ITV de furgoneta normal (cada doce meses).

Antes de presentarse en la revisión, habrá que pasar una inspección y preparar toda la documentación necesaria: un informe de conformidad de la casa oficial del vehículo, el proyecto de camperización realizado por un ingeniero colegiado y el certificado de montaje en el que se haya hecho la reforma.

Seguro. Al ser una Camper un híbrido entre coche y casa, es posible que surjan algunas dudas relativas al seguro que hay que contratar. Los expertos de Acierto.com recomiendan buscar uno que tenga en cuenta el valor de la camperización, es decir, los muebles, las baterías, los paneles solares, etc., ya que con un seguro de furgoneta común se cubrirá sólo el vehículo en caso de robo.

Además, también es importante contratar una póliza que incluya el contenido y el equipaje, por si resultara dañado en un accidente o sustraído mientras el vehículo esté aparcado.

Por último, para proteger los dispositivos electrónicos como cámaras o portátiles, en algunas ocasiones será recomendable contratar un seguro de hogar, pero en estos casos lo mejor es informarse y consultar las dudas antes de firmar.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum1
forum Comentarios 1
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.

VIO
A Favor
En Contra

En la foto se ve una mítica furgoneta WW Westfalia, que lleva muchos años en el mercado y ya está perfectamente adaptada a la vida de camping de fábrica. Hoy se denominan WW California Beach. Respecto al seguro, hay que sacar dos, uno mientras se transita y otro cuando se queda fija una temporada en un camping. Hay que recordar que periódicamente sus ocupantes deben desalojar las aguas sucias en un lugar adecuado, no en las alcantarillas pluviales de las ciudades y que deberán ducharse y lavar la ropa, etc., por lo que periódicamente deberán pernoctar en un camping o en un área para autocaravanas. En acampada libre ojo con los robos y asaltos. También hay que saber que hay municipios en los que no está permitido aparcar una autocaravana o coche cama. Me parece muy adecuado complementarla con un par de bicicletas que se colocan en la parte trasera. Hay que saber mucho de muchas materias y ser un experto mecánico para poder convertir una furgoneta en una autocaravana. Mucho mejor comprarla ya hecha o alquilarla. Es cierto que el mercado de caravanas está estancado o en declive mientras que el de autocaravanas está aumentando de manera espectacular.

Puntuación 6
#1