Todos

Clara Piloto: "Hemos incrementado la participación femenina de nuestros programas un 167% en tan solo un año"

  • Recogió esta semana el premio Empresa y Ciencia de los Galardones Hipatia Mujeres en la Ciencia
Madrid

Clara Piloto, experta en desarrollo empresarial y en programas de educación profesional con más de 20 años de experiencia. Recogió esta semana el premio Empresa y Ciencia de los Galardones Hipatia Mujeres en la Ciencia, por su labor como directora de Global Programs de MIT Professional Education. Esta hispanoamericana tiene una extensa trayectoria en el ámbito de la docencia académica e investigación científica y tecnológica. Sus logros a favor de la inclusión de la mujer en los programas de MIT la convierten en una experta mundial a la hora de idear estrategias para organizaciones. Centra su labor en hacer de la educación profesional un lugar en el que la mujer hispanohablante pueda encontrar una vía de crecimiento profesional y continuar con su formación

¿Cómo está siendo dirigir los Global Programs de una de las mejores instituciones educativas del mundo?

Hay muchas instituciones educativas excelentes en todo el mundo, entre ellas varias aquí en España: en Madrid, en Barcelona y en otras ciudades. Trabajar en MIT es realmente un privilegio. Y este momento, en el que estamos ampliando nuestra oferta de educación profesional en todo el mundo en diferentes idiomas, a través de las tecnologías que nos ofrece la Cuarta Revolución Industrial, es especialmente emocionante.

Es emocionante porque estamos aumentando el acceso a cursos excelentes y al método único de MIT Professional Education. Hemos trabajado mucho para superar las barreras geográficas, de idioma y de coste para que todos los profesionales puedan acceder a nuestra pedagogía y a nuestros profesores. Me entusiasma ver que cada vez más estudiantes obtienen una experiencia de educación profesional de primer nivel y saber que, como consecuencia, tendrán más éxito en su carrera.

También es un reto porque tenemos que asegurarnos de compartir de manera destacada y valiosa los increíbles conocimientos y recursos de MIT. Mientras que nuestra robusta comunidad de investigadores hace descubrimientos casi a diario, nos esforzamos constantemente en comunicar esos descubrimientos a nuestros estudiantes para que sean relevantes para sus empresas, carreras y culturas.

Por último, trabajar en MIT es una gran responsabilidad. La gente nos admira y nos mira para ayudarles a entender y a navegar en el futuro. Así que siento que es nuestro deber y responsabilidad entender lo que está sucediendo y eliminar las barreras que obstaculizan el intercambio de conocimiento. Esta no es solamente la prioridad principal de MIT, sino que también está entretejida en la estructura del ADN de MIT Professional Education.

El MIT ha liderado multitud de rankings educativos, ¿cuál es la estrategia para conseguir buenos puestos a nivel mundial?

Si algo ha caracterizado a MIT creo que ha sido su compromiso con la mejor formación profesional del mundo. No solo afirmamos estar comprometidos con la formación para el desarrollo profesional, sino que lo vivimos todos los días a través de lo que denominamos "learning by doing".

"Les presentamos desafíos de la vida real, a menudo de boca de las mismas personas que han experimentado esos desafíos"

Retamos a nuestros estudiantes a combinar la teoría y la práctica para que conozcan la realidad laboral y puedan resolver los problemas auténticos a los que se enfrentarán. Les presentamos desafíos de la vida real, a menudo de boca de las mismas personas que han experimentado esos desafíos, para que puedan analizar sus estrategias y dar con soluciones innovadoras, eficientes y efectivas.

En cuanto a la metodología, la formación en MIT se centra en el trabajo en equipo, y combinamos a la perfección el rigor analítico con la curiosidad, superando los límites de lo que parece imposible, encontrando lo que falla y resolviendo problemas para mejorar nuestras sociedades.

Combinamos un estilo de enseñanza interactivo y práctico con un intenso impulso intelectual, por eso no es de extrañar que MIT se encuentre entre las principales comunidades de investigación del mundo. MIT tiene 95 premios Nobel, lo que los ha situado en sexta posición en el mundo, junto con innumerables reconocimientos en campos demasiado numerosos para nombrarlos.

Creo que estos aspectos permitirán que MIT siga siendo una de las universidades más prestigiosas del mundo.

¿Considera que los rankings educativos benefician o perjudican a las instituciones educativas?

Hay mucho debate sobre los rankings. También hay muchas discusiones. Solo puedo compartir mi opinión: los rankings pueden ayudar a las instituciones a seguir mejorando, lo que está alineado con la filosofía de MIT sobre el crecimiento continuo para el beneficio de nuestros estudiantes.

En mi opinión, son más importantes las valoraciones de nuestros alumnos que los rankings. Nuestros estudiantes son los que difunden la experiencia MIT por todo el mundo y los mejores embajadores de nuestra universidad.

¿Qué tipo de metodología educativa se lleva a cabo en MIT Professional Education?

La enseñanza de MIT Professional Education tiene una eminente orientación práctica con una sencilla, pero profunda, misión: hacer del mundo un lugar mejor.

Estoy especialmente entusiasmada con los nuevos programas de aprendizaje online y semipresencial que ofrecemos en español. Por primera vez en la historia de MIT, hemos podido superar las barreras del idioma, de distancia y de coste al haber desarrollado nuestros programas también en español, en formato online y semipresencial.

Como nativa de español de origen cubano, me alegra poder decir que MIT Professional Education ha sido capaz de adaptar y utilizar la tecnología para llegar a personas y a lugares que antes eran inaccesibles.

¿De qué manera preparáis a los alumnos para el mercado laboral que les espera?

Dedicamos mucho tiempo y atención a este tema. Entendemos que muchos de nuestros estudiantes vienen a MIT Professional Education para avanzar en sus carreras. Nuestros estudiantes siempre nos comentan que la base de nuestra formación, "aprender haciendo", les ayuda a fomentar el pensamiento crítico, el análisis, la creatividad y la innovación.

"También estimulamos la curiosidad de nuestros estudiantes e impulsamos su imaginación"

Además de la formación técnica que ofrecemos, también estimulamos la curiosidad de nuestros estudiantes e impulsamos su imaginación para poder visualizar todas las posibilidades. Esta mezcla de "habilidades duras" y "habilidades de comunicación" es particularmente importante a medida que nos enfrentamos a la rápida evolución de los ecosistemas empresariales gracias a las tecnologías de la Cuarta Revolución Industrial.

La IA, el Internet de las Cosas, la Realidad Virtual, la Robótica Avanzada… todas estas tecnologías (y otros avances que aún no podemos concebir) cambiarán radicalmente cómo, dónde, cuándo e incluso por qué hacemos negocios.

En MIT Professional Education estamos desarrollando cursos que ayudan a nuestros estudiantes a entender las implicaciones de las tecnologías de hoy y de mañana, relacionadas no solo con los negocios, sino también con nuestras respectivas sociedades, con nuestro planeta y con los mundos dentro y fuera de nuestra galaxia. Este es el alcance de nuestra forma de pensar en MIT.

Pensar y planificar con este gran propósito en mente nos permitirá preparar a los profesionales para trabajar en entornos imprevistos, dinámicos y en constante evolución.

En MIT Professional Education proporcionamos a nuestros estudiantes las herramientas necesarias para que puedan abordar nuevos retos, asumir grandes desafíos, experimentar y evolucionar, tanto profesional como personalmente.

El futuro mercado laboral se dibuja cambiante y muy incierto, de ahí nuestra apuesta por el ingenio, las nuevas ideas y el pensamiento abstracto.

¿Cómo hay que tratar la tecnología en las aulas para conseguir un correcto aprendizaje?

Tiene que servir de herramienta para el aprendizaje personalizado, para incentivar el talento y estimular las capacidades individuales y únicas de cada estudiante. Podemos emplear la tecnología para mejorar y enriquecer la experiencia formativa.

Tenemos en nuestras manos todo un universo de oportunidades que transformarán de manera radical el mundo tal y como lo concebimos hoy día.

El área STEM sufre de una importante brecha de género. ¿Cómo se vive esto desde MIT?

En MIT Professional Education estamos trabajando en reducir esta importante brecha desde hace algunos años con resultados muy satisfactorios.

Por poner un ejemplo, el programa "Liderazgo en la Innovación" que lanzamos por primera vez en español en octubre de 2018 tenía un 15% de participación femenina, mientras que en septiembre de este año la convocatoria se cerró con una participación de casi un 40% de mujeres.

Representa un incremento muy significativo que pone de manifiesto la apuesta que desde MIT Professional Education estamos realizando para eliminar esta desigualdad.

Para mí es un honor haber recibido el premio Hipatia – Ciencia y Empresa por nuestra labor, desde MIT Professional Education, en reducir la brecha STEM en mujeres hispanohablantes.

¿Qué soluciones proponen desde MIT para intentar suprimir este problema?

Creemos en el aprendizaje personalizado y en la flexibilidad, y queremos dar voz a la amplia comunidad de científicas e investigadoras que tenemos en MIT a través de jornadas, encuentros, mentoring y otras instancias.

"Queremos que se dé a conocer el potencial de las mujeres en este ámbito"

En MIT nos hemos fijado como objetivo conseguir que las grandes profesionales del mundo de la ingeniería tengan visibilidad. Por ello, desde la institución se organizan encuentros como el del pasado mes de mayo, denominado TEDxMIT, en el que reunimos a científicas e investigadoras para que contaran sus experiencias y los proyectos en los que estaban participando. En definitiva, queremos que se dé a conocer el potencial de las mujeres en este ámbito y los logros que han alcanzado.

El área universitaria continúa teniendo más puestos de responsabilidad de hombres que de mujeres, a pesar de que cada vez se ven más rectoras. ¿Considera que existe el techo de cristal en estas instituciones?

Todavía queda mucho por hacer en el sector educativo y en todos los sectores económicos y sociales. La nota positiva es que vamos avanzando. La tendencia es que estamos reduciendo la brecha de la desigualdad de género. Sabemos lo que todos tenemos que hacer, ahora nos toca llevarlo a cabo con la mayor rapidez.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin