Nacional

Muere Rafael Español, histórico presidente de La Seda, a los 74 años

Rafael Español, histórico presidente de la compañía química La Seda de Barcelona, falleció este martes a los 74 años de edad. El empresario acumulaba tres condenas de seis años de cárcel por el desfalco en la empresa química, pero en 2018 logró que la Audiencia de Barcelona suspendiera su entrada en prisión a la espera de que el Gobierno resolviera su petición de indulto.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Barcelona y con estudios de Ingeniería Química y de Ciencias Empresariales, Español se incorporó en 1993 a La Seda, ubicada en El Prat de Llobregat (Barcelona), inicialmente como director general y luego como presidente, cargo que ejerció hasta junio del 2009.

Empresario cercano al expresidente de la Generalitat Jordi Pujol, su nombre sonó en algunas ocasiones como candidato a conseller de Industria, si bien no llegó a ejercer esa responsabilidad.

Español comandó esta empresa de referencia en el Baix Llobregat y también llegó a presidir la Asociación Española de Productores de Fibras Químicas (Profibra).

Antes de La Seda, desarrolló su carrera en la química Aiscondel, que llegó a presidir, y su trayectoria empresarial incluye también ser consejero de Endesa o de RWE Ibérica, entre otras compañías.

A pesar de haber reflotado La Seda en los años 90, dejó la presidencia en 2009 tras los malos resultados económicos de la química, y los accionistas le demandaron por irregularidades.

Penas de cárcel

Su gestión al frente de La Seda motivó un rosario de querellas contra él, la primera de las cuales llegó a juicio en 2015, cuando el empresario aceptó una pena de un año, once meses y quince días de cárcel (que le fue suspendida al no alcanzar los dos años) por un desfalco de 12,2 millones entre los años 2000 y 2004.

Dos años después, Español aceptó una segunda condena de dos años y medio de cárcel por un delito continuado de apropiación indebida, por haberse embolsado fondos de las compañía simulando la producción, venta y transporte de toneladas de PET (plástico para fabricar envases) a Rusia y Túnez.

En marzo de 2018 el empresario pactó su tercera condena, de dos años y cuatro meses de prisión, por desviar dinero simulando la reconversión de la producción textil de La Seda a otras actividades.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin