Movilidad del futuro

Electrificación: la hoja de ruta para las emisiones cero

  • Iberdrola está desplegando 150.000 cargadores eléctricos en hogares, empresas y la vía pública
  • La energética adquirirá los primeros 1.000 cargadores 'Supernova' de Wallbox
Punto de recarga de vehículo eléctrico en Villajoyosa (Alicante)

Cada día los ciudadanos son más conscientes de la importancia de luchar contra el cambio climático para evitar la contaminación de las ciudades. La transformación hacia una economía sin emisiones es una de las principales demandas de gobiernos, científicos, empresas y expertos.

Es imposible pensar en una progresiva reducción de emisiones si no se actúa sobre el transporte, responsable del 25% de las emisiones de nuestro país, y el camino más rápido y eficaz para conseguirlo es su electrificación.

La movilidad eléctrica ahorra energía y contribuye a un modelo de desarrollo más limpio y sostenible en el que los espacios públicos y los ciudadanos se liberan de los humos asociados al transporte basado en combustibles. Su impulso no solo es posible, sino que puede convertirse en una oportunidad para España. Con una industria del automóvil de referencia mundial, el despliegue de la movilidad eléctrica puede contribuir a la recuperación de la economía y el empleo, acelerando la evolución del transporte terrestre, tanto privado como público, e impulsando el tejido de empresas auxiliares.

Detalle del interior de un vehículo eléctrico durante su recarga

Un ecosistema industrial

Con un ambicioso plan que representará una inversión de 150 millones de euros para intensificar el despliegue de infraestructuras de recarga para vehículos eléctricos en los próximos años, Iberdrola es uno de los principales impulsores de la movilidad sostenible en nuestro país. Su hoja de ruta prevé la instalación de 150.000 puntos de recarga en hogares, empresas, ciudades y en las principales autovías. Su plan prioriza el despliegue de la carga más rápida y por ello contempla estaciones ultra rápidas (350 kW) cada 200 kilómetros, súper rápidas (150 kW) cada 100 kilómetros y rápidas (50 kW), cada 50 kilómetros.

Consciente de la necesidad de impulsar la electromovilidad a través de una acción coordinada con distintos actores implicados, la compañía identifica constantemente oportunidades para generar un ecosistema industrial, comercial y de innovación. En este sentido, ha completado ya más de 50 acuerdos de despliegue de infraestructura con administraciones, instituciones, empresas, estaciones de servicio, concesionarios y fabricantes de vehículos.

Un ejemplo de estos acuerdos es el proyecto firmado con SEAT y Volkswagen, por el que suministrará energía renovable a las instalaciones del Grupo Volkswagen en la Península Ibérica, convirtiéndose en socio estratégico para desarrollar conjuntamente una red de infraestructura de recarga pública. Además, ha sellado recientemente una alianza con Grupo Renault para alcanzar la huella de carbono cero en sus fábricas.

Puntos de recarga para vehículos eléctricos

Otros ejemplos se encuentran en los acuerdos con Volvo, Mercedes, Porsche o Mazda. También, es destacable el acuerdo con la red de concesionarios Quadis o con el Grupo Huertas, a través de los que Iberdrola aportará soluciones para la instalación de puntos de recarga en sus centros y la posibilidad de ofrecer a sus clientes y empleados la adquisición de vehículos eléctricos. Asimismo, ha anunciado que adquirirá los primeros 1.000 cargadores rápidos 'Supernova' del proveedor de soluciones de recarga inteligente Wallbox, que instalará globalmente en los mercados en los que opera.

Recientemente ha diversificado su apuesta por la movilidad sostenible a través de las motocicletas eléctricas y, junto a Cooltra e Inetum, está desplegando por las ciudades bancos de recarga inteligente capaces de albergar 20 cargadores cada uno y baterías de motos multimarca. En esta línea, acaba de poner en marcha, junto a BeePlanet, los primeros puntos de recarga de vehículo eléctrico alimentados con baterías de segunda vida.

El compromiso de Iberdrola con la movilidad sostenible trasciende el ámbito nacional, al convertirse en la primera empresa española en suscribir la iniciativa EV100 de The Climate Group, con el objetivo de acelerar la transición hacia los vehículos eléctricos, comprometiéndose a electrificar toda su flota de vehículos y facilitar la recarga al personal en sus negocios en España y Reino Unido a 2030.

La movilidad no será sostenible si no es digital. Para ello, la compañía cuenta con el primer mapeo que verifica la infraestructura de recarga pública eléctrica operativa en España. La información se encuentra disponible en su App de Recarga Pública, desde la que se puede geolocalizar, reservar un punto de recarga gestionado por la compañía y pagar a través del móvil, siendo o no cliente de la eléctrica.

Las ventajas del vehículo eléctrico

El vehículo eléctrico presenta una serie de ventajas que hacen de él una de las mejores alternativas para luchar contra el cambio climático. Es el caso de la mejora de la eficiencia del sistema eléctrico. La recarga del coche eléctrico puede jugar un papel fundamental en el aplanamiento de la curva de demanda si se realiza por la noche, ya que es la hora más barata.

Por otro lado, este tipo de vehículos reduce las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero, lo que ayuda a mejorar la calidad del aire de las ciudades. Asimismo, disminuye la dependencia energética del exterior, ya que reduce la demanda de petróleo y favorece el consumo de energía limpia.

En cuarto lugar, permite un mayor compromiso con la transición energética. Con la implicación del coche eléctrico se pueden cumplir los objetivos de reducción de CO2 impuestos en Europa.

Otra de sus ventajas es que reduce la contaminación acústica. Los vehículos a motor son la principal fuente de contaminación acústica, un problema que se soluciona con la llegada del coche eléctrico. Además, su recarga es muy competitiva en precio. Permite recorrer 100 Km por 50 céntimos, lo que la hace diez veces más barata que el combustible.

Detalle de la app de Recarga Pública de Iberdrola

Ofrece descuentos en impuestos y menor coste de mantenimiento: Cuenta con ayudas de hasta 7.000 euros para un vehículo eléctrico VE y 9.000 euros para las furgonetas. Además, al contar con un 90% menos de piezas mecánicas, tiene menos visitas al taller. También favorece la conectividad e interacción, ya que la movilidad sostenible permite gestionar la recarga de forma sencilla, en remoto y en tiempo real.

Por otro lado, este tipo de vehículo permite recargas innovadoras para las empresas. Smart Mobility cuenta con un software, que permite gestionar a los usuarios programar las recargas, monitorizar los puntos de recarga y saber cuánta energía ha consumido cada coche.

Por último, posibilita un acceso sin prohibiciones. Este tipo de vehículos tiene acceso libre a las zonas restringidas y estacionamiento gratuito en sitios reguladas.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin