Movilidad del futuro

5G: la tecnología que transformará las ciudades

  • Entre los aspectos de mejora de esta tecnología destaca la conducción asistida con información en tiempo real, sistemas sostenibles de energía o la localización precoz de incidencias

De acuerdo con la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos), el año 2050 habrá dos mil millones más de personas habitando nuestro planeta. Esto supone un gran reto que lleva a impulsar el desarrollo de ciudades inteligentes.

Según Smart Cities World (2019), una ciudad inteligente es aquella que usa diversos tipos de tecnología para contribuir al bienestar de sus habitantes. Lo hace en un amplio espectro: desde uso eficiente de recursos públicos, hasta monitoreo y reducción de contaminación.

Entre los aspectos de mejora que nos proporciona estas tecnologías destaca la conducción asistida con información en tiempo real, análisis del tráfico, aparcamiento inteligente, sistemas sostenibles de energía y de saneamiento, medición de consumo de agua y electricidad en tiempo real, alumbrado público que reduzca en consumo energético, localización precoz de incidencias o cuestiones como la eHealth y experiencias inmersivas.

Así, la gestión del tráfico será una cuestión clave hasta el punto que según un estudio de la Universidad Carnegie Mellon, la implantación de sistemas que habiliten smart cities puede producir una disminución del 40% del tráfico, del 21% en las emisiones y lograr unos desplazamientos un 26% más rápidos.

Las ciudades más exitosas se están enfocando en tecnologías emergentes como la IA

Y es que, la tecnología 5G es capaz de gestionar una cantidad ingente de datos lo que, en el ámbito del tráfico, permitirá que los 'coches inteligentes' puedan, además de comunicarse con los smartphones de sus usuarios, ser capaces de contactar con otros vehículos o con los semáforos distribuidos por la ciudad para prever posibles colapsos de tráfico y evitar accidentes.

Del mismo modo, la red inalámbrica 5G permitirá monitorear el flujo del tráfico a través de sensores. Los sistemas de navegación para vehículos irán un paso más allá para evitar al conductor las rutas con tráfico denso e informarle sobre los lugares libres de estacionamiento en las ciudades.

En transporte público, estos sistemas inteligentes permitirán monitorear la cantidad de usuarios que utilizan el servicio, conocer las rutas más transitadas para agilizar su afluencia o gestionar la energía que utilizan.

Asimismo, a medida que crecen la urbanización, la industrialización y el consumo, se multiplican las presiones ambientales. Y es que, crear un ambiente inteligente es otro de los conceptos necesarios para que una ciudad sea considerada Smart City. El cuidado del medio ambiente y la reducción de la contaminación deben ser la base en la que se construyan estas ciudades del futuro.

Aplicaciones como los sistemas de automatización de edificios, los precios dinámicos de la electricidad y algunas aplicaciones de movilidad podrían combinarse para reducir las emisiones entre un 10 y un 15 por ciento.

Tal y como señalan desde la web blogthinkbig, se considera que la conectividad aumentada del 5G impulsará a las ciudades inteligentes. Los elementos que componen el Internet de las cosas (IoT), los cuales permiten que objetos y entornos recojan, produzcan y comuniquen información en red, tendrían desempeños mejorados con cobertura 5G.

El Covid-19 acelera la innovación

Aunque el Covid-19 generó obstáculos importantes para las ciudades de todo el mundo, también aceleró una ola de innovación que continuará después de la crisis, según muestra el nuevo estudio "Soluciones de ciudad inteligente para un mundo más riesgoso", de ESI ThoughtLab, patrocinado por Oracle, Deloitte, Intel, y otros.

Así, el 65% de los líderes de ciudades señaló que la mayor lección aprendida durante la pandemia fue lo cruciales que eran los programas de ciudades inteligentes para su futuro. "Vemos que las ciudades más exitosas se están enfocando en tecnologías emergentes que tienen un impacto directo en la entrega de servicios, como computación en la nube, inteligencia artificial y asistentes digitales", dijo John Tuohy, director, de Smart Cities strategy, en Oracle.

De esta forma, en los próximos años el concepto de "la ciudad que nunca duerme" será más real que nunca. Ciudades vibrantes y llenas de vida que también pretenden 'cuidar' a las personas que viven en ellas y ser respetuosas con el medio ambiente.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin