Motor

Fiat 500e Low Battery, la versión más asequible del pequeño modelo eléctrico

  • El Fiat 500e Low Battery está disponible en los acabados básico, serie especial RED y La Prima by Bocelli
  • Sin aplicar Plan Moves, el precio de partida arranca en 30.600 euros; el más equipado alcanza los 36.000 euros
  • Disponible también con carrocería cabrio y 3+1, por 3.000 y 2.000 euros adicionales, respectivamente

De carácter eminentemente urbano, la versión más económica del Fiat 500e incorpora un motor de 95 CV y una batería de 24 kWh, cifras que permiten unas prestaciones interesantes en ciudad y una teórica autonomía de hasta 190 kilómetros.

Realmente no se trata de un modelo nuevo, pues ya desde el momento del lanzamiento del 500e se anunciaron dos versiones diferentes del Fiat 500e, una dotada de motor de 118 CV y batería de 42 kWh y otra menos potente, de 95 CV y batería de 24 kWh, ambas de tracción delantera. Precisamente, esta última denominada "Low Battery", es la que hemos podido conducir brevemente por recorrido urbano e interurbano y, la verdad, nos ha sorprendido su agilidad y comportamiento, aunque su autonomía nos ha parecido especialmente escasa para un uso convencional.

La variante descapotable tiene un sobrecoste de 3.000 euros.

Tres carrocerías

Curiosamente, esta versión de batería pequeña se ofrece con las tres carrocerías del modelo: Berlina, Cabrio y una muy particular denominada "Trepiuno" 3+1, que cuenta con dos puertas en el lado derecho y una en el lado izquierdo para facilitar el acceso a las plazas posteriores. Además, también se ofrecen tres diferentes niveles de terminación: básico, por 30.600 euros; la serie especial RED, por 31.100 euros y La Prima by Bocelli, que alcanza los 36.100 euros. Todos ellos pueden acceder al Plan Moves que, en el caso de achatarrar un vehículo, permitiría rebajar la factura en 7.000 euros, por lo que estaríamos hablando de un posible precio de 23.600 euros. En el caso de optar por la carrocería descapotable habría que añadir 3.000 euros adicionales y para la carrocería 3+1 habría que sumar 2.000 euros más.

Buena disposición de mandos, todo muy sencillo de manejar.

La diferencia de precio con las versiones de batería de mayor capacidad es de 4.000 euros, aproximadamente un 12% más de media que la tarifa del Low Battery, una cantidad que parece recomendable pagar para evitar momentos de tensión con la autonomía, ya que aunque el anuncio WLTP se cifra en 190 km, la realidad es que con diferencias de temperatura y tipos de recorrido, será complicado llegar a los 160 km en la mayoría de las ocasiones, una autonomía muy escasa y especialmente limitada para muchos usuarios que pretendan hacer recorridos interurbanos. La versión convencional promete 330 km y, aunque pueda perder un 10% de consumo por orografía y temperatura, se mantiene en cifras mucho más interesantes.

En lo que se refiere a prestación pura no hay unas diferencias muy apreciables entre las dos versiones de batería. En el caso de la mayor, de 118 CV de potencia, la velocidad máxima que anuncia es de 150 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 9 segundos, mientras que la variante Low Battery reduce la velocidad máxima a 135 km/h y aumenta el tiempo para alcanzar los 100 km/h a 9,5 segundos.

Donde hemos visto una mayor diferencia entre ambas, aparte de la autonomía, claro, es en el peso de la batería, 188 kg frente a los 288 de la versión de 42 kW y en la velocidad de recarga, pues en la versión grande la batería admite una potencia máxima de recarga de 85 kW, mientras que en la pequeña la potencia máxima admisible en corriente continua es de 50 kW. En alterna, los dos pueden cargar a un máximo de 11 kW en trifásica a 230 voltios. Tampoco hay diferencia en lo que se refiere a capacidad de maletero, con 185 litros.

Modos de funcionamiento

También el 500e Low Battery incluye tres modos modos de conducción: Normal, sin aplicar frenada regenerativa al levantar el pie del acelerador; Range, con activación de función ePedal, que permite conducir con un solo pie y facilita una mayor recarga de la batería en las desaceleraciones; y Sherpa, con limitación de velocidad a 80 km/h y ePedal activado para ganar unos kilómetros extra de autonomía. Su consumo medio es realmente bajo, pues a poco que se tenga un poco de cuidado con el acelerador, se pueden alcanzar cifras reales en el entorno de los 10 – 11 kWh/100 km.

Las versiones Low Battery también se ofrecen con la serie especial RED.

En uso por recorridos urbanos no se siente falta de potencia en ningún momento, pues acelera de 0 a 50 km/h más que la mayoría de los modelos de combustión de su segmento y, dadas sus dimensiones tan contenidas, con 3,6 metros de longitud, se mueve con una agilidad pasmosa entre el tráfico denso.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud