Motor

Probamos el Peugeot 408, otra forma de entender las berlinas

  • Se ofrece con una mecánica de gasolina de 130 caballos y con dos opciones híbridas enchufables de 180 o 225 CV
  • Es una nueva concepción de la berlina, con la trasera del techo en caída, pero al mismo tiempo con más altura libre al suelo
  • La versión híbrida enchufable ofrece una autonomía en modo eléctrico de 63 km

El Peugeot 408 supone una verdadera revolución, al ser una berlina de aspecto muy dinámico, pero también más alto por abajo y con mecánicas hibridas enchufables. Un coche de diez.

Poco a poco el grupo Stellantis se consolida como una magnífica opción dentro del mercado global del automóvil, porque está consiguiendo diferenciar perfectamente sus marcas. Y eso pese a que las mecánicas son, en muchos casos, las mismas. Tal es el caso del Peugeot 408 que hemos probado esta semana, la variante con la mecánica híbrida enchufable más potente, con 225 caballos. Es una solución muy diferente a todo lo que hay en el mercado, una opción muy útil, versátil, pero sobre todo bien pensada.

Llevo muchos años probando coches y han sido muy pocos, a lo largo de todo este tiempo, los que me han sorprendido tanto como este Peugeot 408. De hecho, nada tiene que ver con su antecesor, el viejo 408, una berlina media muy clásica y sucesora a su vez de muchos años de hacer el mismo concepto coche, con configuración de tres volúmenes, desde aquel primer 405, e incluso antes.

Berlina moderna

El concepto de la berlina ha cambiado mucho y cada día gusta menos a los clientes, obsesionados con el concepto del SUV. Pero la marca francesa ha sabido posicionar muy bien su modelo grande, el 508. Se vende bien por una estética realmente dinámica, a lo que se añade su gran versatilidad de uso en el caso de la versión de carrocería familiar.

El espacio para las piernas en las plazas traseras es realmente amplio.

Ahora, el nuevo 408 supone una completa revolución en el mercado del automóvil y también en el de las berlinas. Lo es porque combina unos cuantos estilos muy diferentes. Por un lado, lo más llamativo es que es una berlina de aspecto muy dinámico gracias a su techo en caída, lo que le proporciona un estilo realmente impactante. O al menos a mi me ha gustado mucho desde el primer día que vi el coche.

Pero aporta muchas más cosas, y es que en un mundo en el que los vehículos de tipo todocamino, los más altos, dominan claramente el mercado, los técnicos de Peugeot han sabido combinar ese estilo muy dinámico por su techo, con un aspecto de todocamino en su parte inferior. O dicho de otra forma un poco más clara, es un coche alto por abajo, con una buena distancia al suelo, pero al mismo tiempo es bajo por arriba.

Detalles SUV

Por un lado sus pasos de rueda protegidos con material plástico, de color negro, pero sobre todo los más de 18 cm de altura libre al suelo, que le posicionan, en ese sentido, como un buen todocamino. Eso sí, más allá de su altura no ofrece un uso muy campero, por la ausencia de tracción 4x4 y porque su filosofía de producto tampoco enfocada en ese sentido.

El nuevo 408 tiene proporciones diferentes, es más alto de lo normal por abajo, pero es más bajo por su parte superior.

Es una combinación extraña que, a mí por lo menos, me parece ideal. Sobre todo porque el concepto de vehículo todocamino, con esa mayor altura libre al suelo, no es solo un detalle visual, querer demostrar a los vecinos un estilo de vida más aventurero. La razón fundamental por la que este concepto de coche está triunfando es porque también facilita mucho la vida de sus usuarios. No es lo mismo entrar y salir varias veces de un coche muy bajito, y deportivo, que hacerlo de uno de tipo SUV, más alto, donde se accede mucho mejor a su interior. Y lo mismo ocurre con la posición de conducción y la visibilidad de la carretera y del entorno. Y con su maletero, generalmente muy grande.

Está claro que si buscamos un coche muy deportivo, para ir rápido por carretera, lo ideal es un coche lo más bajo posible. Pero si queremos acceder con facilidad dentro, cargar cosas en el maletero y demás, será mucho mejor un vehículo un poco más alto. Pues bien, en este sentido los técnicos de Peugeot también han logrado un gran éxito: el nuevo Peugeot 408 proporciona la estabilidad de una berlina bajita y pegada al suelo, pero con las ventajas de acceso al interior y de posición al volante algo más elevada.

Maletero

Les estoy contando muchas cosas buenas del nuevo 408, pero es que realmente me ha gustado mucho este nuevo concepto de vehículo, que añade otro detalle muy importante, un buen maletero. Nuestra unidad de pruebas, al ser la versión híbrida enchufable tenía una capacidad reducida por la batería. En cualquier caso, son 470 litros, muy razonables, que llegan a los 540 litros en la versión de gasolina.Y muy importante, su facilidad de carga.

Como en todos los Peugeot modernos, su puesto de conducción es el i-cockpit de volante pequeño.

La forma de su carrocería, con su techo en caída, al menos en teoría debería suponer una merma de espacio, pero eso tampoco es así. En realidad, los ocupantes de las plazas traseras no tendrán problemas de habitabilidad, ni de sensación de agobio. Eso sí, el único "pero" que yo le pondría a esta silueta es que los ocupantes de esas plazas posteriores deberán tener cuidado al entrar en el vehículo, porque si no golpearán con su cabeza en la parte superior de la puerta.

Hay otro aspecto importante y diferenciador en el 408. Este modelo es la primera gran apuesta firme de la marca por el coche electrificado. De hecho, este nuevo modelo ya solo está disponible con una mecánica de gasolina de acceso, de 130 caballos, y dos opciones con tecnología híbrida enchufable. Éstas cuentan, respectivamente, con 180 o 225 caballos de potencia combinada. Y lo mejor es que desde 2024 también se ofrecerá con una mecánica solo eléctrica, el que será el nuevo e-408.

Electrificación

El 408 ofrece una muy buena habitabilidad interior, sobre todo en las plazas traseras, donde el espacio para las piernas resulta realmente generoso. Se viaja muy a gusto en esas plazas posteriores porque gracias a unas suspensiones bastante firmes se consigue evitar esos movimiento de la carrocería que llegan a producir mareos. En este caso su comportamiento dinámico es muy bueno y se mueve muy plano en todo tipo de trazados.

En esta imagen se aprecia perfectamente la línea del techo en caída y su gran altura libre.

Por supuesto, incorpora el i-cockpit de Peugeot de última generación. Eso implica ese volante más pequeño, que aunque tiene algunos detractores, sobre todo porque no permite una buena visibilidad del cuadro, a mi no me ocurre, y me resulta muy agradable conducir con un Peugeot de última generación. Además, ayuda el tener una dirección bastante rápida, que requiere pequeños giros del volante para conseguir marcar la trayectoria con precisión. Y las suspensiones, como les decía antes, ofrecen un tacto duro, pero muy interesante porque sujeta bien la carrocería, incluso cuando queremos rodar más deprisa de lo normal.

El vehículo ofrece un selector de modos de conducción para poder adaptar el funcionamiento del vehículo al estilo o las necesidades del conductor en cada momento. Básicamente, se trata de dos opciones, el modo eléctrico en el que siempre que es posible, y cuando hay carga en la batería, funciona en modo solo eléctrico. En este modo puede rodar hasta 135 km/h.

El 408 tiene un buen maletero en su versión de gasolina, 540 litros que bajan hasta 470 en la variante PHEV.

El otro modo es el híbrido en el que el propio sistema optimiza el funcionamiento de ambos sistemas de propulsión, el térmico y el eléctrico, para conseguir la mejor eficiencia. Y por encima, cuando queremos ir más rápido tenemos el modo Sport, con el que siempre en función de las circunstancias se activan los dos motores juntos.

Cambio EAT8

Por lo que se refiere a su cambio, lógicamente las versiones híbridas enchufables llevan un cambio automático, el reconocido EAT8 de ocho marchas. Permite un buen funcionamiento, la entrada en acción del motor de gasolina es muy suave, y el uso en automático es el más lógico. Eso sí, este modelo tiene levas en el volante, con las que podremos gestionar en un modo casi manual. En este caso, las marchas se cambian con bastante rapidez cuando activamos la leva correspondiente. Lo curioso es que también el 408 de gasolina, con el propulsor de 130 caballos solo se ofrece con un cambio automático de ocho marchas.

Hay que hablar de autonomía, es un tema indiscutible al hablar de un PHEV. En este caso el valor de homologación es de 63 km. Eso nos asegura poder usar cada día entre 40 y 55 km, dependiendo de si es en ciudad o por carretera. Pero siempre contando con que tenemos un motor de gasolina que, en nuestro caso de la variante tope de gama, gracias a sus 180 caballos, mueve con soltura el coche cuando la batería se agota. Eso y su etiqueta "0 emisiones" suponen una gran ventaja.

El funcionamiento de su sistema híbrido permite un uso diario en modo eléctrico en muchos casos.

Si lo que buscan es un coche de tamaño medio, 4,67 metros, amplio, cómodo y eficaz y con una estética realmente llamativa, este puede ser su opción más interesante. Eso sí, solo hay una versión de gasolina de 130 caballos, algo justa si queremos hacer muchos viajes o llevar a cinco personas dentro, o las opciones híbridas enchufables que nos aportarán la etiqueta 0 emisiones, pero bastante más caras.

Ficha técnica

Peugeot 408 Hybrid 225

Motor de gasolina: 4 cilindros en línea

Potencia máxima: 180 CV

Cilindrada: 1.598 cc.

Combustible: gasolina

Motor eléctrico

Potencia 110 CV

Potencia combinada: 225 CV

Velocidad máxima: 233 km/h

Aceleración de 0 a 100 km/h, 7,8 segundos

Tracción: Delantera

Consumos homologado WLTP en ciclo combinado 1,2 litros.

Autonomía homologada: 63 km

Dimensiones (longitud/anchura/altura), 4,69 x 1,85 x 1,48 metros

Capacidad maletero: 471 litros (hasta 540 litros en el 130 CV).

Peso en vacío: 1.540 kg.

Precio: versión probada, 47.500 euros (el de 130 CV, 33.200 euros).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud