Motor

Estos son los cambios que introducirá la ITV para examinar tu coche a partir de julio

Imagen de recurso de una ITV. / AECOVA

A partir del próximo mes de julio se introducirán algunas modificaciones en el procedimiento de inspecciones técnicas de vehículos (ITV). En concreto, se vuelve a incluir el diagnóstico de aquellos componentes cuya revisión se vio comprometida como consecuencia de la pandemia provocada por la covid-19.

Estas restricciones afectaban principalmente a la comprobación del correcto estado del troquelado del bastidor y a la comprobación de la centralita electrónica del vehículo mediante el lector OBD (On Board Diagnostics), dos procesos para los que se requería el acceso al habitáculo interior del vehículo.

Troquelado del bastidor

El número de bastidor o VIN (Vehicle Identification Number) de un vehículo es una combinación única de 17 dígitos alfanuméricos que identifica los vehículos que se comercializan en Europa de forma exacta sin posibilidad de error. En la inspección técnica de vehículos mediante inspección visual del número de bastidor del vehículo se comprueba:

- Su existencia.

- Su estado (ilegible, manipulación aparente, incompleto).

- La coincidencia con el número que figura en la documentación.

Generalmente, en cada vehículo, suele ir ubicado en tres lugares: grabado en el salpicadero del vehículo y visible a través de la luna delantera, en la placa del fabricante o troquelado sobre el propio chasis del vehículo.

Centralita electrónica

El OBD es un sistema que permite la conexión con un ordenador externo a la centralita electrónica del vehículo. La finalidad de la utilización de este sistema es la de comprobar la no existencia de errores o modificaciones no autorizadas en la centralita electrónica de control del vehículo.

Actualmente, en la inspección técnica de vehículos, mediante este sistema, se comprueba el sistema de emisiones de los vehículos con niveles EURO 5 (únicamente categorías M1 y N1), EURO 6 y EURO VI.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud