Motor

Toyota lanza su primer SUV eléctrico puro, el bZ4X

  • Versiones de tracción delantera o total, de 204 o 218 CV, con batería de 71,4 kW/h
  • Disponible, vía renting, a partir de otoño
  • Garantía en componentes eléctricos de alto voltaje de 10 años o un millón de km

Toyota, con más de 25 años de experiencia en electrificación de vehículos, apuesta ahora por la tecnología 100% eléctrica con el nuevo SUV bZ4X, un proyecto desarrollado junto a Subaru, con el que pretende democratizar los modelos eléctricos y convertirse en el líder del mercado.

Ha tardado un poco en llegar, pero lo ha hecho en el momento que ha considerado que el mercado comenzaba a estar maduro para incluir una tecnología nueva. Es cierto que la marca lleva más de 25 años trabajando en la hibridación eléctrica de sus modelos, si bien no ha sido hasta los últimos 10 cuando ha apostado por los híbridos enchufables (Prius + y Prius berlina o Rav 4), la pila de combustible con hidrógeno (Mirai) y ahora con el eléctrico puro bZ4X.

El nuevo modelo tiene unas dimensiones superiores a las de un Rav4, 4,69 m de largo, 1,86 de ancho y 1,65 de alto, es decir, mide 95 mm más de largo y tiene una distancia entre ejes 160 mm mayor, lo que le confiere unas cotas de habitabilidad sobresalientes, especialmente en las plazas posteriores y un maletero de 452 litros VDA, ligeramente inferior al de un Rav4.

Proyecto conjunto

Comparte multitud de órganos con el Lexus RZ 450e y el Subaru Solterra, todos basados en la plataforma e-TNGA de alta rigidez, ya que la estructura de la batería se integra en el propio chasis del bastidor. La parte dedicada a la tracción ha sido específicamente desarrollada por Subaru, mientras que Toyota ha dedicado su experiencia para trabajar en los componentes eléctricos.

Tratándose de un modelo eléctrico, destaca su capacidad para circular fuera de carretera, pues anuncia una altura libre al suelo de 210 mm, llamativos ángulos de entrada y salida y una capacidad de vadeo sorprendente, de 500 mm.

La nueva plataforma permite la adaptación de uno o dos motores, uno en cada eje, de forma que se puede optar por versiones de tracción delantera o total, con potencias de 204 CV en el caso de las variantes de tracción delantera o de 218 CV si se elige la versión de tracción total, en cuyo caso equipa dos motores eléctricos de 109 CV cada uno y desarrolla un par de 330 Nm.

Gran capacidad

En todos los casos la batería está compuesta por 96 celdas de iones de litio, dispuestas en cuatro módulos, y ofrece una capacidad neta de 71,4 kWh. Se encuentra refrigerada por agua y promete una autonomía de entre 433 y 516 km en las variantes de tracción delantera (en ciclo combinado WLTP) y de 411 hasta 470 km en las versiones dotadas de tracción total.

Homologa un consumo medio de 14,6 kWh/100 km (2WD) y de 15,9 kWh/100km (4WD), de forma que la autonomía podría llegar a 466 km en la variante de tracción delantera. Promete una velocidad máxima de 160 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,9 segundos.

Una de las características más llamativas del modelo es que ofrece una garantía de 10 años o de un millón de km en todos los componentes de alto voltaje, es decir, motor, convertidor, inversor o batería, si se recurre al sistema "Toyota Relax", que consiste simplemente en pasar las revisiones oficiales, algo inédito en el sector.

Cuenta con tres modos de funcionamiento, Eco, Normal y Power, que modifican los parámetros de entrega de potencia y sistema de tracción X-Mode AWD, que permite regular la distribución de fuerza entre los ejes, enviando el par necesario para mejorar la adherencia cuando se circula por terrenos complicados, como arena, nieve o barro. Además, ofrece sistema Grip Control para estabilizar la velocidad en descensos pronunciados.

Aunque no dispone de sistema de levas en el volante para activar la frenada regenerativa, sí cuenta con un modo e-Pedal, que aumenta la capacidad de retención y regeneración para facilitar la conducción sin necesidad de actuar sobre el pedal del freno en la mayoría de las situaciones.

El sistema de carga permite alimentar externamente la batería en corriente alterna a un máximo de 11 kW en corriente trifásica, mientras que para cargas rápidas en corriente continua la potencia máxima que puede absorber es de 150 kW, lo que facilita recargar del 0 al 80 por ciento en unos 30 minutos.

Bomba de calor

Para mejorar la eficiencia energética ha sido equipado con un sistema de climatización mediante bomba de calor de 7 kW y resistencias PTC, capaces de actuar a -20ºC y calentar el habitáculo hasta 30ºC. Además, puede actuar cuando está conectado a la red para no consumir energía de la propia batería del coche.

Otras particularidades que llegarán al modelo a partir del próximo año serán la incorporación de un techo solar fotovoltaico de 225 W, que en parado se ocupa de alimentar la batería de alto voltaje y elementos auxiliares y en marcha alimenta el circuito de 12 voltios. Gracias a este elemento, en las mejores condiciones podría circular hasta 10 km diarios con esta energía procedente del sol, y hasta un total de 1.800 km anuales.

También será novedad, a partir de 2023, el sistema de dirección One Motion Grip, un sistema de dirección por cable eléctrico (sin conexión mecánica), que modifica el giro de las ruedas en función de la velocidad y cuenta con un volante tipo avión.

Mucho espacio para todos

El habitáculo es amplio y se encuentra muy despejado, pues el diseño de todos los elementos se ha enfocado en procurar un ambiente relajado. El puesto de conducción cuenta con la instrumentación principal flotante situada en la parte superior, una consola central con pantalla de 12,3 pulgadas adicional en la que se sitúan los principales mandos de control y un cargador inalámbrico para smartphones con tapa basculante. Llama la atención que no disponga de guantera en el salpicadero –los responsables de diseño lo justifican para proporcionar mayor espacio al acompañante- aunque sí incluye diversos huecos repartidos por el habitáculo para depositar objetos, especialmente amplios los situados en la consola central.

Los respaldos de los asientos posteriores cuentan con sistema de inclinación en dos posiciones y un maletero de 421 litros más un hueco inferior de 31 litros, lo que totaliza 452 litros de capacidad. Además, ofrece un hueco específico para alojar los cables de carga, tanto el cable tipo 2, Mennekes-Mennekes trifásico a 32 amperios, como el cargador doméstico regulable a 6, 8, 10 o 16A, con enchufe Schuko convencional.

Ayudas y seguridad

Como en el resto de modelos de la marca, los dispositivos orientados a mejorar la seguridad y las ayudas a la conducción son una prioridad. Cuenta con el sistema Toyota Assist de tercera generación, con cámara de detección de mayor resolución, control de crucero dinámico, alerta de salida de carril, sistema de frenada de emergencia, dispositivo de reconocimiento de señales, sensor de detección de tráfico trasero y lateral, etc.

Está disponible en dos niveles de terminación, Advance, con llanta de 18 pulgadas y Style Plus, con llanta de 20" y mayor nivel de equipamiento, tanto en las versiones de tracción delantera como en las de tracción total, en seis colores monotono y cinco bitono (siempre en combinación de techo negro).

En cuanto al sistema de financiación, de momento sólo disponible mediante renting (la marca no quiere ponerlo a la venta inicialmente, pues pretende vender 100 unidades mensuales en 2023, 150 en 2024 y 200 unidades en 2025). Anuncia una oferta mediante Kinto One, a partir de una entrada de 9.616 euros y una cuota mensual de 495 euros más IVA durante 48 meses y 40.000 km, sin tener en cuenta el Plan Moves III. No obstante, no se descartan otras fórmulas de financiación o venta más adelante.

Agrado de conducción

Durante la toma de contacto realizada por las inmediaciones de Copenhague (Dinamarca), tuvimos la oportunidad de probar solo la versión de tracción total de 218 CV Style Plus, básicamente por trazados urbanos e interurbanos. Nos llamó especialmente la atención el bajo nivel de consumo eléctrico, inferior a 20 kWh/100 km de media, la suavidad de funcionamiento e incluso la rigidez del bastidor, pues además del recorrido por carretera, tuvimos la oportunidad de someterlo a diversos ejercicios de vadeo y cruce de puentes para probar la capacidad de tracción. En ningún momento se apreciaron ruidos procedentes de la torsión, ni vibraciones o ruidos parásitos durante todo el recorrido.

Las suspensiones, por su parte, cumplen correctamente con su cometido y no resultan incómodas a pesar de ser bastante firmes. Sencillo de uso y muy refinado, promete unas cifras de prestaciones satisfactorias, con una aceleración de 0 a 100 km/h de 6,9 segundos en la versión de tracción total y una velocidad máxima de 160 km/h, común en las dos versiones.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.