Motor

Ford E-Transit: el vehículo comercial 100% eléctrico con gran capacidad de carga

  • Gran equipamiento de serie, nuevas funciones conectadas y múltiples sistemas de ayuda a la conducción
  • A la venta desde 70.170 euros, disponible en tres carrocerías y autonomía de hasta 317 km
  • La gama de comerciales contará con cinco modelos eléctricos en 2024

Ya está disponible la nueva edición eléctrica de la Ford Transit, ahora alimentada por batería de 68 kWh y motor eléctrico de 135 o 198 kW de potencia, que no pierde volumen o capacidad de carga respecto a las variantes de combustión.

El nuevo vehículo comercial E-Transit encabeza el lanzamiento en Europa del programa Ford Pro, el nuevo negocio de ventas y servicios de Ford, centrado en mejorar la productividad de los clientes de vehículos comerciales. Para ello, han partido de una nueva versión, completamente eléctrica, dotada de las últimas novedades en materia de conectividad y ayudas a la conducción.

Además de los significativos ahorros de combustible, Ford Pro estima que el coste de mantenimiento y reparación será un 40 por ciento inferior al de los modelos equivalentes con motor diésel -y según los datos de Ford Pro, la E-Transit tiene los costes más bajos de este tipo tanto en el Reino Unido como en Alemania frente a sus competidores directos.

Ford E-Transit

Ford Pro ofrece un intervalo de servicio de un año sin límite de kilometraje y una garantía de ocho años o 160.000 km para todos los componentes eléctricos de alto voltaje, que incluye cobertura por degradación excesiva, así como un paquete de asistencia en carretera para eléctricos durante un año de duración que incluye carga de rescate. Actualmente la red paneuropea cuenta con 1.500 concesionarios certificados para vehículos eléctricos en toda Europa, y más de 4.500 talleres autorizados.

Ford E-Transit

Capacidad de carga

La nueva E-Transit cuenta con una batería de 75 kWh de capacidad neta (68 kWh útiles), la misma que emplea el Mustang Mach-e en su versión pequeña, lo que le permite homologar una autonomía de hasta 317 km en ciclo WLTP. El motor que incorpora, con 430 Nm de par, se ofrece en dos niveles de potencia, 135 kW o 198 kW, dependiendo de la carrocería elegida, capaz de impulsar las ruedas posteriores. La limitación de velocidad está preparada a 130 km/h, con lo que la autonomía en este caso se reduce a 256 km. No obstante, el gestor de la flota puede reducir la velocidad máxima a voluntad.

No dispone de sistema "one pedal", pero sí tres modos de conducción: Normal, Eco y Slippery (suelo resbaladizo), que modifica la potencia disponible, la climatización o el control del par para mejorar el rendimiento de la batería. Además, ofrece un modo "Low Gear Mode", capaz de proporcionar mayor retención del motor y capacidad de regeneración.

Ford E-Transit

En cuanto al sistema de recarga eléctrica, puede hacerse en la parte frontal del vehículo a través de una toma Menekkes o CCS a 11 kW mediante corriente alterna o hasta 115 kW si se conecta a un cargador rápido en continua de 115 kW, en cuyo caso podría cargar del 15 al 80% de la batería en solo 34 minutos. Incluye de serie un cable Menekkes-Menekkes trifásico de 32 amperios de ocho metros de longitud y Ford ofrece a los clientes un cargador de hasta 22 kW por 700 euros, IVA incluido (sin instalación).

La carga útil permite transportar hasta 2.000 kg, y el volumen de carga varía entre 9,5 y 15,1 metros cúbicos, dependiendo del tipo de carrocería. En total, la gama contempla 25 variantes de carrocería, entre furgón, doble cabina y chasis-cabina con múltiples longitudes y dos posibles alturas de techo. Anuncia una capacidad de remolque de 750 kg en modalidad N1.

La E-Transit también ofrece en opción la función ProPower Onboard, que proporciona hasta 2,3 kW (10 A) en tres tomas de corriente Schuko, una en la cabina y dos en la zona de carga, lo que permite alimentar dispositivos de trabajo como herramientas, ordenadores, lámparas, etc. mientras se trabaja.

Disponible en terminación Trend, incorpora el sistema de comunicaciones e información SYNC 4, ofreciendo el doble de potencia de cálculo que el anterior SYNC 3 controlado a través de una pantalla táctil de 12 pulgadas. También permite la conexión a Apple CarPlay y Android Auto sin necesidad de conectar cables.

Añade algunas funciones que mejoran la utilización, como el sistema de navegación conectada, que permite planificar la ruta más eficiente y aconsejar sobre los puntos de carga recomendables, la situación del tráfico y la disponibilidad de aparcamiento.

También está disponible el control de voz mejorado -integrado con Amazon Alexa- para recibir información sin apartar los ojos de la carretera, así como un módem FordPass Connect de serie que permite conectividad activa con el ecosistema Ford Pro y las actualizaciones de software Ford Power-Up.

Los clientes también se benefician de una suscripción de por vida a FordPass Pro o Ford Pro Telematics Essentials y del acceso a la red de carga Blue Oval y Ford Pro E-Telematics durante un año. A partir de ese momento, el coste mensual de cada uno de los servicios asociados tiene un coste de 3 euros mensuales.

Ford E-Transit

Ayudas a la conducción

Incluye sistemas inteligentes de asistencia al conductor y de seguridad, como asistente de precolisión con detección de peatones, control de crucero adaptativo inteligente con reconocimiento de señales de tráfico, el sistema de detección de obstáculos en ángulo muerto, alerta, mantenimiento y ayuda de cambio de carril, o asistente de cruce.

Destaca el asistente de frenado en marcha atrás, que utiliza una cámara y sensores para detectar peatones, ciclistas y obstáculos estáticos al dar marcha atrás y puede emitir una advertencia antes de detener automáticamente el vehículo si el conductor no reacciona. También ofrece una nueva cámara de 360 grados, que facilita la visión de los alrededores de la E-Transit en la pantalla para ayudar a evitar obstáculos al maniobrar en espacios reducidos.

Como un turismo

El interior del furgón ha sido diseñado para poder pasar un gran número de horas a bordo con la máxima comodidad. Cuenta con multitud de huecos dispuestos por toda la cabina, asientos cómodos y ergonómicos (el del conductor puede contar con reglajes eléctricos), así como con una pantalla multifunción muy práctica, de 12 cm, desde la que se manejan, de forma sencilla e intuitiva, los mandos de la climatización, el equipo de sonido, la navegación o los ajustes de la conducción, mientras que el selector de marchas circular, con modo L, es similar al que emplean los modelos eléctricos o híbridos enchufables de la marca.

Durante la toma de contacto realizada con la E-Transit tuvimos la oportunidad de conducir por todo tipo de trazados con diferente orografía. Si bien es cierto que las dimensiones impresionan un poco, la facilidad que ofrece para conducir es sorprendente. Dispone de sistema de suspensión independiente delantera y trasera, potente sistema de frenada con regeneración de energía.

El uso en general es muy agradable, pues no se produce un elevado nivel de ruido o vibraciones, la aceleración es muy lineal y la respuesta del motor es inmediata y contundente.

La situación de las baterías, bajo el piso de la carrocería, le confiere un bajo centro de gravedad y una estabilidad sobresaliente, sin restar nada de capacidad o volumen de carga. Aunque se trata de un vehículo de grandes dimensiones y poca aerodinámica, lo cierto es que circulando descargado a cruceros legales, la cifra de consumo se centra en el entorno de los 22-23 kWh/100 km, que no está nada mal, lo que permitiría rondar el umbral de los 300 km con una sola carga de la batería. Según anuncia Ford, la media de los clientes europeos de este tipo de vehículos está en 111 km diarios, lo que no plantearía ningún tipo de problema en materia de autonomía para su uso.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.