Motor

Centro Zaragoza se une a Renault en el PERTE para el Vehículo Eléctrico y Conectado

Centro Zaragoza se suma al PERTE para convertir a España en líder de la movilidad sostenible.
Zaragoza

El instituto de investigación se suma a este Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE) de la mano de Renault España, compañía que lidera la creación de un ecosistema industrial centrado en la fabricación de coches eléctricos y conectados.

Este proyecto aglutina 31 iniciativas relacionadas con la descarbonización, conectividad y la movilidad como servicios. Con estos objetivos, medio centenar de socios que conforma la agrupación de empresas lideradas por Renault han presentado el proyecto tractor a la convocatoria de PERTE, según explican desde Centro Zaragoza en una nota de prensa.

Las empresas cubren todos los ámbitos del futuro ecosistema industrial, compañías tecnológicas, de energías limpias, economía circular, servicios, fabricación de vehículos, componentes y baterías.

Además, el proyecto liderado por Renault España también incluye universidades y centros tecnológicos, fomentando la colaboración público-privada. En este grupo, se engloba Centro Zaragoza, instituto que participa en diversas actividades relacionadas con el diseño sostenible de vehículos eléctricos y conectados y que tiene experiencia en investigación y desarrollo de productos y servicios innovadores.

Este proyecto liderado por Renault España S.A. -cuenta en el país con cinco fábricas, 600 puntos de red y 25.000 empleados-, va a suponer la preparación para el futuro tanto de las plantas españolas como de todo su ecosistema industrial y de conocimiento. Asimismo, su puesta en marcha permitirá cubrir la transformación integral de la cadena de valor.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.