Motor

Mercedes EQE, la forma sostenible de entender la berlina de lujo

  • En principio dos variantes mecánicas, 350+ de 292 CV y el 43 AMG con tracción 4x4 y 476 CV.
  • El "básico" incluye el salpicadero del Clase S y el AMG el hyperscreen del estrenado en el EQS.
  • Más adelante llegarán nuevas versiones de acceso y una variante AMG con hasta 687 caballos.
Estética redondeada en línea con el EQS, el estandarte de la nueva movilidad eléctrica de Mercedes.

Mercedes continúa con su estrategia de electrificar su gama y lo hace lanzando un modelo muy importante como es el EQE, la versión cero emisiones de su berlina media con una estética diferente a la del Clase E y cargado de tecnología. Hemos conducido la variante 350+ durante más de 300 kilómetros.

El EQE es un vehículo completamente nuevo, desarrollado a partir de una nueva plataforma exclusiva para coches eléctricos que le permite recorrer hasta 600 km en un entorno urbano sin necesidad de recarga. Se trata de una berlina del segmento premium y mecánica eléctrica que representa la evolución hacia la ecomovilidad.

Un vehículo con la tecnología más avanzada con el que Mercedes busca seguir siendo referente del automóvil de lujo también en esta nueva movilidad cero emisiones. Una movilidad que no renuncia, por ello, a confort de marcha, a lujo y seguridad, pero desde un nuevo enfoque más sostenible.

En realidad es un vehículo similar en tamaño al Clase E actual, pero que gracias a su configuración 100% eléctrica y al posicionamiento de sus baterías en el suelo del vehículo, bajo el habitáculo, ofrece un interior realmente amplio. Su habitáculo ofrece mucho espacio, sobre todo en las plazas traseras, realmente generosas, que en el caso del Clase E.

Este es el interior impresionante del nuevo EQE AMG, con el hyperscreen estrenado en el EQS.

Hemos conducido durante más de 300 km por carreteras y autopistas portuguesas con el nuevo modelo y el resultado es excelente. Un vehículo muy silencioso y confortable, que se conduce con una gran suavidad y con una conducción muy sencilla. Pero en el que no se renuncia a ninguna de las premisas del Clase E convencional.

Sencillez de conducción

Sin duda una de las componentes que marcan ese nuevo lujo que supone la movilidad eléctrica sin emisiones es la sencillez de la conducción. Tan solo una palanca para indicar al vehículo si queremos ir hacia delante o hacia atrás. Y unas levas en el volante para poder fijar así uno de los tres niveles de retención, sin ella, normal o intensa. Y no tiene más. El resto solo es acelerar o frenar.

El EQE se mueve con una gran agilidad y acelera mucho cuando se pisa con fuerza el acelerador. Es un vehículo de propulsión en las ruedas traseras y la potencia de su motor eléctrico es de 292 CV. Con ello, acelera muy rápido y su velocidad máxima alcanza los 210 km/h. Puede parecer una potencia algo limitada, porque el coche pesa mucho, 2500 kg, pero es que la capacidad de aceleración de su motor eléctrico, con una entrega inmediata de par, hace que se mueva con mucha soltura. Y que tenga una capacidad de aceleración realmente buena.

El conductor se encuentra con tres modos de conducción posibles, un modo "eco" para reducir al máximo el consumo y mejorar con ello su autonomía. En este caso, al pisar el acelerador la respuesta es más suave, tarda más tiempo en acelerar, pero ofrece un comportamiento muy razonable. Por encima encontramos el modo normal, el que habitualmente utilizaría un usuario medio. Y para cuando queremos buscar más rapidez, acelerar con más fuerza, siempre está el modo Sport.

Mercedes cambia el concepto del lujo para la movilidad con el nuevo EQE.

La conducción es muy agradable, porque siempre hay par disponible al pisar el acelerador y eso siempre se agradece para circular con seguridad por una carretera. El vehículo incorpora levas en el volante para la gestión de la retención. Este es un tema importante, porque hace la conducción más sencilla y agradable y porque, además, permite aumentar la autonomía.

Tiene tres opciones, la primera de ellas sin retención. En este caso el vehículo circula a vela, no tiene ninguna retención y circula con mucha suavidad. Eso sí, no produce energía cuando levantamos el pie del acelerador. Hay una posición intermedia, "retención normal" en la que la retención es parecida a la que produce un coche normal con los rozamientos de su motor y la retención propia del motor térmico.

Niveles de retención

La tercera opción, la de retención intensa, es la más radical. Es ideal cuando queremos una frenada de cierta importancia y permite una utilización de tipo "one pedal" que salvo algún caso extremo no necesita del uso del pedal del freno. En este caso hay que ir muy pendiente porque el coche se nos quedará parado enseguida.

El coche ofrece un muy buen aplomo en carretera, consecuencia de su gran peso de baterías en el piso del habitáculo. Esto hace que su centro de gravedad esté bastante bajo, lo que reduce balanceos e inercias de su carrocería. Pero el reglaje de las suspensiones diría que es un poco blando, salvo que optemos por la conducción en modo sport. Es un coche que, por encima de todo, busca el confort máximo de sus ocupantes.

El nuevo EQE incorpora las tecnologías más avanzada,s como la realidad aumentada.

Para los que quieren un vehículo aún más exclusivo, la marca de la estrella ofrece una versión 43 AMG de altas prestaciones. En este caso, incorpora un segundo motor que aporta tracción en las ruedas delanteras. Gracias a este segundo motor, tiene tracción a las 4 ruedas y una potencia combinada de 476 caballos.

De momento es el tope de gama del EQE, pero de cara a 2023 llegará una versión por encima, el 53 AMG. En este caso hablamos de una potencia que aumenta hasta los 687 CV. O lo que es lo mismo, solo requiere 3,3 segundos para pasar de 0 a 100 km/h. ¿Quien dijo que esta nueva concepción del lujo, basada en la sostenibilidad, supusiera renunciar a las prestaciones más deportivas?

Además de más potencia y rapidez, esta versión 43 AMG aporta un interior muy superior gracias a un conjunto de pantallas en el salpicadero que hacen que toda la parte delantera del habitáculo sea una gran pantalla. Este interior tan tecnológico, denominado hyperscreen, solo está disponible en la versión tope de gama 43 AMG y destaca por ofrecer mucha información para el conductor.

Para que quede claro, el EQE 350+ incorpora el salpicadero del Mercedes Clase S, con dos grande pantallas y un gran "head up display", mientras que las variantes AMG cuentan con el hyperscreen, la superpantalla que llega de un lado al otro del vehículo y hasta el momento era exclusiva del EQS,

Interior tecnológico

El nuevo EQE también proporciona muchas opciones para los otros ocupantes del vehículo que podrán pedir muchas cosas al vehículo mediante el MBUX. Este sistema operativo permite preguntar al coche, buscar ubicaciones, puntos de interés o información del tráfico en tiempo real. Y gestionar la climatización, el equipo de radio o la navegación solo con la voz. Y también se puede, en esta gran pantalla ver una película o una serie de televisión.

Otro aspecto realmente importante es que incluso en la versión básica, también con dos grandes pantallas, cuenta con realidad aumentada. Al llegar a un cruce, el propio vehículo nos muestra con flechas sobre la imagen delantera de nuestro vehículo en tiempo real, por dónde hay que circular para llegar al destino. Con este coche es muy difícil perderse y ese es un valor añadido a ese nuevo lujo.

Como también lo es su "head up display", la proyección de los datos más importantes de la conducción, velocidad, señales de la carretera o indicaciones del navegador, todas ellas proyectadas sobre el parabrisas en el campo visual del conductor. Es un coche en el que la tecnología es otro valor añadido.

El nuevo EQE, como todos sus hermanos de la familia EQ de Mercedes, representan la alternativa del lujo moderno basada en la sostenibilidad. El modelo ya está a la venta en España por un precio que parte de 73.000 euros, o 105.000 euros si hablamos del más exclusivo y deportivo, el firmado por AMG.

Y para los que buscan algo parecido pero un poco más alto, con más versatilidad de uso y un espacio interior más amplio, antes de final de año llegará una variante nueva, el EQE SUV. Es una apuesta total de Mercedes por el coche eléctrico de baterías, como la movilidad de lujo que llega.

comentarios2WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin

Comentarios 2

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

yomismo
A Favor
En Contra

Leyendo el artículo pareciera que el coche no solo no contamina, sino que mejora el medio ambiente. Se supone que las dos toneladas de material, y el proceso de fabricación son también neutros, y no emiten nada, cero patatero. La recarga de la batería tampoco contamina, toda la electricidad es de energías ecológicas (los molinos de viento y los paneles solares, tampoco contaminan, se fabrican de aire puro).

Cuando se dice que es de cero emisiones, se debería aclarar que del tubo de escape no salen gases, entre otras cosas porque no tiene escape.

Cuando se analizan los coches eléctricos habría que hacer una comparativa con un coche de combustión, y ver cuanto menos contamina. Lo que no se puede es hacer afirmaciones falsas, como que el coche no contamina nada.

O se puede decir que el coche eléctrico contamina menos acusticamente, o que no emite humos en las ciudades (donde más perjudican a la salud).

Puntuación 11
#1
ANALISTA DE HECES
A Favor
En Contra

DONDE ESTÉ UN CAMARO DE GASOLINA SÚPER

QUE SE QUITEN ESTAS MIE RDAS

Puntuación 0
#2