Motor

El Opel Astra renace de sus cenizas a lo grande con versiones híbridas enchufables

  • En sus nuevas versiones enchufables, el renacido Astra llega a los 60 kilómetros de autonomía eléctrica
xxx

No es que se hubiera quemado por completo, pero el Opel Astra, otro de los grandes modelos veteranos de las últimas décadas, necesitaba con urgencia una 'vuelta de tuerca' para afrontar las próximas. Y vaya si la ha dado, tanto en diseño como en tecnología y motorizaciones, dando paso, como es lógico, a la electrificación en su gama.

Ese morro tintado en negro y con los grupos ópticos diminutos.

Opel es sin duda una de las marcas que más está evolucionando en los últimos años. "Y más le valía", pueden decir algunos, pues la firma alemana ha vivido una absorción y una fusión bastante importantes, como fue primero su entrada en el Grupo PSA desde General Motors; y después con la reciente fusión de dicho Grupo PSA con el Grupo FCA (Fiat, Jeep). Todo este 'mogollón' sin duda se ve reflejado en la evolución de su gama, que por un lado ha ido añadiendo o mejorando los modelos más recientes (Grandland, Crossland) o haciendo 'renacer' completamente a otros modelos que estaban de capa caída (Mokka o, ahora, Astra). Y todo ello, girando alrededor de su modelo fetiche, el Corsa.

Hace algunos meses asistimos al renacimiento del Mokka, con un lenguaje de diseño radicalmente diferentes y una renovación de motores que llevaron al modelo a incorporar incluso una versión eléctrica. En el caso del Astra, la electrificación se 'apea', de momento, en la parada del híbrido enchufable, pero también ha recibido un rediseño radical, que le integra a la perfección a esa nueva filosofía de diseño de la marca alemana de Stellantis. Un estilo 'neorretro' o 'neovintage' que, de momento, tan buenos resultados está dando en otros modelos.

Todo un compacto

¿Y qué tenemos en el nuevo Astra? Nada menos... ¡que un compacto! Vivimos en plena dictadura del SUV, del todocamino, del crossover, no es ya un segmento que esté de moda, o que se vaya a quedar, es que llega un momento en que parece que los coches de toda la vida van a desaparecer en cualquier momento. Por eso, subirse en un coche de siempre, con sus cinco puertas (llegarán versiones familiares y Sports Tourer) es toda una gozada, un viaje al pasado hecho presente. Una sensación de que, lo que es bueno, jamás pasará de moda, por muchas otras modas que lleguen.

¿Qué destaca especialmente del diseño? Como ya hemos visto en los rediseños del Mokka, Grandland y Crossland, el morro se lleva todas las miradas por su forma, su 'negritud' y su audacia. Frontal negro con grupos ópticos muy pequeños y delgados. Y más allá del morro, la firma trasera del modelo bien visible, y el bicolor en todo su poderío. Por fin las marcas, incluso las más conservadoras, se van dando cuenta de que la sociedad, especialmente los jóvenes, que tanta importancia dan a la imagen (sobre todo en Instagram), demandan coches vistosos, de colores variados, vivos y dobles en un mismo modelo.

La firma trasera y el bicolor, claves del diseño del nuevo Astra, junto al morro.

Y seguimos con el compacto. Dimensiones clásicas del segmento, con 4,37 metros de longitud, batalla alargada 13 milímetros, hasta los 2,67 m, 1,47 m de altura y un maletero de 422 litros. 

El interior del Astra, también totalmente remozado.

Se lleva lo digital

No es que se lleve, es que los botones mueren poco a poco. Lo que antes veíamos solo en modelos premium, como es la instrumentación casi exclusivamente digital, ya está disponible en nuevos modelos o versiones de segmento 'más del pueblo'. Por ello, el Astra ofrece dos pantallas panorámicas horizontales orientadas al conductor, algo que estamos viendo en casi todos los nuevos modelos y generaciones. 

Y lo mismo que decimos en el párrafo anterior se aplica a la tecnología, tanto de ayudas a la conducción como de 'chorraditas' del infoentretenimiento, que muchos pensarán que son superfluas en un coche, pero que para otros son un elemento fundamental a la hora de adquirir un vehículo. Hablamos, por ejemplo, del 'head-up display', cada día más presente en casi todos los modelos, la cámara Intelli-Vision de 360 grados o el Intelli-Drive 2.0, para hacernos creer que llevamos una máquina muy superior a la que supuestamente es un Astra.

Gasolina, diésel e híbrido enchufable

Mal lo lleva una nueva generación, o un nuevo modelo de coche, que no ofrezca el mayor número posible de propulsiones. Así, el nuevo Opel Astra tiene en su menú un motor de gasolina 1.2 Turbo (110 y 130 CV), un diésel 1.5D (130 CV), y dos híbridos enchufables: un Hybrid 180 (1.6 junto a un motor eléctrico de 180 CV) y un Hybrid 225 (1.6 con dos motores eléctricos que juntos dan 225 CV). Todo ello asociado con tracción siempre delantera, con posibilidad de elegir entre una transmisión manual de seis velocidades y una automática de ocho.

Suavidad y eficacia

Y tras la teoría llega la práctica. Hemos tenido ocasión de probar las diferentes versiones del nuevo Astra en la presentación internacional, en la zona de Cascais (Portugal), y todas ellas nos han parecido realmente interesantes. Y sobre todo las versiones enchufables, que alcanzan los 60 kilómetros de autonomía, y que permiten al modelo una 'bipolaridad' muy latente entre su marcha a combustión o a kilovatios/hora. 

De esta forma, disfrutamos con total placer de una de las funciones que ya están presentes en casi todos los modelos electrificados, la frenada regenerativa, que nos permite competir contra nosotros mismo a la hora de alcanzar la máxima eficacia en temas de consumo. Y por lo general, el conducir, por una vez, un coche 'bajo', no un SUV alto, volvemos a disfrutar de la suavidad y confortabilidad de un coche que se pega a la perfección a todo tipo de asfalto (recto y rápido o lento y revirado).

El nuevo Opel Astra ya está disponible en los concesionarios, y cuenta con una horquilla de precios que van de los 22.700 hasta los 38.700 euros.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin