Motor

Nuevos Ford S-Max y Galaxy Hybrid, gran capacidad y bajo consumo

  • Dos de los pocos monovolúmenes que quedan en el mercado, disponibles a partir de 39.000 euros con promoción
Ford S-Maqx y Galaxy, monovolúmenes que siguen de plena moda.

Con siete plazas y una autonomía superior a los 1.100 km, las nuevas versiones híbridas, basadas en la mecánica conocida del Kuga, convierten a los Ford S-Max y Galaxy en los vehículos ideales para viajar cómodamente sin restricciones.

Ya están disponibles en la red de concesionarios las nuevas versiones híbridas del Ford S-Max y Galaxy, que se fabrican en la planta valenciana de Almussafes. Se trata de un segmento muy particular del mercado, que ha ido perdiendo fuerza durante los últimos años con el auge de los SUV, pero no por ello dejan de ser menos interesantes. Es más, su amplio habitáculo, su capacidad de carga y la suavidad de rodadura que proporcionan resultan especialmente prácticos a la hora de realizar largos desplazamientos. En este caso, se trata de las únicas versiones monovolumen de siete plazas del mercado dotadas de mecánica híbrida autorrecargable.

Combinan un sistema de propulsión formado por un motor eléctrico de 120 CV y otro de gasolina 2.5 Duratec de 165 CV, capaces de proporcionar una potencia conjunta de 190 CV y de reducir las emisiones de CO2 en más de un 10 por ciento (WLTP) en comparación con el motor diésel, que, en breve, desparecerá de las gamas S-Max y Galaxy.

Dos mejor que uno

Cuentan un motor de gasolina de ciclo Atkinson y un motor eléctrico, asociados a una batería de iones de litio de 1,1 kWh refrigerada por agua, a través de una caja de cambios automática. El sistema es capaz de funcionar sólo con el motor eléctrico (durante un corto periodo, de aproximadamente dos kilómetros), sólo con el de gasolina o bien mediante la suma de los dos. Así, gracias al apoyo de la energía eléctrica, el conjunto es capaz de homologar una cifra de consumo de 6,4 l/100 km.

La batería se carga de forma automática gracias a la acción del motor de gasolina y a la función de carga regenerativa en deceleraciones o frenadas. El sistema es capaz de aprovechar hasta el 90 por ciento de la energía que normalmente se pierde en frenadas, y se emplea para recargar la batería. Esta energía se envía al motor eléctrico, que puede mover las ruedas delanteras por sí solo para iniciar el movimiento.

El paquete de baterías situado en la parte posterior, bajo el piso, permite un importante ahorro de espacio y no resta capacidad al maletero, indistintamente de la configuración elegida. Todas las plazas son independientes, de forma que pueden abatirse o desplazarse individualmente en función de las necesidades de cada momento, y permiten la instalación de sillas infantiles Isofix en la segunda fila. Admite cargas de hasta casi 1 metro de altura y más de 1 metro de anchura en el maletero. Incluso con los siete asientos en posición vertical, ofrece una capacidad de 285 litros de espacio para el equipaje, de 1.035 con cinco, y puede llegar hasta 2.200 litros si se abaten las dos filas de asientos.

La potencia combinada que entregan los dos motores -190 CV- facilita unas prestaciones brillantes, con una velocidad máxima de 185 km/h y una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,8 segundos. Para mejorar las prestaciones del motor en situaciones de mucha carga o pendientes pronunciadas, cuenta con una función "L" de desarrollo más corto, que favorece el movimiento, y permite una capacidad de remolque de hasta 1.750 kg.

El Ford S-Max, todo un veterano rejuvenecido.

Equipamiento completo

Aunque el S-Max ya lleva tiempo en el mercado, el equipamiento de esta versión Hybrid ha sido actualizado y cuenta con tecnología de última hornada en materia de seguridad, entretenimiento y ayudas a la conducción. Dispone de módem FordPass Connect de serie, capaz de proporcionar WiFi para hasta 10 dispositivos, y permite planificar viajes con Live Traffic para el sistema de navegación. También es capaz de facilitar funciones remotas como el desbloqueo de puertas, conocer el estado del vehículo y la localización del mismo a través de la aplicación móvil FordPass.

Las versiones superiores cuentan con asientos ajustables hasta en 18 posiciones.

Las variantes Trend y Titanium cuentan con asientos ajustables en 18 posiciones distintas y el acabado Vignale incorpora, además, asiento del conductor y del acompañante calefactable y refrigerado, ajustable en 10 posiciones y con función de masaje. Por su parte, el acabado ST-Line, de enfoque más deportivo, añade spoiler trasero y lunas oscurecidas. Para facilitar la vida a bordo, está disponible el portón trasero "manos libres", el sistema de arranque sin llave, la cámara de visión frontal o trasera, el equipo de audio de alta fidelidad. La mayoría de estas opciones se pueden agrupar en un Paquete X, opcional, que tiene un precio de 3.500 euros. Teniendo en cuenta la promoción que dispone, con el citado paquete, el precio final se queda en 39.000 euros.

El Galaxy, el rey, por tamaño, de los monovolúmenes de Ford.

Galaxy Hybrid, aún más espacio

Las principales diferencias entre los dos modelos se encuentran en la parte posterior, ya que el frontal, la anchura o la distancia entre ejes de ambos modelos es la misma. No obstante, el Galaxy es levemente más largo que el S-Max, lo que le permite una capacidad de carga con siete plazas de 300 litros, cifra que aumenta hasta los 1.300 si se utilizan cinco plazas e, incluso, hasta los 2.340 litros si solo se usan las dos plazas delanteras.

Está disponible con el mismo sistema de propulsión híbrido -formado por un motor eléctrico y otro de gasolina- de 190 CV que el S-Max Hybrid; promete un consumo de combustible de 6,4-6,5 l/100 km, unas emisiones de CO2 de 148-149 g/km WLTP, y una aceleración de 0 a 100 km/h en 10 segundos. No hay diferencias apreciables en materia dinámica entre los dos modelos. Ambos son fáciles de conducir, no se aprecia que llevamos un vehículo de 4,8 metros de longitud y 1.950 kg de peso, pues se mueve con soltura en cualquier tipo de trazado. Sorprenden gratamente las cifras de consumo que, a poco que se tenga cuidado con el acelerador, no resultan nada elevadas, siendo fácil de superar una autonomía real de más de 1.000 km con un solo depósito de gasolina.

La modularidad, uno de los platos fuertes del Galaxy.

El Galaxy, a diferencia del S-Max, está disponible únicamente en acabado Titanium, si bien ofrece algunas opciones como la tapicería de cuero, el mencionado Paquete X o el Paquete Invierno, que incluye asientos calefactables, volante calefactable y parabrisas térmico, por 400 euros. De serie incorpora llantas de aleación de 17 pulgadas, que, en opción pueden ser sustituidas por unas de 18 o 19 pulgadas de diámetro. Con el descuento que se le aplica, incluyendo el Paquete X en su dotación, el precio final se queda en 39.000 euros, un dato realmente interesante para un modelo de su categoría.

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.