Motor

Mahle anuncia el cierre de su planta de Vilanova i la Geltrú (Barcelona)

  • La decisión afecta a los 343 empleados de la fábrica
  • Asegura que las otras seis plantas que tiene en España no se verán afectadas

La multinacional alemana de la automoción Mahle ha anunciado este miércoles a los trabajadores de su planta en Vilanova i la Geltrú (Barcelona) que prevé aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) para despedir a sus 343 empleados, lo que supondría también el cierre de la fábrica.

El sindicato CCOO de Cataluña ha explicado, en un comunicado, que la decisión de la compañía se enmarca en el proceso de transformación en que está inmerso el sector de la automoción, con el reto de la electrificación por delante, y ha exigido que se haga "una transición justa". Asimismo, la compañía ha asegurado que las otras seis fábricas con las que cuenta en España no se verán afectadas por esta medida.

La central sindical ha rechazado el expediente y ha instado a Mahle a dar marcha atrás y buscar alternativas para garantizar la viabilidad de la planta, dedicada a fabricar componentes de la automoción.

Además, ha reclamado la implicación de las administraciones catalana y estatal por "el gran impacto" que tiene el anuncio del ERE en el tejido industrial de la comarca del Garraf y ha pedido inversiones para que el sector de la automoción se adapte a los cambios que tiene por delante.

La multinacional alemana anunció hace un año su intención de recortar 7.600 puestos de trabajo en todo el mundo, de los que 2.000 debían salir de Alemania y 1.700 del resto de Europa, para adaptarse a la transformación del sector y hacer frente a la caída de la demanda automovilística por la Covid-19.

Mahle, con sede en Stuttgart, emplea a 77.000 personas en 30 países, entre ellos en España, Argentina, Brasil y México.

En Cataluña, tiene fábricas en L'Espluga de Francolí (Tarragona) y Vilanova i la Geltrú (Barcelona). El resto de plantas en España se ubican en Boecillo (Valladolid), Motilla del Palancar (Cuenca), Palencia, Paterna (Valencia) y Torrejón de Ardoz (Madrid).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.