Motor

Nueva victoria de Verstappen, en México, y Hamilton que empieza a tirar la toalla

  • El de Red Bull ya aventaja al de Mercedes en 19 puntos en la lucha por el Mundial
  • Sainz, muy bien, terminó sexto, mientras Alonso terminó en los puntos, décimo
  • La próxima batalla, el domingo que viene en el Gran Premio de Brasil
Momento en el que Verstappen adelanta a Hamilton en la salida del G.P. de México.

Pueden suceder aún muchas cosas en las cuatro carreras que quedan para terminar el Mundial, pero lo que está claro es que, tras una nueva victoria, la octava, de Verstappen, en el G.P. de México, el neerlandés de Red Bull merece ser el campeón, por encima de Hamilton.

No puedes ser campeón del mundo de Fórmula 1 si te pasas más de la mitad del Mundial viendo el culo (o ni eso, si está muy lejos) de tu principal rival para el título. Esto es lo que debe pensar, recta tras recta, curva tras curva, carrera tras carrera, Lewis Hamilton respecto a Max Verstappen. Porque en el Gran Premio de México volvió a suceder lo mismo: victoria del de Red Bull, y segunda posición para el de Mercedes. Lo que, traducido a la clasificación del Mundial, vuelve a darle 19 puntos de ventaja a Verstappen. Aún no es una carrera de distancia, pero cada vez le queda menos.

Porque en México la historia se repitió. Y eso que Mercedes dio un golpe en la mesa en la clasificación, y metió a Bottas primero y a Hamilton detrás en la parrilla de salida. Un enfadado Verstappen, que se vio perjudicado por Tsunoda y su compañero de equipo, Sergio Pérez, en la última vuelta de la Q3, salía en tercera posición. Pero en México se afrontan 1,3 kilómetros de recta hasta la primera curva, y los rebufos son muy importantes. Y el rebufo a Verstappen se lo dio... Bottas, que salió peor que los jefes de Mercedes y Red Bull, y que no solo perdió la posición, sino que, como ya hemos dicho, benefició a Verstappen, que se puso líder en la primera curva. Pero es que, además, en dicha primera curva Ricciardo (McLaren) golpeó a Bottas por detrás, que hizo un trompo, se quedó mirando a contracorriente cómo le adelantaba toda la parrilla y arruinó la carrera del finlandés.

Por lo tanto, a pesar de la gran clasificación de Mercedes, la vida seguía siendo igual: Hamilton, segundo, estaba condenado nuevamente a ver cómo décima a décima, su gran rival se escapaba se escapaba... sin poder hacer nada. Carrera tras carrera, se confirma el gran hándicap del siete veces campeón del mundo cuando se enfrenta a un rival que es, al menos, tan rápido como él. En las últimas siete temporadas, tan solo su compañero Nico Rosberg en 2017 fue un rival a la altura de Hamilton. Y el británico perdió aquel Mundial. Bottas no ha sido nunca ni medio rival para el británico, y ahora, en 2021, cuando el de Mercedes se las prometía muy felices para ocupar él solito el Olimpo de la Fórmula 1 al superar con ocho títulos los siete de Michael Schumacher... se ha encontrado otro rival a su altura, y vuelve a perder (de momento).

Por tanto, la carrera fue para Verstappen como han sido la mayoría en los últimos siete años para Hamilton: un cabalgar en solitario en el que su único rival era él mismo. A mitad de carrera lo único que estaba claro es que la emoción iba a estar en la lucha... por la segunda plaza. Porque Hamilton no tuvo claro el subcampeonato en el G.P. de México hasta el último paso por meta, perseguido, acosado, asediado por Sergio 'Checo' Pérez. Porque el mexicano no solo corría en casa, ante la afición sin duda más enfervorizada de todo el Mundial, sino que además podía hacer un inmenso favor a su jefe de filas, Verstappen, si lograba sobrepasar al británico. Y aunque el manito lo intentó, acercándose mucho a Hamilton en las últimas vueltas tras una acertada táctica de cambio de neumáticos, no pudo ser.

Pero poco le puede importar a Verstappen, que puede estar bien tranquilo porque, si no ocurre nada raro (recordemos aquel incidente con Hamilton en Silverstone, que acabó con el de los Países Bajos fuera de carrera, y con el británico sancionado con unos patéticos diez segundos que no le impidieron ganar aquella carrera y restarle 25 puntos al de Red Bull), tiene el Mundial en el bolsillo. Y no solo porque se lo merece, porque está demostrando que es el mejor piloto de la parrilla, sino porque en Mercedes crece la desesperación cada Gran Premio. De hecho, en México, el equipo alemán tuvo que echar mano de Valtteri Bottas al final de la carrera para que entrase hasta dos veces a poner neumáticos blandos para hacerse con la vuelta rápida, y así poder restarle un punto a Verstappen. Patético.

Con cuatro carreras por delante (Brasil la semana que viene, Catar la siguiente, Arabia Saudí el cinco de diciembre y Abu Dabi el doce del último mes del año), Max Verstappen disfruta de 19 puntos de ventaja sobre Lewis Hamilton (312,5 por 293,5) lo que, como ya hemos dicho, no le permite relajarse un segundo, pero es una ventaja que incluso se queda corta ante los méritos de uno y otro a estas alturas del campeonato.

Sainz, bien; Alonso, constante

Respecto a los españoles, Carlos Sainz, que hizo una gran clasificación el sábado, partiendo sexto en parrilla, se vio perjudicado por el incidente de Bottas, a quien tuvo que esquivar en medio de la pista, con excursión por la hierba incluida, lo que le hizo perder una posición que, a lo largo de la carrera, logró recuperar, para terminar precisamente en sexta posición, solo una por detrás de su compañero en Ferrari, Charles Leclerc, del que ahora le separan siete puntos y medio en la clasificación (138 por 130,5) en la lucha entre monegasco y español por ser el 'campeón del Cavallino' esta temporada.

Y Fernando Alonso, tras una horrible clasificación el sábado, en el que no pasó ni a la Q2, partió de la décimo tercera posición en parrilla y, una vez más, en una carrera 'diésel', siempre constante, siempre fiable, siempre eficiente, logró terminar en los puntos décimo, con lo cual saca un punto más de diferencia a su compañero en Alpine, Esteban Ocón, al que aventaja en 14 puntos (60 por 46), en la lucha por la décima posición en el Mundial (y eso que el francés ganó, gracias a Fernando, la carrera en Hungría).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin