Bolsa, mercados y cotizaciones

Slack debuta en Wall Street con subidas del 39% y alcanzan un valor de casi 28.000 millones de dólares

Nueva York

Slack Technologies, la plataforma de mensajería para empresas, ha terminado la sesión en 38,70 dólares, tras comenzar a cotizar en la New York Stock Exchange con un primer precio por acción de 38,50 dólares, lo que representa una subida del 48,85% con respecto al rango de 26 dólares fijado previamente. Las acciones ha llegado a subir un 60%. De esta forma la compañía alcanzaba un valor de mercado de 28.000 millones de dólares. En los primeros minutos sus títulos han llegado a superar los 40 dólares.

Este unicornio es la segunda gran compañía desde Spotify que ha optado por un listado directo, es decir, no ha emitido nuevas acciones ni contado con intermediarios que compran títulos ya existentes para venderlos posteriormente al público una vez se culmine la salida a bolsa.

Esta modalidad difiere de una operación pública de venta convencional porque no cuenta con un precio base concreto y buena parte de las acciones están disponibles para su compra-venta, es decir, no existen periodos limitados de tiempo en los que no se permite a inversores privados o empleados a vender sus títulos.

La New York Stock Exchange fijo un precio aproximado por acción para Slack de 26 dólares por título. Aún así, entre el 1 de febrero y el 30 de mayo, las acciones de Slack cotizaron en el mercado privado entre un rango de 21 y 31,50 dólares, según indicó la propia compañía a la Comisión de Mercados y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés). El 18 de junio la entidad dijo que un total de 194 millones de acciones de clase A estarían disponibles para su listado directo.

Los seis accionistas más grandes de la compañía (Accel, Andreessen Horowitz, Social Capital, consejero delegado de Stewart Butterfield, Softbank y el cofundador de Slack Cal Henderson) controlan alrededor del 60% de las acciones. Aunque algunas de estas son títulos restringidos.

Slack, que comenzó a cotizar bajo el ticker "WORK", ingresó 400,5 millones de dólares y registrado una pérdida neta de 138,9 millones de dólares en su año fiscal 2019. La compañía proyecta que sus ventas alcancen un rango de entre 590 millones y 600 millones de dólares en su año fiscal en curso (2020), lo que representaría un incremento de alrededor del 50%.

En estos momentos, más de 600.000 organizaciones usan Slack, incluidos 88.000 clientes de pago. El usuario medio pasa 90 minutos al día en la plataforma y el servicio envía 1.000 millones de mensajes a la semana.

La entidad comienza a cotizar en un año en el que muchas de las salidas a bolsa de unicornios, aquellas compañías que en el mercado privado contaban con una capitalización bursátil de más de 1.000 millones de dólares, han visto como su precio en bolsa de disparaba significativamente, mostrando la demanda de los inversores.

Es el caso de Beyond Meat que desde el precio fijado para su salida a bolsa ha visto como sus títulos han subido un un 580%. Algo similar ocurre con Zoom Video (177%), CrowdStrike (125%), PagerDuty (127%), Chewy (70%), Tradeweb (56%) o Pinterest (52%). Los dos más rezagados eran sin embargo los estrenos más esperados: Uber (cuyos títulos caen un 3% desde los 45 dólares fijados) y Lyft (con caídas del 11%).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.