Bolsa, mercados y cotizaciones

Paul Brain: "Conforme nos acerquemos a 2020, crecen las posibilidades de recesión"

  • Paul Brain es el responsable de renta fija en BNY Mellon
Paul Brain es el responsable de renta fija en BNY Mellon.

Cuenta Paul Brain, responsable de renta fija en BNY Mellon, que este es el año de la política y no tanto de la política monetaria. El año pasado les decía a sus clientes que era un año de transición, una forma educada, relata, de sugerirles que no iban a ganar con la renta fija. Hoy, dice el experto, la foto es distinta.

¿Qué espera de 2019?

Hay tendencias subyacentes que nos hacen pensar que la economía se ralentizará todavía más. Están las obvias, que Estados Unidos está concluyendo su estímulo fiscal, que ya hemos dejado atrás, e igualmente vemos una cantidad considerable de apalancamiento por parte de las empresas pero también de los consumidores, que están pidiendo prestado de forma más abundante, en especial para la compra de coches y cosas así. Porque después de la crisis de crédito no volvieron a la vivienda, sino a reconstruir sus ahorros.

El efecto más próximo es que habrá una menor inversión de los consumidores en la segunda mitad del año, que empezaremos a notar ahora, y veremos menos inversión empresarial porque pidieron prestado, hicieron crecer los balances, devolviendo el dinero a los accionistas, generalmente, han invertido mucho y de forma gradual invertirán menos, probablemente.

¿Estados Unidos al margen, qué cree que ocurrirá en el resto del mundo?

Ya estamos experimentando un crecimiento más lento, unas cifras comerciales más bajas, y estamos preocupados por la incapacidad del banco central o de las autoridades para hacer algo sobre ello. También estamos preocupados por la presente restructuración del crédito en China, que es en esencia un proceso de imprimir dinero para compartir entre las distintas facciones dentro del sistema de crédito. Así que vemos un crecimiento más lento pero no necesariamente una recesión. Conforme nos acerquemos a 2020, las posibilidades de una recesión aumentan, a menos que las autoridades respondan pronto, algo que dudo.

Entonces, ¿China desempeñará un papel relevante?

China es el único país que, creemos, estimulará su economía por medio de cambios en el IVA y también con recortes en los tipos de interés. Además, la restructuración del sistema de crédito será en última instancia una buena noticia. Eso apoya el crecimiento, mientras que en Estados Unidos no elevar los tipos ya apoya a los mercados -recortar los tipos lo haría, pero aún no han llegado a ese punto-. Y lo mismo en Europa, no hay un cambio en la estructura de los tipos de interés este año, pero están iniciando otra vez la financiación a largo plazo del sistema bancario para apuntalar su liquidez. No obstante, eso no produce necesariamente un repunte del crecimiento económico. Por eso el otro lado de esto debe ser el gasto fiscal, para impulsar el crecimiento desde cero, y eso puede venir de menos recortes a la inversión o mayor inversión en infraestructuras.

¿Qué le recomienda al inversor conservador?

La deuda de los mercados emergentes en este momento es atractiva. Nos preocupa que más adelante en el año los diferenciales de crédito vuelvan a retroceder de nuevo debido a ese apalancamiento que he mencionado y los beneficios de las empresas disminuirán a lo largo del año. Volvimos a comprar de nuevo en el mercado en enero y estamos contentos de mantener los bonos que compramos durante los próximos meses, pero no vamos a mantenerlos durante el resto del año. Nos gustan los bonos dobles, especialmente los del Tesoro de Estados Unidos, pero también los soberanos de los mercados emergentes. La Reserva Federal está en espera y existe una diferencia bastante jugosa entre los tipos del dólar estadounidense y los tipos de interés de los mercados emergentes, que son bastante atractivos. En cuanto a los países que nos gustan, países como México deberían tener un buen desempeño porque están más influenciados por los tipos de interés de Estados Unidos que por el comercio mundial. Lugares como Brasil los evitaríamos, porque está más influenciado por el comercio global que por los tipos de interés de Estados Unidos, ya que la mayoría de los préstamos se hacen en su moneda local.

¿Deberían los inversores escoger bonos de corta o de larga duración?

Nos gusta la idea de invertir en bonos de renta fija de larga duración, no en Estados Unidos pero sí en cualquier otro sitio. Si inviertes en el bono alemán a 30 años en comparación con el bono alemán a dos años obtienes una buena subida de 110 ó 120 puntos básicos, lo que es más atractivo que sólo comprar el bono a dos años con una rentabilidad negativa del 0,6 por ciento.

¿En qué bonos corporativos aconseja invertir?

No invertiríamos en fabricantes de coches porque es una industria que atraviesa por cambios significativos a la hora de reestructurar el tipo de vehículos que vende. Pero los bancos son un buen ejemplo para el inversor en bonos. Si el objetivo es reducir apalancamiento en los balances, y pueden hacerlo, tienen un buen beneficio o generan flujo de caja, entonces es una gran inversión. Tenemos algunos bancos, como Santander, BNP Paribas, Société Générale y algunos otros estadounidenses.

¿Le gusta algún país o industria europeos en particular?

Nos gusta España, aún más cuando tenemos más ruido político -lo cual creo que aumentará el diferencial de la deuda-. También nos gustan las empresas que forman parte de una cadena de suministro y las telecos y sus posibles fusiones.

comentariosforum0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin