Bolsa, mercados y cotizaciones

El bono alemán y el español salvan al conservador con alzas del 1% y del 1,5%

  • El precio del 'papel' español recupera un 4,5% desde los máximos de octubre

La deuda pública europea vuelve a dar un respiro a las carteras más conservadoras, las mismas que en 2018 asumieron pérdidas del 5%. Con una inflación subyacente que aún está lejos del objetivo del Banco Central Europeo (BCE), situada en el 1%, y con unas perspectivas de crecimiento en la zona euro que se desinflan, los bonos soberanos se han convertido en objeto de deseo de los inversores que buscan refugio.

Sobre todo, los de aquellos países considerados más seguros, como Alemania y Francia, pero también los de España. Solo con la subida que ha vivido el precio del bono alemán a diez años y el español desde enero, el inversor gana más de un 1,2 y un 1,5% este año, respectivamente.

En el caso de la rentabilidad del bono alemán a diez años ha pasado del 0,24% de finales de año al 0,12% actual -el rendimiento de los bonos cae cuando su precio sube-, y eso se traduce en ganancias del 1,22%. Pero esa relajación llegó a ser superior por momentos, ya que el interés de este activo se desplomó el viernes hasta el 0,087%, su nivel más bajo desde octubre de 2016. Algunos bancos de inversión, como Citi, no descartan ver al Bund todavía más abajo, en el 0%, en un contexto de marcada desaceleración económica -el jueves se conocerá el PIB alemán del cuarto trimestre-, en el que la expectativa de ver subir los tipos en Europa se retrasa cada vez más. Sin embargo, otros expertos, como Alex Fusté, estratega jefe de Andbank, defienden una postura contraria y más próxima a la del consenso de mercado recogido por Bloomberg.

Fusté establece el objetivo para esta referencia en el 0,6% en 2019 (de escalar a este nivel, implicaría pérdidas para el inversor que comprase el activo hoy y lo vendiera al llegar a ese umbral), mientras que la media de bancos de inversión sitúa su rendimiento en el 0,71% a final de año.

"Mantenemos la cautela ante la deuda de países periféricos de la zona euro, cuyo nivel de valoración consideramos excesivo", puntualiza Fusté. Como el alemán, el precio del bono español a diez años también vive su particular rally en 2019. Desde que su interés marcase máximos anuales el pasado 19 de octubre, en el 1,735%, éste ha caído hasta el 1,24%. Esa bajada de su rendimiento se ha traducido en ganancias del 4,5% desde entonces gracias a la subida de su precio. En el mismo periodo, el Ibex 35 apenas ha avanzado un 0,5%.

El saldo que deja el resto de la deuda pública europea a 10 años también es positivo en lo que va de año: con el papel soberano de Francia se obtiene un 1,37%; y con el de Portugal, un 0,62%. La excepción la encarna Italia, en recesión técnica después de dos trimestres consecutivos de caída de su PIB. El precio de su bono con vencimiento a una década ha bajado un 1,3%en lo que va de año. El interés que paga hoy este activo se encuentra en el 2,9%, aunque el viernes llegó a coquetear con el 3% -cerró en el 2,95%-.

Tregua para el conservador

Incluidas las pérdidas que deja Italia, la deuda pública europea arroja ganancias medias del 0,7% este año, que han servido, junto al arranque al alza de la bolsa, para aminorar el sabor amargo con el que terminaron las carteras más conservadoras el año pasado (el segundo en dos décadas en que tanto con la bolsa como con la deuda se perdió dinero a la vez).

Según los datos de Morningstar, los fondos mixtos defensivos se anotan un 1,7% de rentabilidad en lo que va de año, frente al 3,6% que suman los moderados. Aquellos que se exponen más a bolsa repuntan un 5,1% (ver gráfico).

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.