Bolsa, mercados y cotizaciones

Tressis Cartera Eco30 ya está en todas las plataformas de fondos

El fondo de bolsa global asesorado por Ecoprensa se puede solicitar desde cualquier entidad financiera al estar listado en las plataformas de Allfunds, Inversis y Tressis.

Tressis Cartera Eco30, el fondo de bolsa global asesorado por Ecoprensa y aprobado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) en octubre, ya se encuentra en todas las plataformas de comercialización de fondos disponibles en España. Lo que significa que quien desee invertir en este fondo de inversión podrá hacerlo desde cualquier entidad financiera al estar listado en Allfunds, Inversis y Tressis.

La CNMV aprobó en octubre, con el número de registro 5.300, el primer fondo que nace de las ideas de inversión de un medio de comunicación en España, el Tressis Cartera Eco30, que recogerá los treinta valores con los que elEconomista construye una cesta de títulos internacionales desde enero de 2013. Ecoprensa, editora de elEconomista, actúa como asesor de Tressis Gestión para un producto que permite acceder a una selección diversificada de los principales mercados mundiales y los sectores más interesantes en cada momento.

El fondo Tressis Cartera Eco30 "invertirá al menos el 75% de su patrimonio en compañías internacionales cotizadas de mediana y gran capitalización, que cuenten al menos con 5.000 millones de euros de valor bursátil, siguiendo un criterio de análisis fundamental y cuantitativo", según el folleto. El fondo permitirá acceder a una cartera de 30 valores internacionales de alta calidad, que rotará dos veces al año, sin que exista limitación geográfica ni de divisas.

Las comisiones que soporta el fondo en concepto de gestión en la clase retail (clase R) son del 1,35%, por debajo del 1,38% que ofrecen de media los fondos retail de renta variable global a los que tiene acceso el inversor español, e inferior al 1,53% que cobran por gestión los fondos españoles de bolsa global, según los datos de Morningstar. Además, contará también con una clase de acciones dirigidas a los clientes institucionales y a las carteras de gestión discrecional (clase I), con una comisión de tan solo el 0,8%.

Pero el verdadero objetivo del fondo es generar valor para el partícipe, por ello se aplicará una comisión de éxito sobre los resultados positivos del producto, del 9%, lo que supone una alineación de intereses entre la gestora y los inversores del fondo.

El germen de este producto hay que buscarlo en la filosofía con la que nació la sección de Mercados de elEconomista, que ha construido una arquitectura de inversión con el propósito de que el ahorrador tome las mejores decisiones de inversión, bajo la premisa de la revisión de qué se dijo y qué ha ocurrido, y de que el origen de todas las ideas proceden de aquello que recomiendan los profesionales. Fruto de ese ADN surgieron algunas de las herramientas que han permitido en la última década mejorar la información bursátil en nuestro país: con Ecobolsa (2006), Eco10 (2006), EcoDividendo (2007), Los Termómetros, que dieron lugar a La Liga Ibex de elEconomista (2008-2016), Ecotrader (2011), elMonitor (2012)... En ese largo etcétera, elEconomista creó en 2013 una cartera de treinta valores internacionales, con el objetivo de someter a las empresas cotizadas de todo el mundo a una criba por fundamentales y encontrar los valores con más fortalezas para el consenso de mercado, que sirviera de referencia para aquellos inversores interesados en construir una cartera diversificada de bolsa mundial. La cartera, que también está calculada por Stoxx como índice, ha generado desde los inicios una rentabilidad del 72%. En el mismo periodo, el Stoxx 600 ha dejado un retorno del 27%, y el S&P 500 del 91%.

Para seleccionar esas treinta compañías, se somete a más de 1.900 valores de todo el mundo a un examen de diez criterios fundamentales. De este modo, se tiene en cuenta, por ejemplo, qué multiplicador de beneficios paga un inversor por comprar un valor en comparación a lo que se exige de media en el resto del sector, qué porcentaje de su beneficio reparte entre los accionistas y cuál es la rentabilidad de sus pagos (si los hace), su relación deuda/ebitda, si crecen o no sus beneficios, así como qué recomendación emiten los analistas, o su potencial en bolsa.

A todo ello, elEconomista ha añadido dos requisitos más, con el propósito de mejorar la calidad de la selección, como que la capitalización mínima que debe tener un valor para entrar en cartera sea de 5.000 millones de euros, en aras de fomentar la liquidez de la estrategia, o que ese consejo -siempre de compra- no haya sufrido ningún deterioro en el mes previo a la revisión. Todo este proceso se realiza dos veces al año, una en junio y otra en diciembre. La próxima se publicará en las próximas semanas y el objetivo es que pueda madurar esta particular forma de combinar value y growth en cartera. El resultado de la revisión se publica en el suplemento de inversión del periódico, Ecobolsa.

La cartera en la que se apoya Tressis Cartera Eco30 también establece límites por países y sectores. En cuanto a lo primero, además de excluir a los valores de mercados no desarrollados, por la dificultad que entrañaba para el particular comprarlos, fija un límite de quince representantes tanto de Estados Unidos como de Europa, y de cuatro para el resto de mercados desarrollados. En cuanto a los sectores, ninguno puede tener tampoco más de cuatro empresas.

Entre los alicientes de los integrantes que forman la cartera actual se encuentra el de una expectativa de ganancias creciente, superior a la que obtendría un inversor comprándose todo el Stoxx 600, aunque por debajo de la que existe para el S&P 500, por el impulso de la reforma fiscal. Según las estimaciones de la media de bancos de inversión, el beneficio neto de esta selección se elevará un 35% en el trienio 2017-2020 -se excluyen las previsiones de dos de sus miembros, British American Tobacco y Comcast, debido a que en 2017 tuvieron beneficios extraordinarios y desvirtúan la media-.

Nombres y apellidos

La cartera actual se inclina hacia Estados Unidos, al incorporar quince cotizadas americanas. Completan la lista once europeas y cuatro japonesas. En cuanto a sectores, hay cuatro que reúnen el máximo peso posible. Se trata del de turismo y ocio, consumo y servicios, industrial y el de salud. En él se encuentran CVS Health Corporation, ONO Pharmaceutical, Otsuka Holdings y Exelixis, la biotecnológica americana que se centra en el desarrollo de fármacos para cánceres difíciles de tratar.

De Norteamérica proceden, también, tres de las cuatro integrantes del sector ocio y turismo, que pasó de dos a cuatro miembros. Se trata de una veterana de la cartera, Delta Airlines; dos operadoras de cruceros como son Carnival Corporation y Royal Caribbean Cruises; junto a GVC Holdings, uno de los grupos de apuestas deportivas más grandes del mundo. También creció, aunque en menor medida, el sector industrial. En él figuran Deere & Company, más conocida por su marca John Deere; la cementera HeidelbergCement; WestRock, que desarrolla soluciones de embalaje y Owens Corning. Dentro del sector consumo y servicios, el último con cuatro compañías, figuran dos tabaqueras: British American Tobacco y Altria, AB InBev y Pandora.

A partir de ahí, solo hay un sector con tres miembros, el asegurador y financiero, donde están UniCredit, Ally Financial y St. James's Place; cuatro con dos, el de la tecnología y electrónica (Panasonic Corporation y Nintendo); automovilístico (Volkswagen y LKQ Corporation, que realiza autopartes); media (CBS Corporation y Comcast) y utilities/eléctricas (con Veolia y E.On).

También hay una petrolera (Marathon Petroleum), una compañía de construcción de viviendas (Lennar Corporation) y una teleco, Orange.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Google+Google plus
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0
Publicidad
Otras noticias
Contenido patrocinado
forum Comentarios 0
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.