Bolsa, mercados y cotizaciones

El jefe Tráfico de Renfe en 2013 cree que la línea del accidente de Angrois era segura

Madrid, 17 jul (EFE).- El jefe de Tráfico de RENFE Operadora en 2013, Nicolás Izquierdo, ha señalado hoy que bajo su criterio la línea Alvia, de alta velocidad, que se inauguró entre Orense y Santiago de Compostela, y en la que se produjo el accidente de Angrois que causó 80 muertos, era segura.

"Aquellas instalaciones estaban dentro del orden y no vimos en aquel momento nada relevante", ha dicho Izquierdo durante su comparecencia en la Comisión del Congreso que investiga el accidente ferroviario de Angrois en 2013 en la que ha insistido en que su servicio se ceñía a la media distancia y nunca tuvo conocimiento del peligro de la curva de Angrois.

Izquierdo ha reiterado que los servicios de larga distancia los llevan otros compañeros y ha negado conocer que el tren accidentado fuera denominado "Frankenstein", por haberse hecho "con retazos".

En todo momento, el entonces jefe de Tráfico de Renfe ha insistido en que el tema de la curva de Angrois y de transición en su frenado "nunca se trató" en las reuniones en las que él participó, aunque ha reconocido que la línea era compleja porque tenía muchos túneles y viaductos.

Ha reconocido que se enteró un año y medio después del accidente de que había un correo electrónico en el que se metía un párrafo sobre el riesgo de la curva de Angrois pero que "esto no se comentó en ninguna reunión".

"Tratábamos siempre las mismas anomalías que surgían en la línea", ha dicho al tiempo que ha admitido que si se hubiese tratado el tema de la curva se hubiese puesto en un acta y se hubiera canalizado a través del departamento de Seguridad.

Ha incidido en que lo que pudo comprobar en su participación de la puesta en servicio de esa línea "yo lo que vi es que era una línea bastante compleja, con muchos túneles y viaductos, pero no vi aspectos relevantes".

"En la época que hablamos las curvas están indicadas con un cuadro de velocidades máximas y el maquinista tiene la información y sabe cuales son", ha dicho el compareciente que ha reiterado que en nunca vio nada anormal y no se transmitió nada a ese respecto.

Tras considerar que las medidas de seguridad que se han implantado tras el accidente de Angrois son eficaces, Izquierdo ha negado que tuviera presiones o indicaciones para acelerar los trabajos de inauguración de la línea y ha afirmado que la puesta en marcha "no fue precipitada, se hizo con tiempo y se pudo abordar".

Izquierdo ha insistido en que las reuniones en las que él participaba no eran de seguridad sino de temas relacionados con la puesta en servicio y ha puntualizado que el tren sí reunía las condiciones de alta velocidad.

"En ese momento el tren era capaz y válido y pasó todas las homologaciones y cumplía con las especificaciones y funcionaba correctamente", ha dicho como experto pero tras resaltar que su especialización era otro vehículo de media distancia.

Por otra parte, ha señalado que no le consta que en el libro de horario del maquinista donde aparecen los límites de velocidad de cada tramo tuviera un error y ha aseverado que "lo que me llegó es que todo estaba con arreglo al uso y costumbre de siempre".

WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin