Bolsa, mercados y cotizaciones

Por qué Telxius debutará con descuento

La bolsa española recibirá el 3 de octubre a una nueva cotizada. Se trata de Telxius, la compañía en la que Telefónica ha agrupado sus activos de infraestructuras de telecomunicaciones. La nueva firma se estrenará a un precio de entre 12 y 15 euros, con lo que ofrece un descuento entre el 23% y el 36%. El particular solo podrá comprar después del estreno, pero ya puede conocer sus secretos

Hasta mayo del año pasado era un negocio desconocido en España para la mayoría de inversores. Pero las infraestructuras de telecomunicaciones se están haciendo hueco en la bolsa. Tras el estreno de Cellnex Telecom, en la que Abertis reunía sus torres de telefonía así como los activos para la transmisión de señal, principalmente, de radio y televisión, ahora es Telxius, la compañía creada por Telefónica para reorganizar sus infraestructuras, la que busca inversores para estrenarse en el parqué el próximo 3 de octubre.

Aunque Cellnex es la única empresa comparable con Telxius que cotiza en España, entre ambas existen muchas diferencias. Su gran nexo es el negocio de la torres de telefonía móvil. Ambas tienen distribuidos estos activos por la Península, pero esta última cuenta, además, con torres en Alemania y Latinoamérica (en Brasil, Perú, y Chile). Salvando las distancias -Cellnex es un operador neutro mientras el principal cliente de Telxius es Telefónica-, el mercado puede comparar ambos negocios para saber cuánto está dispuesto a pagar por la nueva cotizada. El problema es que el resto de activos de estas dos firmas ya no son equiparables.

Telxius, de hecho, solo ingresa un 42 por ciento con el segmento de torres, mientras que un 58 por ciento procede de su cable de fibra óptica. La empresa gestiona 65.000 kilómetros de cable submarino, de los cuáles 31.000 kilómetros son en propiedad, con los que controla un 40 por ciento del tráfico de datos por redes submarinas entre EEUU y América Latina. Aunque este sea un negocio en crecimiento, los analistas consideran que es el punto más difícil de valorar, con lo que los inversores -la oferta solo es para institucionales- están teniendo un argumento para presionar el precio de salida. "Es posible que haya habido cierta presión de los inversores, porque más de la mitad de sus ingresos procede del cable, por el que se paga menos y donde no hay cotizadas comparables", opina un analista de un banco de inversión europeo que prefiere no ser citado. "Esto debería presionar a la baja los múltiplos, porque hay más incertidumbres", apunta Iván San Félix, de Renta 4, que considera que, por ello, debutará a niveles "razonables".

El desconocimiento ante el cable, en parte, explicaría los precios con los que Telxius pretende estrenarse, ya que ofrece un descuento frente al sector incluso saliendo en la parte alta de la horquilla anunciada. La compañía ha fijado un rango entre 12 y 15 euros por acción, lo que supondría una capitalización entre 3.000 millones y 3.750 millones de euros, situándose en el puesto 31 o 40 de la bolsa española en cada caso. Estos precios implican un descuento entre el 23 y el 36 por ciento respecto a los múltiplos a los que cotizan empresas europeas del sector, como Cellnex y las italianas Inwit (sacada a bolsa por Telecom Italia) y Ei Tower. Las dos primeras cuentan con una recomendación de compra del consenso de mercado de FactSet.

El precio definitivo se conocerá el próximo 29 de septiembre. Si Telxius debuta a 15 euros, los inversores estarían pagando un múltiplo EV/ebitda -el valor de la empresa, incluyendo la deuda, frente al beneficio bruto- de 13,5 veces, lo que se traduce en un descuento del 23 por ciento frente a la media de estas empresas, de 17,6 veces (el de Cellnex es de 20 veces). Si el mercado aprieta hasta el precio más bajo, los 12 euros, el descuento superaría el 36 por ciento, ya que la ratio se quedaría en 11,14 veces. Estos múltiplos están calculados según los datos de las comparables que recoge FactSet y las cifras anunciadas por Telxius esta semana en el folleto de la colocación: cerró 2015 con un oibda de 323 millones y el último dato de deuda, a cierre del primer semestre, es de 603 millones.

Los expertos también justifican tales descuentos por otros riesgos como el que supone operar en países latinoamericanos, con otra divisa, o que Telefónica sea el principal cliente, al representar un 63 por ciento de sus ingresos. Además, el escenario de mercado no está exento de incertidumbres, por lo que los inversores podrían exigir descuento como hacen en cualquier OPV. Sin olvidar que, a diferencia del estreno de Cellnex, donde Abertis sacó una participación del 66 por ciento, se trata de una compañía no opable, algo que también debe pagarse. Y es que Telefónica se desprenderá de un 40 por ciento como máximo, si se incluye el paquete del 10 por ciento de la oferta reservado a las entidades colocadoras. Al precio más alto, la teleco obtendrá un máximo de 1.500 millones.

Su política de retribución

Para retribuir al accionista, Telxius ha optado por vincular el dividendo al flujo de caja -como algunas de las últimas cotizadas en su debuts, entre ellas Cellnex- y no al beneficio. Entregará el 40 por ciento del flujo de caja apalancado recurrente, es decir, lo que le queda a la empresa tras descontar el circulante y el pago de impuestos e intereses.

Durante 2017, repartirá 70 millones, con lo que se queda a medio camino entre una compañía de crecimiento y una de dividendo. Si sale a 12 euros, su pago rentaría un 2,3 por ciento, lo que situaría a la firma en la posición 47 en el ránking del mercado continuo. Si su precio alcanza los 15 euros, la rentabilidad descendería al 1,9 por ciento, lo que dejaría a la empresa fuera del top 50. En cualquier caso, es un pago más atractivo que el de Cellnex, que renta el 1,2 por ciento, ya que esta última dijo desde el principio que el crecimiento es prioritario frente al dividendo.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint
comentariosforum0