Bolsa, mercados y cotizaciones

Peligra la hegemonía de Comcast tras la compra de Time Warner Cable por Charter

La hegemonía en el mercado de la televisión por cable estadounidense que ha mantenido Comcast podría estar en peligro desde que la semana pasada Charter, tercera firma del sector, adquiriese al segundo operador más importante del país, Time Warner Cable, en una transacción valorada en 55.000 millones de dólares.

Hace algo más de un mes, los reguladores de la Comisión Federal de Comunicaciones -FCC, por sus siglas en inglés- provocaron que Comcast (CMCSA.NQ) no siguiera adelante en la compra de Time Warner Cable (TWC.NY) ante el riesgo de un monopolio en el sector. Sin embargo, las dos empresas protagonistas en la actualidad aseguran que la situación es diferente.

Robert Marcus, el presidente ejecutivo de Time Warner Cable, aseguró en una llamada con analistas el pasado martes que "estamos hablando de una entidad resultante que será significativamente más pequeña". Por lo que considera que no habría ningún problema con la fusión.

En concreto, de haberse llevado a cabo la compra de Time Warner por parte de Comcast, la compañía resultante hubiese contado con unos 35 millones de clientes de internet. Es decir, hubiese controlado más del 50% del mercado de internet de banda ancha. Esto podría haber acarreado un incremento del coste para los consumidores así como hubiese podido obstaculizar a compañías como Netflix que llevan a cabo la transmisión de vídeo por internet.

Sin embargo, la fusión de Charter Communications (CHTR.NQ) y Time Warner Cable tendría por resultado una firma con alrededor de 19 millones de clientes, algo que significa algo más del 20% del mercado.

Según The Wall Street Journal, Charter también podría adquirir Bright House Networks por 10,400 millones de dólares. Con dicha adquisición se crearía una nueva sociedad en la que la firma contaría con una participación de entre 86 y el 87%. Con dicha compra Charter Communications pasaría a tener unos 23.9 millones de usuarios en total.

De este modo, con las fusiones que está en proceso de llevar a cabo Charter, la firma resultante contaría con 17 millones de clientes de televisión por cable y 19 millones de usuarios de sus servicios de internet y banda ancha. Comcast, por su parte, cuenta en la actualidad con cerca de 22 millones de clientes en ambas categorías. Por lo que mantendría la hegemonía en el sector pero seguida muy de cerca por Charter.

Tal y como recogimos tras la renuncia de Comcast, el consenso de mercado de Bloomberg indicaba que la multinacional podría buscar expandirse por otras vías. Una de las opciones más barajadas era la de ofrecer servicios de telefonía móvil en Estados Unidos, o ampliar el negocio de televisión por cable fuera del país, haciéndose con el control de alguna compañía del sector en Europa o Asia.

La firma no parece haber sufrido en bolsa el anuncio de Charter y desde el pasado día 26 se anota una subida en el parqué superior al 0,5%. Además, desde que arrancó 2015 ha avanzado más de un 1,5%, hasta acercarse a los 58,9 dólares por título. Pese a ello, los analistas de Bloomberg estiman que a la firma todavía le queda recorrido y le otorgan un potencial alcista del 14%, ya que sitúan su precio objetivo en los 67,12 dólares.

Por otro lado, Comcast pasó a formar parte de la herramienta de elMonitor en agosto del pasado ejercicio. Desde entonces, acumula una rentabilidad de alrededor del 11,3%.

comentariosWhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin