Bolsa, mercados y cotizaciones

Esta vez sí, el yen puede bajar: el entorno nunca ha sido tan favorable

  • El entorno nunca ha sido tan favorable, pero esta apuesta siempre ha fallado

¿Esta vez es diferente? Ha bastado con anunciar elecciones anticipadas en Japón y el yen ha bajado como si los inversores esperaran un cambio en la política nacional suficientemente drástico para devaluar una divisa (demasiado) fuerte para una economía (muy) débil.

Recordemos que, en la antesala de la crisis de 2008, un dólar se pagaba 125 yenes. La cotización llego a bajar hasta los 77, lo que significa una apreciación nominal de la divisa japonesa de un 38%. Fue un auténtico suicidio para una economía en deflación con una competitividad bajando en tendencia (ahí tenemos el caso de España?).

Entonces, ¿por qué se ha mantenido un yen tan fuerte durante tanto tiempo? Las razones tienen que ver con la economía, la política y la demografía. Japón es una economía que está envejeciendo con una elevada tasa de ahorro - aunque decreciente - y un fuerte superávit externo. Estas tendencias favorecen una divisa fuerte siempre y cuando el Gobierno no la neutraliza con una política monetaria agresiva y las empresas puedan mantener su competitividad.

Para olvidar el peso de la demografía y como se refleja en la política, el mercado está lleno de historias de héroes caídos por apostar a la baja de la divisa. Entonces, ¿por qué esta vez tendría que ser diferente? Hablamos con la humildad que requiere una situación de Japón muy compleja:

1.- El sector empresarial de Japón se ha deteriorado tanto que sus compañías más conocidas pueden quebrar. Esto es radicalmente nuevo en los últimos 30 años. Si estas empresas se hunden, la contracción de la economía japonesa puede acelerarse, incrementando la probabilidad de una crisis financiera.

2.- El Gobierno no tiene ya balas para luchar contra la deflación. El último paquete de estímulo fiscal fue simbóolico y no superó un 0,1% del PIB. Si el Gobierno pudiera hacer algo más grande, probablemente lo haría. No puede hacer más en el contexto internacional actual y con una deuda pública que supera un 200% del PIB. Por tanto, la política fiscal ya no puede anular la fortaleza del yen para impulsar la economía. Sólo queda la vía monetaria de un 'Quantitative Easing' más agresivo.

3.- El superávit externo del país puede estar cambiando de tendencia. La tasa de ahorro de las familias está bajando con una población que envejece. Crece el riesgo de escasez de ahorro a largo plazo y el yen está perdiendo a su mejor aliado.

4.- El reloj del crecimiento está dando la vuelta en estados-Unidos y es probable que el dólar se beneficie de una economía norteamericana fortalecida en los próximos meses, al menos comparada con la japonesa. Eso es bajista para el yen.

5.- Por último, la disputa territorial con China acaba con el sueño de Japón de salir rápidamente del conflicto. Asimismo, una vez que los consumidores chinos cambien a los fabricantes de coches japoneses por otros, será difícil volver a ganarlos. A corto plazo, la débil demanda china acelerará la contracción japonesa. No hay otra fuerza para anularlo. La única herramienta para evitar otra recesión es devaluar el yen. Los malos datos del PIB del tercer trimestre mandaron una señal adelantada.

Por tanto, parece que nunca ha sido tan atractivo en los últimos años apostar por una caída del yen. ¿Pero quién se atreverá a especular a la baja después de salir escaldado tantas veces?

comentariosforum7WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
FacebookTwitterlinkedin

forum Comentarios 7

En esta noticia no se pueden realizar más comentarios

Elemental querido Watson
A Favor
En Contra

Qué listos eran los de las hipotecas multidivisa en el 2006. Qué tiempos aquellos en que cualquier orangutan podía dirigir una empresa del IBEX relacionada con el ladrillo.

Puntuación 1
#1
Usuario validado en elEconomista.es
Jaime Oro
A Favor
En Contra

¡Qué cúmulo de dogmas de fe keynesianos en un solo artículo! La mayor parte de ellos falsos. El problema de Japón es un mega Estado que lo enguye todo. En un país que depende energéticamente del exterior, ¿cómo puede beneficiarse de una moneda débil? Ya es insostenible la factura energética que supone el haber paralizado muchas centrales nucleares tras el maremoto y Fukushima, al haber sustituido la energía nuclear con gas que tienen que importar, mientras tienen que amortizar aceleradamente las centrales nucleares que ya no van a utilizar. Teniendo en cuenta la factura, el desastre es morrocotudo. Ahora, si el yen se debilita, ¿cúanto más subirá su factura energética? ¿Y eso no afectará a los precios y la inflación? ¿Y la inflación de precios no afecta a la competitividad? ¿Precios más altos no equilibran la supuesta ventaja de una moneda más débil? Lo comido por lo servido salvo que además, esta política monetaria castiga el consumo y la productividad interna para empobrecer más a los japoneses -la inflación es el mayor desincentivo que existe para la productividad de un país-. Es justo lo contrario de lo que hay que hacer, como diría el propio Douglas Casey. Pero, lo harán. Mejor para quienes contrataron hipotecas en divisas. Aprovechen para salir.

Por cierto, es mentira que Japón esté en deflación. Como muestra evidente, los precios del oro que han subido un 100 % entre 2007 y hoy. ¡Larga vida al oro!

Puntuación -12
#2
JUYOPARU4
A Favor
En Contra

Japon no tendra mas remedio que devaluar su moneda si quiere competitividad. Lleva ya mas de dos años con el yen fortalecido y está viendo peligrar sus empresas.

Puntuación 8
#3
yanyun
A Favor
En Contra

a #1. Pues si devaluan el yen, los de las multidivisas salen favorecidos, no?

Puntuación 10
#4
A Favor
En Contra

Reciba diariamente el análisis técnico de los mercados mundiales y españoles de acciones, índices, monedas y commodities con el que tendrá acceso a una herramienta rápida y efectiva para la toma de decisiones de inversión y al entendimiento de los mercados financieros. Es gratuito, acceda a él en: http://www.experium.es/video-analisis/

Puntuación -8
#5
C
A Favor
En Contra

Esto es lo de siempre, alpiste pa pardillos,

Puntuación -3
#6
Luismi
A Favor
En Contra

Esta gente del Economista son los principales responsables de las penurias de los hipotecdos multidivisa en yenes. Siempre diciendo que el yen se va a devluar. No entienden que estos artícuos solo los leen los hipotecados en yenes que estan ansiosos que les den buenas noticias y se enlodan cada vez mas por no ver la realidad.

Puntuación -1
#7