Bolsa, mercados y cotizaciones

El Tesoro afronta otra semana clave con la presión sobre Portugal al fondo

  • España ejecutará la segunda emisión del déficit de tarifa
  • Otros países expuestos a la crisis soberana también colocan esta semana

El Tesoro Público español volverá a multiplicar su actividad emisora esta semana, donde tiene hasta tres citas distintas con los mercados. Dos forman parte de su trabajo habitual, como son las subastas de deuda pública que lleva a cabo de forma periódica, mientras que la tercera tiene un carácter más extraordinario, pues se enmarca en la colocación del déficit de tarifa del sector eléctrico.

A lo apretado de la agenda, y como dificultad agregada, el organismo emisor se encontrará con el retorno de las tensiones a la deuda periférica europea, con Portugal de nuevo en el punto de mira de los inversores, y con la coincidencia con otros países en el mercado, puesto que Italia, Portugal y Bélgica también tienen previsto financiarse en el mercado esta semana.

Primera Cita

La avalancha de papel español comenzará mañana. Lo hará con deuda a corto plazo, puesto que el Tesoro lanzará letras a 12 y 18 meses. En enero, los títulos a un año se colocaron a un interés medio del 2,94%, porcentaje que se situó en el 3,36% para las letras a 18 meses. En esta ocasión, el rendimiento podría ser inferior. En el último mes, la rentabilidad de los bonos a dos años -que sirven como referencia para estos plazos- en el mercado secundario se ha moderado del 3,46 al 3,27%.

Ese mismo día está previsto que coloque la segunda emisión del déficit de tarifa. El importe de esta colocación será de 2.000 millones, al igual que en la primera emisión, lo que forzará al Ejecutivo a realizar una emisión o más al mes. La razón es que la Dirección del Tesoro tiene que colocar antes del próximo mes de junio 13.400 millones del agujero eléctrico, tal como publicó este diario el pasado 31 de enero, para cumplir con el decreto que regula este proceso.

El veredicto del largo plazo

Tras disfrutar un día libre el miércoles, el Tesoro volverá a la carga el jueves. Y lo hará con una doble subasta de obligaciones, lo que supondrá un serio examen para la capacidad de financiación de España a largo plazo. En concreto, lanzará títulos a 10 años y con vencimiento en 2037. La última vez que el organismo emisor vendió obligaciones a 10 años fue en diciembre y se adjudicaron con una rentabilidad media del 5,44%. En la actualidad, el rendimiento de este papel en el mercado secundario se encuentra en el 5,37%, con lo que el Tesoro podría pagar un interés similar al de hace dos meses.

La deuda a largo plazo tiene una relevancia especial para España, puesto que la Dirección General del Tesoro ha depositado en los bonos y las obligaciones toda la financiación neta prevista para 2011, que asciende a 47.200 millones de euros. Hasta la fecha, el Tesoro ha emitido deuda bruta por un valor próximo a los 20.500 millones de euros en lo que va de año, de los que 12.500 millones han correspondido a bonos y obligaciones.

Atasco periférico

El resultado de las distintas subastas que tiene previsto realizar España durante la semana estará supeditado, en gran medida, a lo que ocurra con Portugal, cuya posición en los mercados vuelve a ser muy comprometida. El pasado jueves, la rentabilidad de sus bonos a 10 años llegó a repuntar hasta el 7,63%, el nivel más alto desde el nacimiento del euro y una cota muy similar a la que alcanzaron los títulos de Grecia e Irlanda en las semanas previas a sus respectivos rescates financieros. Sólo la intervención del Banco Central Europeo (BCE), que volvió a comprar bonos lusos en el mercado tras dos semanas de inactividad, propició que el rendimiento de los títulos terminara la semana en el 7,31%.

En este contexto, el Instituto de Gestión de Tesorería y Crédito Público de Portugal se las verá con el mercado el miércoles, jornada en la que pretenderá obtener entre 750 y 1.000 millones con la emisión de letras a un año. En el último precedente, que tuvo lugar a comienzos de febrero, estos títulos se colocaron con un rendimiento medio del 3,71%.

Además de Portugal y España, dos de los países de los que también recelan los inversores, como Italia y Bélgica, también buscarán financiación en los mercados esta semana. El país transalpino subasta hoy deuda a largo plazo, mientras que Bélgica colocará letras en la jornada de mañana.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud