Bolsa, mercados y cotizaciones

La 'burbuja del ladrillo' es real: las inmobiliarias valen un 14,5% más que sus activos

Metrovacesa, Riofisa y Urbas baten las marcas: son las compañías con el precio más 'hinchado'. Foto: Archivo
¿Cuántas veces ha escuchado que los precios de los pisos están por las nubes? Muchas veces. Desde hace varios años la tendencia es que el precio de venta de un piso sobrepase el valor real del inmueble.

¿Y cuántas veces ha escuchado que las acciones de las inmobiliarias sobrepasan el valor de sus activos? Seguro que pocas porque, en contraste con lo que ocurre con las viviendas, la realidad histórica es que los títulos de las inmobiliarias siempre habían cotizado por debajo del valor neto de sus activos por acción (NAV). Es decir, que su precio en mercado es superior a lo que valdrían todos los inmuebles que gestionan o de los que son propietarias si los vendieran.

Según los expertos, hace unos años lo habitual era que la cotización de una inmobiliaria fuera entre un 40 y un 50 por ciento inferior al valor de sus activos. Esta normalidad se ha roto. Ahora las acciones de las principales empresas del ladrillo superan sus correspondientes NAVs. Es decir, de media las inmobiliarias cotizan un 14,57 por ciento por encima del valor de los activos que controlan.

1. Metrovacesa

La compañía más cara en bolsa respecto al valor de sus activos es Metrovacesa (MVC.MC), aunque este año sus acciones caigan cerca de un 25 por ciento. En concreto, las acciones de la inmobiliaria cotizan un 45 por ciento por encima del valor de sus activos, que principalmente son oficinas en España y Francia. Esta sobrevaloración está relacionada con la guerra mantenida durante un año por los dos principales accionistas de la inmobiliaria, los Sanahuja y el tandem Joaquín Rivero y Bautista Soler.

2. Riofisa

La segunda inmobiliaria más cara sería Riofisa (RFS.MC). El valor de cada título de esta compañía en bolsa supera un 44,85 por ciento a lo que valen sus activos, que son centros comerciales. Inmocaral va a presentar una oferta de adquisición por ella a 44,31 euros por cada acción.

3. Urbas

En el tercer puesto se encuentra Urbas (UBS.MC), que en bolsa cuesta un 43 por ciento más que el valor de sus activos (promociones residenciales). Esta promotora ha abierto muchas puertas para convertirse en un blanco fácil para que alguien se la meriende. Mientras espera este momento -y parece que el mercado también cuenta con ello-, planea varias ampliaciones de capital para dar entrada a nuevos socios y engordar su negocio.

4. Testa, Colonial y Urbis

Testa (TST.MC), la inmobiliaria de Sacyr (SYV.MC), cuyas acciones cotizan un 27 por ciento por encima del valor de sus activos, y Colonial(COL.MC), con una sobrevaloración del 14,04 por ciento, encarecida por la fusión con Inmocaral <:CAR.MC:> y que dará lugar al nacimiento de la segunda inmobiliaria española, también están sobrevaloradas. Lo mismo le ocurre a Urbis (URB.MC), en plena integración con Reyal. Cotiza un 9,46 por ciento por encima de su NAV. Astroc <:AST.MC:>, Inmocaral <:CAR.MC:>, Renta Corporación (REN.MC), Sotogrande (STG.MC), Montebalito (MTB.MC) y Inbesòs <:BES.MC:> no lo facilitan.

Fadesa y Parquesol: las dos excepciones

El precio de sus acciones está por debajo del valor de sus activos. En el primer caso en un 46,36 por ciento y en el segundo caso del 20,53 por ciento. Con estos porcentajes, se puede decir que Fernando Martín y Jacinto Rey han comprado a muy buen precio Fadesa (FAD.MC) y Parquesol (PSL.MC), respectivamente.

Este patrón para medir si es cara o barata la acción de una inmobiliaria en bolsa no sirve para todas las empresas del ladrillo. Este es el caso de Renta Corporación (REN.MC) y Astroc <:AST.MC:>. Ambas explican que no usan el NAV pues no valora realmente su cartera, ya que la rotación de activos es muy alta a la rehabilitación. Para Renta, su vara de medir es el nivel de existencias, que superaba los 700 millones de euros en 2006.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud