Bolsa, mercados y cotizaciones

Miles de funcionarios griegos hacen una huelga contra los recortes salariales

Miles de funcionarios griegos se sumaron este miércoles a la huelga convocada por el principal sindicato de trabajadores públicos para protestar contra las medidas de austeridad salarial previstas por el Gobierno socialista para sacar al país de la crisis.

Más de 5.000 trabajadores del sindicato ADEDY se manifestaron en Atenas y otros 3.000 lo hicieron en Salónica, constató un periodista de la AFP.

"¡No debemos pagar la crisis!", proclamaba una pancarta que portaban los manifestantes durante su desfile por la gran avenida del centro de Atenas, mientras que otras instaban a hacer "huelga contra los especuladores".

El Frente de Lucha Sindical, emanación del ultraortodoxo partido comunista KKE, había convocado a sus miembros a sumarse al movimiento de protesta, reuniendo cerca de 5.000 militantes en otra manifestación en Atenas. "La plutocracia debe pagar la crisis", indicaban banderolas que llevaban los manifestantes comunistas, que gritaban lemas contra "los banqueros, los constructores navales y las grandes empresas".

Bajo el lema "la cuenta debe ir a los que tienen", la huelga del miércoles constituyó la primera respuesta de ADEDY, que reivindica cerca de 300.000 miembros, al plan de ahorro anunciado por el primer ministro Giorgos Papandreou frente a la explosión de la deuda y el déficit públicos.

El ADEDY había convocado a sus adherentes a movilizarse contra los "sacrificios injustos e ineficaces" del plan gubernamental de salida de la crisis. La huelga afectó a los ministerios, servicios de impuestos, prefecturas y municipalidades, así como también el sector de la enseñanza.

Los controladores aéreos se sumaron a la huelga y no hubo despegues o aterrizajes en los aeropuertos griegos. El personal ferroviario también redujo fuertemente el servicio de trenes, aunque las líneas internacionales no fueron afectadas.

Pero pese a esta demostración de fuerza, Papandreou reiteró el miércoles que Grecia está dispuesta a tomar "todas las medidas necesarias" para reducir su déficit en 4 puntos porcentuales en 2010, al final de un almuerzo de trabajo con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, en París.

El martes por la noche el ministro de Finanzas, Giorgos Papaconstantinou, había vuelto a enumerar las medidas de austeridad previstas para la función pública: congelamiento de los salarios, reducción de 10% en las primas, disminución de 30% en las horas extras, freno total de las contrataciones en 2010, excepto en los sectores de la salud, la educación y la seguridad.

La mayoría de los griegos está a favor de las medida de saneamiento de la economía, y seis de cada diez creen que son necesarias, según un sondeo. Pero el Gobierno socialista tendrá que enfrentar otra huelga el 24 de febrero, en esta ocasión convocada por la Confederación de Trabajadores de Grecia (GSEE, 600.000 miembros) para protestar contra los proyectos gubernamentales de reforma de las pensiones.

El ministro griego de Trabajo, Andreas Loverdos, propuso el martes alargar en dos años la edad para jubilarse en Grecia, que se establecería en 63 años en 2015.

WhatsAppWhatsApp
FacebookFacebook
TwitterTwitter
Linkedinlinkedin
emailemail
imprimirprint