Bolsa, mercados y cotizaciones

Sí, sí, sí, el Ibex está en máximos históricos y es la comunidad más grande en España

Madridicon-related

Cuando la mayor parte de los flujos de dinero por todo el mundo se encauzan a monetarios y a las particulares letras de cada tesoro entiendo la perplejidad de quienes quieren ver que estamos ante una burbuja en renta variable mientras las bolsas sorprenden con renovados máximos históricos.

Insisto en que sólo en el mercado estadounidense se están pagando algo caros los beneficios bursátiles. Lo que no ocurre con la bolsa japonesa, que casi cuatro décadas después ha superado su techo anterior. Y, por supuesto, no sucede con la europea o la china, con descuentos importantes sobre la media histórica. Si hablamos ya del Ibex seguimos observando una bolsa que se compra muy barata frente a su PER (años en los que cuesta recuperar la inversión en función de los beneficios esperados) medio. Entre el 20% y 25%, precisamente cuando el Ibex que incluye los dividendos esta semana ha logrado otro máximo histórico.

El daño que hace la percepción de que el Ibex sea un índice que no incluya las retribuciones cobradas creo que es una de las peores cartas de presentación que tiene la marca por excelencia de la bolsa española. El Ibex 35, la cruz de Santiago de nuestro mercado para el mundo, uno de los índices del mundo en el que las compañías más dividendos han repartido entre sus accionistas a sus inversores, no recoge su mayor fortaleza. En el foro de Empresas que aportan valor al accionista de elEconomista.es, el director del servicio de estudios de BME nos contaba que las empresas cotizadas españolas han repartido en el siglo un total de 542.000 millones de euros a través de 8.000 dividendos. Domingo García Coto contextualizaba de la siguiente forma el impacto que tienen las retribuciones en el retorno que reciben los accionistas: "En las dos últimas décadas la bolsa española se ha revalorizado un 2,25% anual, cifra que asciende hasta el 6,75% si se incluyen los dividendos. Esta cifra queda reforzada si se compara con una inversión como el bono español a 10 años, que habría conseguido un 3,75% anual en el mismo periodo".

Para la mayor comunidad que hay en España, más grande que la andaluza o la catalana, los centenares de miles de inversores particulares que hay sumando las grandes compañías (Santander, Telefónica, BBVA, CaixaBank, Repsol, Iberdrola, Banco Sabadell o Mapfre) o para otras muchas con decenas de miles de accionistas, el dividendo es uno de los motivos de su decisión de inversión y, con toda seguridad, su principal necesidad de información. Qué bueno sería que todos estos inversores fuesen conscientes de que el santo y seña del Ibex es que cotiza en máximo histórico y no a un 35% de los casi 16.000 puntos que hizo en 2007. El dividendo es el primer mandato del accionista español y ahora, además, debe añadir la recompra de acciones, que va camino de suponer un tercio más de remuneración.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud