Bolsa, mercados y cotizaciones

El BCE prevé que el impacto de las medidas fiscales bajará hasta el 0,1% en 2025 y 2026 por su sucesiva retirada

  • Defiende que el impacto de estas medidas será del 0,4% del PIB en 2024
Madridicon-related

El Banco Central Europeo (BCE) estima que el impacto de las medidas fiscales de los Gobiernos de la zona euro para apoyar a hogares y empresas ante la inflación y los precios de la energía bajará al 0,4% del PIB este año y hasta el 0,1% del PIB tanto en 2025 como en 2026, ya que espera que estas medidas se retiren "en gran parte en los próximos años".

Así lo publica el organismo en su primer boletín económico de este año, recogido por Servimedia, publicado en febrero, en el que prevé una bajada menos acentuada para este año, con lo que sitúa el impacto de las medidas fiscales en el 0,4% del PIB en 2024. Estos cálculos del BCE están basados en las proyecciones macroeconómicas elaboradas por los expertos del Eurosistema de diciembre de 2023 y los cuestionarios fiscales facilitados por el Grupo de Trabajo de Finanzas Públicas.

En concreto, el banco central espera que en torno a dos terceras partes de las medidas de apoyo vigentes el año pasado expiren en 2024 y otro 20% lo haga en 2025. Las restantes, sin embargo, seguirían en vigor en 2026. Así, recoge que el coste de las ayudas irá perdiendo peso sobre el PIB, ya que prevé que el importe de las medidas ascienda al 1,3% en 2023, frente al 1,8% de 2022, y que se mantenga por debajo del 0,5% anual durante el periodo 2024-2026.

Con ello, el BCE defiende que el impacto de las medidas fiscales será del 0,4% del PIB en 2024, y se reducirá hasta el 0,1% en 2025 y 2026.

En cuanto a su tipología, el año pasado casi la mitad de las medidas fueron subvenciones, de las cuales más del 50% estuvieron relacionadas con los topes a los precios de la energía aplicados en Alemania, Francia y Países Bajos.

Sin embargo, el peso de las subvenciones en el total de las medidas de apoyo se reducirá considerablemente en 2024 y será insignificante a partir de 2025. En octubre del año pasado, el vicepresidente del BCE, Luis de Guindos, ya advirtió de que la lenta retirada de las medidas fiscales afectaría a los objetivos del organismo, justamente a su meta de inflación.

Costes fiscales

El boletín también señala que los costes fiscales en la zona euro de las medidas de apoyo se revisaron a la baja en las proyecciones de los expertos del Eurosistema de diciembre de 2023, dado que los precios de la energía fueron inferiores a lo que se esperaba a principios de año.

Los expertos del BCE de marzo de 2023 también revisaron a la baja estos costes para 2022 y 2023, como consecuencia de una caída de los precios energéticos más intensa de lo esperado, que ha hecho que estas medidas sean menos costosas para los Ejecutivos nacionales.

Para 2024, el banco asegura que el impacto fiscal está en línea con las proyecciones de marzo y destaca que en las cuentas públicas de 2024 de numerosos países europeos se han prorrogado las medidas vigentes o se han introducido medidas nuevas. No obstante, apunta que este efecto se ve compensado en gran medida por el tope a los precios de la energía aplicado en Alemania, que expiró al finalizar 2023 en lugar de hacerlo en abril de 2024. Así, el organismo revisa a la baja en 0,7 puntos porcentuales del PIB hasta 2026 los costes fiscales de las medidas compensatorias.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud