Bolsa, mercados y cotizaciones

No cabe más petróleo en Canadá: el crudo se amontona ante el retraso en la apertura del gran oleoducto

  • Se está racionando el uso de los oleoductos activos porque no cabe más petróleo
  • Los productores esperaban que el oleoducto Trans Mountain estuviera ya operativo
  • Unos problemas 'técnicos' están retrasando la apertura de esta arteria del crudo

Los productores de petróleo de Canadá están preparados para inyectar alrededor de medio millón de barriles de nueva producción diaria durante el año. Y si bien la avalancha de nuevo crudo será una bendición para una industria que ha luchado tanto por lograr la infraestructura que le permita seguir creciendo, ahora podría volver a enfrentarse a un viejo problema: la escasez de oleoductos que ha afectado a los perforadores canadienses durante años.

Con la ampliación del oleoducto Trans Mountain que comenzará a funcionar en los próximos meses, el suministro de petróleo del oeste de Canadá disponible para exportación aumentará en unos 500.000 barriles por día el próximo año, estima S&P Global. Los volúmenes de nuevo crudo ocuparán casi la totalidad de los 590.000 barriles por día de nueva capacidad en Trans Mountain. Gran parte de esa nueva producción ya está saliendo de los campos y pozos de arenas bituminosas de Alberta a medida que se ponen en marcha varios proyectos con largos plazos de entrega. Sin embargo, la apertura del Trans Mountain se ha retrasado debido a varios problemas técnicos

En un comunicado publicado a finales de enero, Trans Mountain Corporation, explicó que había encontrado "problemas técnicos" y necesitaba tiempo extra para determinar las "acciones más seguras y prudentes para minimizar mayores retrasos". No obstante, la nota intentaba tranquilizar a los productores aseguran que "Trans Mountain está completamente concentrada en la finalización del oleoducto, aunque no ofrecerá entrevistas (con los medios) mientras que trabaja que el oleoducto entre en servicio en el segundo trimestre de 2024", afirmó la compañía.

Los productores de crudo en Canadá habían previsto que este oleoducto entrase en funcionamiento antes de plazo, es decir, que su apertura pudiera adelantarse algo ante los avances de las obras. Sin embargo, el problema ha sido el opuesto, la empresa está encontrando ciertos problemas, por lo que la producción extra en Alberta se está atascando y ejerciendo presión sobre los sistemas de oleoductos que ya están llenos y pesando sobre los elevados precios del crudo canadiense.

La eterna obra del oleoducto

La expansión de Trans Mountain lleva una década de obras, litigios y ahora problemas técnicos. El proyecto, que une una tubería ya existente de 1.150 kilómetros (715 millas) que va desde Edmonton a la ciudad de Vancouver, en la costa del Pacífico, estuvo a punto de ser descartado ante la oposición de grupos indígenas y ecologistas en la Columbia Británica. El gobierno del primer ministro Justin Trudeau compró el oleoducto para salvarlo y ofrecer a los productores del país una forma de vender su crudo a los mercados de Asia. Aunque la construcción ha avanzado bajo las directrices del gobierno, lleva años de retraso y miles de millones de sobrecostes.

Pese a todo, la empresa respaldada por el Gobierno, ha asegurado que sus proyecciones revelan que la modernización del oleoducto podría estar operativa a finales del segundo trimestre de este año. Aunque es mejor tarde que nunca, las empresas petroleras de Canadá se enfrentan a un exceso de petróleo que están acumulando a la espera de la apertura de esta arteria principal.

Los perforadores han aumentado el bombeo con anticipación, lo que llevó la producción de petróleo de Alberta a récords, tanto en noviembre como en diciembre, superando el espacio de los oleoductos de exportación de aproximadamente 4,2 millones de barriles por día. La situación obligó al operador de oleoductos Enbridge a racionar el espacio de las líneas de petróleo pesado en su sistema Mainline en febrero. El volumen de crudo enviado desde Alberta en vagones de ferrocarril en noviembre alcanzó el nivel más alto desde junio de 2022. ?

El gran descuento del petróleo de Canadá

La falta de oleoductos está forzando a los productores de Canadá a ofrecer grandísimos descuentos sobre su petróleo, puesto que para exportarlo tienen que usar otros medios de transporte mucho más caros. Al final, el crudo de Canadá se vende casi a precio de saldo para compensar los costes de envío por ferrocarril, camiones cisterna y otros medios.

Con todos estos factores en juego, desde Bloomberg aseguran que el descuento del crudo canadiense respecto del índice de referencia estadounidense se mantiene torno a los 20 dólares el barril, una cifra asombrosa. Para los mercados globales, la producción adicional canadiense se suma a una avalancha de nueva producción de Estados Unidos, Guyana y Brasil que está complicando los esfuerzos de la OPEP por equilibrar los mercados con sus propios recortes de suministro.

El fuerte de la producción en los países fuera de la OPEP ha sido un factor importante para contener las subidas de precios en medio de los recortes de la OPEP. La nueva producción de Canadá también podría aumentar esta presión a la baja sobre el precio del crudo, una vez que se pueda exportar con normalidad.

Canadá depende sobremanera de sus oleoductos, puesto que sus grandes campos de petróleo se encuentran lejos del mar y de los grandes puntos de distribución. Si un oleoducto falla, los grandes productores se pueden ver forzados a reducir el bombeo y a enviar el petróleo por ferrocarril, que es mucho más caro. Eso es lo que sucedió en 2018, cuando la temporada de mantenimiento de refinerías en Estados Unidos y algunas interrupciones aisladas de oleoductos provocaron que el descuento del crudo canadiense se disparara a 50 dólares el barril. El Gobierno de Alberta ordenó a los productores reducir la producción en 325.000 barriles por día para restablecer el equilibrio e impedir que el crudo siguiera acumulándose.

Los productores de petróleo, a lo suyo

Aun así, los perforadores de Alberta planean seguir aumentando la producción durante los próximos dos años. Imperial Oil tiene planes de incrementar aún más producción en 2025, mientras que Cenovus Energy busca aumentar la producción en su sitio de arenas petrolíferas Christina Lake a partir del próximo año y en Foster Creek el año siguiente.

"Efectivamente, todo estará lleno", asegura Birn de S&P. Pero se puede evitar la vuelta a los días de gran escasez de oleoductos si el crecimiento de la producción "realmente se desacelera", como predice S&P. "Si nos equivocamos", comenta Birn, "es posible que el oeste de Canadá no tenga suficientes oleoductos".

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud