Bolsa, mercados y cotizaciones

El pesimismo sacude a los inversores y dan la espalda a la bolsa europea

  • Un éxodo de 50.000 millones de los fondos de renta variable europea este año
  • Por el contrario los inversores se lanzan a la renta fija en masa

El desánimo sigue dominando a los inversores europeos. El año pasado los fondos de renta variable del Viejo Continente tuvieron la peor racha de salida de patrimonio de la historia desde que hay registros. Este goteo de salidas se saldó con un total de 112.000 millones de dólares menos para estos fondos, lo que, según la asociación de fondos europea, EFAMA, provocó una caída del 12,4% en los activos netos de estas firmas. Esta caída en la confianza de los inversores en Europa, con los tipos en alza e incertidumbre en los datos macroeconómicos, no terminó en 2022 y el éxodo inversor no ha dejado de producirse.

Los últimos datos apuntan a que los reembolsos por parte de los clientes mantienen un ritmo acelerado. Solo en los nueve primeros meses del año, los datos de EPFR muestran que ya hay unas salidas netas de 50.000 millones de dólares. La última semana se registró la segunda peor racha de reembolsos de la historia, con 28 consecutivas de saldos negativos, solo por detrás de las 47 logradas el año pasado.

Desde EPFR explican que han notado como "el nivel de salidas se ha acelerado en las últimas semanas", coincidiendo con la última subida de tipos del BCE, llevándolos a máximos de 2001. Tradicionalmente, en la mente colectiva del mercado la bolsa responde con caídas a los ciclos alcista de los tipos de interés, pero cuando llega el verdadero dolor es cuando la economía entra en depresión como consecuencia de la política restrictiva de los bancos centrales. A pesar de que el BCE ha apuntado que ya se ha tocado con un alza 450 puntos en 14 meses, y el ciclo parezca acabado, el mercado está dilatando el primer recorte de tipos en el tiempo. El consenso de Bloomberg indica que no llegará hasta mediados del 2024.

La perspectiva de que se prolongue el mantenimiento de los tipos responde a la lectura de que el BCE necesita rasgar a la economía, durante más tiempo. Los analistas de Bank of America explican en su último informe que "nos mantenemos negativos con Europa porque esperamos un debilitamiento del impulso de crecimiento de la región de la mano de una reducción de la inflación". Estos dos factores, según los expertos de la entidad norteamericana, "implicarían primas de riesgo más altas, menores beneficios por acción y una caída del 15% en la renta variable europea".

"Es sólo cuestión de tiempo hasta que se materialice una recesión"

Las últimas perspectivas económicas ofrecidas por la Comisión Europea confirmaron los temores de una inflación resiliente y un PIB ralentizado. La institución presidida por Ursula Von der Leyen afirmó que la eurozona cerraría el 2023 con una caída del 0,8% mientras la inflación se mantendría en el 5,6%, un escenario de estanflación. Esto supuso un recorte respecto a los datos anteriores alimentado por los temores sobre la locomotora de Europa, Alemania. El país germánico, según alertan desde Bruselas, registrará una caída en un PIB del 0,4% tras recortarle tres décimas, aunque anticipan un rebote para el próximo año. 

La posibilidad de una recesión está viva para muchos analistas. Un ejemplo ellos es Nomura, que comenta en su último informe que "el aumento de las quiebras, la caída de la demanda de préstamos y un pobre contexto global sugieren que es sólo cuestión de tiempo hasta que se materialice una recesión". Según el banco nipón, espera que la caída del PIB arranque este tercer trimestre de 2023 y que se extienda durante tres más, hasta la mitad de 2024. En cualquier caso, matiza que el carácter de este retroceso será leve.  Por su parte, el consenso de Bloomberg ofrece una probabilidad de recesión del 50%.

El repunte del 'oro negro' puede suponer una fuerte caída para los mercados

Otro factor que está poniendo en alerta a los inversores tanto de Europa como de EEUU es el resurgir del petróleo. El barril, que parece haber puesto rumbo ya a los 100 dólares (el Brent está en los 94 dólares) supone un golpe extra para los planes de los bancos centrales al alentar la inflación.  Desde Pimco, además, explican que el repunte del 'oro negro' puede suponer una fuerte caída para los mercados, alertando de que puede desencadenar una caída del 15% para el S&P 500 norteamericano al obligar a la Fed a mantener los tipos altos", una situación que afectaría también a Europa. 

Barclays, por su parte, alerta en su último informe de que "la debilidad de los datos laborales podría ser el canario en la mina que nos anticipe unos peores resultados empresariales en Europa". En ese sentido, alertan de que van a optar por "una perspectiva defensiva en los mercados europeos a medio plazo".  De hecho, esta estrategia defensiva también ha sido la norma entre los inversores. Mientras que los fondos de renta variable han registrado salidas cercanas a lo 50.000 millones de euros en lo que llevamos del año, los fondos de renta fija han seguido el camino inverso, con unos ingresos netos de 48.000 millones de dólares. 

Este mayor impulso de la apuesta mundial por la deuda, se ve alimentada por las subidas de tipos de los bancos centrales, que han llevado al bono a diez años alemán a pasar de un rendimiento negativo en 2022 a un 2,9% en 2023. Los bonos franceses, italianos y españoles a diez años también han vivido claros ascensos, situándose en el 3,5%, el 4,87% y 4% respectivamente.

Pero el pesimismo respecto a la renta variable europea no es generalizado. El consenso de Bloomberg otorga un potencial al S&P 500 del 21,7%, superando los 5.000 puntos a doce meses. Los expertos de Bankinter auguran un "generoso potencial" del 18% para la región para finales de 2024. El analista de Goldman Sachs, Sharon Bell, también abonan la teoría de una bolsa europea alcista, alegando que "hay una brecha de valoración muy grande con respecto a Estados Unidos" y, por lo tanto, cree que eso da potencial a la región "para competir en los próximos meses por los inversores".

Desde que arrancara agosto, el selectivo paneuropeo se deja cerca de un 7%

Con todo, el Viejo Continente ha arrancado con confianza el año y lleva una revalorización en el caso del EuroStoxx 50 del 7,87%. Sin embargo, es cierto que ánimo del mercado ha cambiado de rumbo desde agosto. Desde que arrancara ese mes, el selectivo paneuropeo se deja cerca de un 7%. Las subidas del año han estado alimentadas por una euforia desatada en el sector financiero, que se revaloriza más de un 20% desde comienzos de 2023.

Volviendo al enfriamiento continuado en el ánimo de los inversores, que ha alimentado las salidas en los fondos, este coincide con otro indicador importante en el sentimiento del mercado. La encuesta a grandes inversores de Bank of América mostró como un 71% de los gestores creen que los principales índices de la región caerán en los próximos meses. Este ha sido un cambio muy importante pasando del 66% del mes anterior y con el 29% de los encuestados afirmando que los títulos estan sobrevalorados, el nivel más alto en 30 años.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud