Bolsa, mercados y cotizaciones

El bono japonés a diez años supera el 0,7% por primera vez desde 2013

  • El mercado ya baraja un ajuste de tipos al alza del Banco de Japón
  • El yen roza mínimos de 1990 frente al dólar
Bolsa de Tokio. Foto: Dreamstime
madridicon-related

El Banco de Japón está dotando de mayor flexibilidad al control de la curva de la rentabilidad de la deuda soberana que no ha dejado de subir en lo que va de 2023. El bono nipón a diez años ya supera un rendimiento del 0,7%, el más alto para esta referencia desde el último día de diciembre de 2013, ante la posibilidad de que el Banco de Japón (BoJ) empiece a levantar los tipos de interés.

Los bonos con vencimientos más largos son los que registran los mayores incrementos de rentabilidades. Los títulos a 30 años ofrecen hoy un retorno del 1,7%, 50 puntos básicos más que hace dos meses mientras que toda la deuda inferior a los dos años se mantienen en negativo.

Hasta la fecha, la institución nipona se ha separado de los ajustes en política monetaria que sí han emprendido otros bancos centrales como el BCE o la Reserva Federal: las alzas de tipos enfocadas a detener la inflación. El BoJ prefirió ajustar su política relajando su control sobre los rendimientos de sus bonos (a través de la compra de deuda mantenía nivelado el interés exigido por el riesgo de los inversores) sin tocar los tipos de interés de Japón, que llevan en negativo desde 2016, para estimular la economía del país.

Pero el presidente del BoJ, Kazuo Ueda, tanteó en una entrevista para la prensa nacional durante el fin de semana la posibilidad de comenzar a endurecer su tono a finales de este año para contrarrestar la caída del yen japonés. Todo dependería, según Ueda, de cómo evolucione la inflación salarial en el país. Por el momento, el dólar se cruza de nuevo sobre los 147 yenes y roza los máximos vistos en un año (sobre los 150 yenes, la mayor debilidad de la divisa nipona frente a la estadounidense desde 1990).

El Banco de Japón todavía tendría margen para flexibilizar aún más su control de la curva, aunque el mercado comienza a valorar la posibilidad de que el banco central comience a subir tipos este mismo año. Según recoge Bloomberg, la reunión de la semana que viene se desarrollaría sin cambios en los tipos, que se sitúan en el -0,1%. Pero el BoJ podría anunciar su primera subida antes de la primera reunión del año que viene, según el mercado, teniendo en cuenta que el Banco de Japón realizó ajustes en el pasado de 10 puntos (el BCE o la Reserva Federal acostumbran a mover los tipos en 25 puntos básicos o sus múltiplos).

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud