Bolsa, mercados y cotizaciones

Por aire o mar: el turismo ofrece un potencial en bolsa del 25%

  • En el año en curso se recuperará el volumen de pasajeros previo a la pandemia

Después de un 2022 convulso en el que la mayor parte de las compañías turísticas no pudo recuperar el volumen de negocio previo al coronavirus, el presente ejercicio invita a borrar los efectos de la pandemia. Y es que el sector de las aerolíneas y las principales compañías de cruceros de ocio obtendrán en 2023 unos beneficios en la línea, o incluso un 30% por encima, de lo anotado en 2019. Esto ha llevado al mercado a elevar el atractivo de sus acciones que tienen de media un 25% de potencial en bolsa.

Las compañías aéreas europeas mejorarán de media su beneficio bruto de explotación en un 20% respecto al ejercicio pasado, según el consenso de mercado recogido por FactSet. Una situación que vendría propiciada no solo por el aumento de vuelos o el mayor número de asientos vendidos sino también por la "mitigación de la presión inflacionaria", como apuntan desde Barclays, con un precio del combustible más bajo en los próximos meses que el visto el pasado ejercicio. Y, de nuevo, entra en juego el impulso de la reapertura de la actividad en geografías más allá del continente europeo que "respaldará las ganancias de las compañías con peso en el mercado transatlántico", según el analista de Citi, Sathish B. Sivakumar, que destaca los casos de IAG o Air France-KLM -cuyo 26% del negocio se centra en Asia- como algunos de los más beneficiados.

En la mayor parte del año, las acciones de las aerolíneas europeas han liderado las alzas dentro de los principales índices del Viejo continente con subidas que rondan el 20% en el año. Y aunque los resultados del primer trimestre -con poca actividad turística respecto al resto del año- no vayan a reflejar una aceleración de la actividad, según Bank of America, "pronosticamos una recuperación continua de la capacidad y los ingresos en 2023, dada la recuperación continua de los viajes corporativos, la demanda acumulada de ocio y la recuperación de la demanda de destinos internacionales reabiertos", apuntan desde el departamento de análisis de la entidad. La baja liquidez de las aerolíneas ya no supondrá un problema y la rentabilidad de las aerolíneas seguirá en aumento, según BofA, que augura que la deuda neta/ebitda de las europeas quedará por debajo de las dos veces este 2023.

El conjunto de las casas de análisis considera ahora que las aerolíneas tienen más recorrido por delante en bolsa de lo que cabía pensar hace unos meses. El consenso de FactSet estima para compañías como Lufhtansa, Air france-KLM o IAG un potencial superior al 25%. Pero serían Ryanair y Norwegian Air las que ostentan los mayores recorridos (34% y 50%, respectivamente). No obstante, no son las más baratas ya que el PER (veces que el beneficio recoge el precio de la acción) previsto para 2023 de IAG, Lufthansa y Air France-KLM se situará por debajo de las 9 veces, aunque ninguna de las tres cuente con una recomendación de compra mayoritaria y son las compañías de bajo coste las más caras según su multiplicador de beneficios para este año.

Una recuperación más lenta

La recuperación de las compañías turísticas del mar se ha movido más lentamente que el sector aéreo aunque su negocio se sobrepondrá también este año. Los beneficios que se esperan para 2023 estarán en sintonía con el ejercicio previo a la pandemia (se descuenta una actividad superior al 90% de lo registrado en 2019, según el departamento de análisis de Wells Fargo) que dejará el beneficio bruto operativo de compañías como Carnival, Norwegian Cruise Line casi en línea del resultado obtenido antes de la llegada del coronavirus. Solo Carnival cerraría este ejercicio con un ebitda inferior al de 2019, según FactSet, con la posibilidad de posponer al 2024 la vuelta a registrar un resultado neto positivo. Además, de las anteriores, Royal Caribbean será la que cogerá mayor velocidad de crucero en la recuperación ya que el 2023 supondrá multiplicar por cuatro el ebitda del año pasado.

En el caso de los cruceros será también el recorte del precio del combustible respecto al 2022 lo que permitirá reducir costes y mejorar márgenes. En el caso de Royal Caribbean por cada 10% que cae el precio del fuel sus gastos se contraen en 146 millones de dólares. Y esto permitirá a las compañías de los hoteles flotantes reducir su endeudamiento a niveles casi normalizados.

Las previsiones apuntan a que debería pasar otro año más para recuperar unos ratios de deuda neta entre ebitda inferiores a las cinco veces. Carnival y Norwegian Cruise cerrarían el año con el ratio sobre las siete veces y Royal Caribbean cerca de las seis veces. Pero eso no le resta potencial al alza a sus acciones, según las casas de análisis que ven un recorrido de casi el 25% de media que se sumaría al 20% que avanzan en el año. Solo Royal Caribbean cuenta con un consejo de compra, mientras que en los dos otros casos prevalece un consejo de mantener.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud