Bolsa, mercados y cotizaciones

El euro borra en tres días el rebote que vivió en todo enero

  • La divisa no logró batir los 1,10 dólares y desde los 1,099 retrocede un 2,3% frente al dólar
Madrid icon-related

La llegada del mes de febrero no ha sentado nada bien al cruce del euro con el dólar estadounidense. Los inversores están reevaluando las perspectivas que mantienen para la política monetaria de la Reserva Federal, y en las últimas sesiones parecen haber empezado a descontar que la institución va a endurecer su política monetaria de forma más agresiva de lo que se esperaba hasta ahora, algo que ha propiciado un nuevo arreón alcista por parte del billete verde, que ha recuperado un 2,45% en las últimas tres jornadas de mercado.

Solo el viernes pasado el dólar recuperó más de un 1% frente al euro, una subida que continuó ayer, en el arranque de la semana, con un nuevo repunte del 0,6%, a media sesión de bolsa americana. Así, la divisa, que no fue capaz de batir los 1,10 dólares a finales de enero, retrocede hasta el entorno de los 1,072 dólares.

La publicación del viernes de un dato de empleo mejor de lo previsto por los analistas está llevando a los inversores a descontar que la buena salud de la economía americana permitirá a la Fed ser más agresiva. Además, con un desempleo en mínimos, en el 3,4% en la primera economía del mundo, la presión inflacionista por parte de los salarios se incrementa, lo que puede, también, llevar a la Fed a ser más contundente con las subidas de tipos y la reducción del balance.

Por la parte del euro, y teniendo en cuenta que la semana pasada también hubo reunión de política monetaria en la eurozona, con el encuentro del Banco Central Europeo (BCE), los inversores apuntan en la dirección contraria: no compraron el mensaje de Christine Lagarde, que promete seguir siendo agresiva contra la inflación, y parece que los inversores descartan que el BCE vaya a poder hacerlo.

Según explican desde Monex Europe, el "principal impulsor" del rebote del dólar es "el diferencial de tipos. El jueves, los mercados interpretaron los comentarios de Lagarde como dovish, mientras que, el viernes, los tipos americanos subieron tras conocerse el dato de empleo neto más fuerte en Estados Unidos", explican desde la firma.

WhatsAppTwitterTwitterLinkedinBeloudBeloud