Bolsa, mercados y cotizaciones

Las empresas de EEUU con suficiente caja para aguantar la subida de tipos

  • Las compañías con mayor liquidez acumulada son Alphabet, Apple y Meta
  • La caja de Facebook representa un 12,6% de su valor en bolsa
Foto: Pixabay.

Ante el nuevo contexto económico, algunas de las empresas que cotizan en Wall Street están mejor preparadas que otras para seguir invirtiendo en tiempos de ajustes financieros. Gracias a una relación favorable entre la caja acumulada y su capitalización bursátil, firmas como Charles Schwab, Activision Blizzard, Vertex Pharmaceuticals o Advanced Micro Devices son valores seguros.

En un escenario de subidas de tipos por parte de los bancos centrales, a las empresas les costará más financiarse. Aquellas que lo pasarán peor serán, sin duda, las que tengan una mayor cantidad de deuda acumula y vean sus posibilidades de financiación más limitadas en el contexto actual. Sin embargo, hay otras compañías que están en una posición más saneada y su generación de efectivo les permite capear el temporal e incluso invertir cuando el mundo repliega velas a su alrededor.

Del conjunto de las firmas que cotizan en el S&P 500, un total de 84 presentan una posición de caja, según las estimaciones del consenso de analistas que recoge FactSet para 2022. Es decir, tienen la capacidad de pagar su deuda neta en base a su ebitda (el beneficio antes de restar los intereses, los impuestos, las depreciaciones y las amortizaciones).

Entre las empresas que tienen una capitalización bursátil superior a los 50.000 millones de euros y reciben una recomendación de comprar o mantener sus acciones del consenso de mercado, las que tienen más caja en términos relativos son Charles Schwab, Activision Blizzard, Vertex Pharmaceuticals, ServiceNow, Regeneron Pharmaceuticals, Advanced Micro Devices, Intuitive Surgical y Alphabet.

El caso más destacado es el del estadounidense Charles Schwab, que ofrece una gama completa de servicios de corretaje, bancarios y de asesoramiento financiero. Se estima que el efectivo disponible se acercará a los 37.800 millones de euros este año, lo que representa un 35% de su capitalización bursátil actual (unos 105.000 millones). Una posición de caja que se vio reforzada hace dos años después de la adquisición de TD Ameritrade, dando como resultado una firma de inversión que cuenta con 5 billones de dólares en activos bajo gestión. Además, sus acciones reciben un claro consejo de comprar.

En segundo lugar, sobresale Activision Blizzard, una de las principales empresas de diseño y desarrollo de videojuegos de los Estados Unidos, propietaria de franquicias como Call of Duty, World of Warcraft, Tony Hawk o Candy Crush. Su caja ascenderá a 8.200 millones de euros en el presente ejercicio, según las previsiones del consenso de mercado, una cifra que supone un 15% de su valor en bolsa -supera los 55.000 millones de euros en la actualidad-. La compañía norteamericana es una pieza clave del proceso de concentración que está experimentando la industria del videojuego a manos de las grandes tecnológicas. En enero, Microsoft anunció la compra de Activision Blizzard por 68.700 millones de dólares; una operación aprobada por los consejos de ambas empresas y que previsiblemente concluirá en 2023.

También destaca Vertex Pharmaceuticals, firma biotecnológica norteamericana que desarrolla tratamientos para enfermedades como la fibrosis quística, la diabetes de tipo 1 o la distrofia muscular de Duchenne. La generación de efectivo alcanzará los 10.400 millones de euros este año, según las estimaciones, lo que representa un 17% de su capitalización bursátil (casi 61.000 millones). La ratio deuda/ebitda también es favorable a otra compañía farmacéutica como Regeneron, conocida por su tratamiento Dupixent para la dermatitis atópica. Sus casi 8.000 millones de euros de caja esperados en el presente ejercicio representan cerca de un 14% de su tamaño -unos 57.000 millones de euros-.

Algo similar sucede con Advanced Micro Devices, uno de los principales diseñadores de microprocesadores del mundo, muy enfocado en el segmento de inteligencia artificial, centros de datos y videojuegos. La empresa estadounidense generará efectivo por valor de 10.400 millones de euros este año, una cifra que supone un 8,5% de los casi 126.400 millones que vale en bolsa. Por otro lado, ServiceNow, proveedor de servicios en la nube, también tiene una ratio deuda/ebitda reseñable, con una posición de caja que ascenderá a cerca de 3.700 millones de euros en el presente ejercicio (un 4,5% de su capitalización bursátil).

Las mayores reservas de capital

En términos absolutos, las grandes firmas tecnológicas de Estados Unidos son las que acumulan más caja y disponen de más dinero en efectivo para adquisiciones. En primer lugar está Alphabet, matriz de Google, YouTube o DeepMind, que cuenta con casi 128.300 millones de euros de caja, lo que representa un 10,3% de su tamaño (1,2 billones).

Le sigue Apple, en estos momentos la compañía más valiosa de cuantas cotizan en Wall Street, con 2,01 billones de euros de capitalización. La compañía de los ordenadores Mac y los iPhone tiene unos 60.400 millones de euros en efectivo, y es esta capacidad de generación de liquidez lo que ha llevado a la empresa a anunciar que financiará directamente las compras de sus clientes, entrando así de lleno en el sector financiero. No obstante, la caja prevista para este año supone apenas un 3% de su tamaño.

En tercer lugar por volumen de efectivo destaca Meta Platforms, antes conocida como Facebook, y que tendrá pronto al español Javier Oliván al frente de sus operaciones tras la dimisión de Sheryl Sandberg. Las estimaciones del consenso de mercado indican que la caja de Meta ascenderá a 44.612 millones de euros este año; una cifra que supone un 12,6% de la capitalización bursátil de la empresa estadounidense (de unos 352.600 millones de euros).

comentarios0WhatsAppWhatsAppFacebookFacebookTwitterTwitterLinkedinlinkedin
Deja tu comentario
elEconomista no se hace responsable de las opiniones expresadas en los comentarios y los mismos no constituyen la opinión de elEconomista. No obstante, elEconomista no tiene obligación de controlar la utilización de éstos por los usuarios y no garantiza que se haga un uso diligente o prudente de los mismos. Tampoco tiene la obligación de verificar y no verifica la identidad de los usuarios, ni la veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de los datos que los usuarios proporcionan y excluye cualquier responsabilidad por los daños y perjuicios de toda naturaleza que pudieran deberse a la utilización de los mismos o que puedan deberse a la ilicitud, carácter lesivo, falta de veracidad, vigencia, exhaustividad y/o autenticidad de la información proporcionada.